WASHINGTON - En la primavera de este año, Pauline Criel y sus sobrinos hablaron sobre una reunión para el Día de Acción de Gracias en el hogar de ella cerca de Detroit después de meses dolorosos de confinamiento por la pandemia de COVID-19.

Pero el virus tenía otro plan. Michigan es ahora el foco de contagios del país. Los hospitales están saturados de enfermos y las escuelas están recortando las clases en persona. Un virus renaciente ha elevado los contagios en Estados Unidos a cerca de 95.000 diarios, los hospitales en Minnesota, Colorado y Arizona también se encuentran bajo presión y las autoridades sanitarias están rogando a la población no vacunada que no viaje.

Te puede interesar

El festín de la familia de Criel fue suspendido. Ahora ella está rostizando un pavo y preparando una ensalada Watergate con pistachos —una tradición anual— solo para ella, su esposo y sus dos hijos.

“Voy a ponerme ropa cómoda y comer mucho, y a nadie le importará”, comentó.

Su situación refleja el dilema del Día de Acción de Gracias que enfrentan las familias en todo Estados Unidos en un momento en que las reuniones están marcadas por los mismos debates políticos y de coronavirus que consumen otros asuntos.

Conforme se reúnen para compartir pavo, relleno, puré de patatas y tarta, las familias enfrentan una lista de preguntas: ¿Podrán realizar nuevamente reuniones grandes? ¿Podrán siquiera reunirse? ¿Deberían invitar a miembros de la familia no vacunados? ¿Deberían exigir un resultado negativo de una prueba a los invitados antes de permitirles sentarse en la mesa o cederles un lugar en el sillón para una tarde de fútbol americano?

“Yo sé que podría ser una exageración que no estemos compartiendo el Día de Acción de Gracias aquí con mis sobrinos, pero es mejor estar seguros que arrepentirnos, ¿cierto?”, señaló Criel, de 58 años y empleada de una compañía de finanzas.

Jocelyn Ragusin, una contadora de Littleton, Colorado, ha optado por dar prioridad al tiempo en familia sobre las preocupaciones por el COVID-19 en un periodo en que se han emitido órdenes de usar mascarillas debido al aumento del número de casos y la saturación de hospitales en el área de Denver esta semana. Ragusin, cuyo esposo contrajo el virus y pasó cuatro días en la unidad de cuidados intensivos en octubre de 2020, se dijo dispuesta a aceptar cierto nivel de riesgo con tal de sentir cierta comunidad de nuevo.

Dijo que cerca de siete u ocho integrantes de su familia se reunirán para el festejo y que el grupo no ha conversado sobre el estatus de vacunación en que se encuentran, en parte debido a que "de cierta manera saben” de antemano quién se vacunó y quien ha tenido el virus.

FUENTE: Con información de AP
 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.99%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.36%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.65%
60143 votos

Las Más Leídas