Un juez federal ha impedido temporalmente al gobierno del presidente Donald Trump expulsar a un adolescente hondureño de conformidad con un decreto aprobado durante la pandemia de coronavirus que no le daba al joven la oportunidad de permanecer en Estados Unidos.

Según la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) y otros grupos, el joven de 16 años debía ser expulsado el miércoles, seis días después que entró en Estados Unidos para reunirse con su padre. La ACLU señaló que el joven huyó cuando una pandilla amenazó con matarlo porque presenció un asesinato cometido por ellos en su barrio.

Te puede interesar

El juez de distrito Emmet Sullivan emitió el martes una orden que impide al Gobierno expulsar al adolescente hasta el final del miércoles debido a que el caso permanece abierto. El adolescente no fue identificado por su nombre en los registros de la corte.

“Esta demanda es un paso crucial para comenzar a compensar el daño causado por estos dolorosos ataques en contra de nuestra humanidad”, dijo Noah Gottschalk, portavoz de Oxam America, un grupo sin fines de lucro que se integró al litigio.

https://twitter.com/ACLU/status/1270739321423900678

La ACLU también interpuso una demanda a nombre de una niña de 13 años que cruzó la frontera de Estados Unidos desde México en abril, y en ella solicitó a un juez que le permita volver a Estados Unidos. La joven esperaba reunirse con su madre, una exagente de policía que fue acosada por pandillas de El Salvador y que ahora reside de forma legal en el país. Según la ACLU, la adolescente estuvo detenida durante una semana en un centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza y en un hotel, y posteriormente la repatriaron a El Salvador.

La Patrulla Fronteriza no respondió el martes a una solicitud de comentario.

Los casos representan las primeras impugnaciones de que se tenga conocimiento a la expulsión de cientos de menores migrantes en la frontera entre Estados unidos y México bajo un decreto de emergencia fundamentada en el coronavirus. El gobierno dice que la ley federal en materia de emergencias de salud pública lo obliga a cerrar la frontera a los solicitantes de asilo, aunque sean menores de edad, para impedir el contagio del virus.

De acuerdo con la ley federal, los agentes fronterizos normalmente entregarían a los jóvenes provenientes de países que no sean México y Canadá al Departamento de Salud y Servicios Humanos, que habitualmente coloca a los menores de edad no acompañados con familiares o familias de acogida. En el caso del joven hondureño de 16 años, los agentes lo encerraron en un centro detención y luego en un hotel sin darle la oportunidad de solicitar asilo, según la ACLU. El joven goza de buena salud y no exhibe síntomas de COVID-19, según la organización.

Los opositores a las políticas restrictivas del gobierno de Trump en materia migratoria dicen que éste utiliza la pandemia de coronavirus como pretexto para lograr uno de sus objetivos principales: poner fin al asilo en la frontera con México.

“Esta es la política fronteriza más extrema que hemos visto del gobierno”, dijo Lee Gelernt, abogado de la ACLU. Gelernt argumentó que la demanda del grupo en contra de la separación de miles de familias resultó en el fallo de un juez federal en junio de 2018 en el que ordenó que se reuniera a los padres con sus hijos.

De acuerdo con una ley de 2008 para evitar el tráfico de personas y un acuerdo en una corte federal conocido como el “Acuerdo Flores”, los menores que provengan de países que no sean México o Canadá deben contar con acceso a asesoría legal y no pueden ser deportados de inmediato. También se supone que deberían ser liberados a custodia de algún familiar en Estados Unidos o permanecer detenidos en las condiciones menos restrictivas posibles. Las directrices tienen el objetivo de evitar que los menores sufran maltratos o caigan en las manos de criminales.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus iniciales en inglés) brinda servicios a niños migrantes que fueron detenidos originalmente por agentes fronterizos. Desde que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades emitieron el 20 de marzo una orden para restringir la inmigración, el proceso de colocar a los menores en custodia del HHS se ha detenido casi por completo.

Por lo general, la Patrulla Fronteriza detiene cada mes a miles de menores que ingresan desde México, según estadísticas de la agencia. Durante abril, la Patrulla Fronteriza procesó a 166 menores de edad como “sin compañía de un adulto”, lo que significa que serían trasladados a instalaciones de detención de menores del HHS y se les permitiría permanecer en Estados Unidos, al menos temporalmente, y repatrió a otros 600.

El HHS recibe actualmente a un promedio de un menor al día, informó el portavoz de la agencia Mark Weber.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas