sábado 15  de  junio 2024
FLORIDA

DeSantis responde a críticas por curso de adoctrinamiento

"Queremos educación, no adoctrinamiento. Si alguien cae en el adoctrinamiento, vamos a rechazarlo", declaró el gobernador Ron DeSantis
Por Leonardo Morales

MIAMI- El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, rechazó este lunes en una conferencia de prensa las críticas recibidas después de que su ejecutivo bloqueara este mes un curso de secundaria sobre asuntos afroamericanos.

"Queremos educación, no adoctrinamiento. Si alguien cae en el adoctrinamiento, vamos a rechazarlo", declaró DeSantis en Jacksonville, en el noreste de Florida.

La decisión es la última ofensiva del gobernador en torno a la educación de tendencia socialista para adoctrinar a adolescentes y jóvenes en Estados Unidos.

DeSantis firmó una ley en 2022 que limita el [libertinaje] de tendencias liberales en la educación del estado como la mal llamada Teoría crítrica de la Raza y la Identidad de Género, temas que han servido a la extrema izquierda en el país para impulsar una agenda socialista contra los valores conservadores fundamentales sobre los que se fundó la nación estadounidense.

Hoy, organizaciones autodenominadas "progresistas" (socialistas), intentan borrar la cultura y la historia de países occientales, una corriente que destacó a la luz pública el expresidente Donald Trump en sus cuatro años de gobierno y que desde hace décadas toma fuerza mediante el adoctrinamiento a niños, adolescentes y jóvenes con estas corrientes idelógicas dentro y fuera de EEUU, cuyas pretensiones son fomentar el caos social y borrar las libertades individuales, derechos e historia de la cultura occidental. Estos grupos -afines al llamado Marxismo Cultural del Siglo XXI- es una plataforma que pretenden imponer y desarrollar -desde hace más de 50 años- regímenes comunistas como China.

El gobierno de la Florida prohibió, por ejemplo, que se enseñen en las escuelas y en las formaciones de empresas contenidos que hagan a las personas "sentirse culpables o angustiadas" por acciones "cometidas en el pasado por miembros de su misma raza, sexo, religión u origen".

La enseñanza de la historia afroamericana es obligatoria en Florida. El curso rechazado por el gobierno en el llamado Estado del Sol se dirigía a alumnos de secundaria con la finalidad antes mecionada con la utilización de hipótesis y mecanismos socialistas de adoctrinamiento, muy similares a los utilizados por regímenes latinoamericanos como Cuba.

Una de las lecciones -como explicó DeSantis- era sobre la teoría "queer", un término que define a personas que no son heterosexuales o cisgénero.

"¿Quién diría que una parte importante de la historia afroamericana es la teoría queer? Eso es alguien imponiendo su agenda a nuestro niños", declaró el gobernador de Florida.

El rechazo del curso suscitó algunas críticas de la oposición demócrata y organizaciones civiles.

"El gobernador DeSantis - o cualquier político - no tiene derecho a censurar discursos con los que no está de acuerdo en nuestras escuelas", tuiteó la ONG "progresista" (socialistas) Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

"Los estudiantes tienen derecho a un intercambio libre y abierto sobre nuestra 'historia', no uno que elimine el legado de discriminación y las vivencias de la población afroamericana", añadió.

La vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, también abordó la polémica el domingo durante un viaje a Florida.

"Quien prohíba la enseñanza de la historia estadounidense no tiene derecho a forjar el futuro de Estados Unidos", dijo en una clara alusión a DeSantis.

Estas cortinas de supuesta libertad en la educación han servido para imponer entre millones de estudiantes una agenda socialista de odio y destrucción de EEUU. Su principal objetivos es profundizar en las heridas del pasado y mantenerlas viva para dividir la sociedad. Con falsedades y calumnias, estas "nuevas teorías" buscan impregnar las actitudes extremistas de izquierda entre los jóvenes contra el desarrollo social pacífico y común. Los incitan a "luchar directa y abiertamente utilizando métodos de violencia" contra la supuesta discriminación e injusticias que ellos dibujan o exageran sobre hechos muy aislados de racismo.

El gobernador De Santis, de 44 años, es considerado por muchos como un posible candidato del Partido Republicano a la Casa Blanca en 2024.

Sin embargo, esta es una teoría difundida por los medios de prensa de izquierda para dividir a los conservadores como parte de la campaña para desacreditar, desprestigiar e inhabilitar al expresidente Trump, quien anunció su precandidatura a las próximas elecciones presidenciales.

[email protected]

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar