Del 29 de abril a la fecha ha aumentado en un 22% el número de niños migrantes en centros de atención del gobierno de EEUU según datos del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS) citados por la cadena de noticias CNN.

La cifra de menores creció de 8.886 al cierre del cuarto mes del año hasta 10.852, lo que implica que los centros destinados a recibirlos están al 95% de su capacidad con aproximadamente 575 camas cubiertas, la mayoría de ellas dispuestas en un campamento temporal en Homestead, Florida.

Te puede interesar

Un vocero de HHS confirmó a CNN, además, que existen otras camas disponibles y que se encuentran dispersas en otras instalaciones.

El HSS tiene 100 centros abiertos en 14 estados del país y explora el uso de bases militares para albergar a los niños migrantes, una medida que la administración de Obama tomó durante la oleada de menores no acompañados de 2014, recuerda el canal de noticias.

Este martes, funcionarios de la Administración mantuvieron una conferencia telefónica con reporteros sobre los casi 1.500 jóvenes inmigrantes a los que HHS no tenía controlados, y reiteraron la declaración del HHS del lunes sobre que muchas familias simplemente no contestaron el teléfono cuando se las llamó.

El diario The New York Times, que igualmente cita fuentes del HHS, había dicho este martes que el Gobierno había perdido el rastro de al menos 1.475 menores que, tras haber entrado ilegalmente en el país junto con sus padres, fueron separados de éstos y entregados a familias de acogida, según un reporte de EFE.

En una rueda de prensa telefónica, distintos funcionarios del Gobierno achacaron la situación a la política de "atrapar y liberar" adoptada por la Administración de Barack Obama (2009-2017) con los inmigrantes indocumentados.

Esa política permite a los agentes fronterizos liberar a los inmigrantes clandestinos que atrapan en la frontera con la idea de que, si no suponen un peligro para la seguridad del país, pueden permanecer en libertad mientras esperan un juicio migratorio que examine su deportación.

En cualquier caso, refiere EFE, de acuerdo con el asesor político de la Casa Blanca Stephen Miller, la descripción del problema realizada por el diario neoyorquino no era "acertada", puesto que esos menores no están bajo la custodia del Gobierno sino que son entregados a familias de acogida que, en la mayoría de los casos, son también sus familiares.

"No existe ningún motivo para pensar que les ha pasado algo a esos niños. Si llamas a un amigo y no contesta al teléfono, no piensas que haya sido secuestrado", sostuvo Miller.

Según CNN, Steven Wagner, funcionario del HHS, dijo que la agencia no puede negar a un “patrocinador”' adecuado solo porque la persona está ilegalmente en EEUU y, por lo tanto, muchas familias pueden tener miedo de contestar el teléfono cuando necesitan una comprobación cada 30 días.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.88%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.69%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.43%
23548 votos

Las Más Leídas