jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- Transcurría la segunda mitad del siglo XVIII y los imperios europeos comenzaban a sentir el peso de los movimientos independentistas en el continente americano, cuando un grupo de descendientes de británicos, irlandeses y otras nacionalidades optaron por la Declaración de Independencia de las Trece Colonias estadounidenses el 4 de Julio de 1776.

Cuentan los historiadores que aquella proclamación, que tuvo por testigo a la naciente ciudad de Filadelfia, significó el comienzo de la esperanza que condujo a la creación de una nueva nación y las bases de los principios básicos de libertad, que más tarde inspiraron la emancipación de los países del hemisferio occidental.

La Revolución

La historia de Estados Unidos también recoge cómo los deseos de libertad, que se fraguaron en el transcurso de los años del conflicto independentista, tuvieron como detonante a las medidas arancelarias impositivas, que obligaban a los colonos productores a pagar sumas extraordinarias para engordar las arcas de la corona británica.

De hecho, el 16 de diciembre de 1773 tuvo lugar en Boston el precedente de la guerra, el denominado Motín del Té, cuando se lanzó al mar un gran cargamento de la preciada planta utilizada para infusión, en protesta por las imposiciones.

No obstante, la confrontación militar estalló más tarde, el 18 de abril de 1775, cuando “soldados británicos, que viajaban de Boston a Concord, en New Hampshire, dispararon contra colonos milicianos que protegían sus plantaciones en Lexington”, lo que, aseguran, hizo saltar la chispa que dio comienzo a la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, la también llamada Revolución Americana, señaló el historiador David Krueger.

De esta manera, representantes de los 13 territorios colonizados por británicos en Norteamérica, que entonces se extendían a lo largo de la costa este de la actual nación estadounidense, desde Georgia hasta la antigua Massachusetts, se reunieron en Filadelfia, bajo la dirección de Benjamin Franklin, Thomas Jefferson y John Adams, para discutir los pormenores de lo que luego llamarían la Declaración de Independencia, que fue llevada a votación el 2 de julio de 1776 y proclamada dos días después, cuando fue finalmente aprobada.

Cuentan además que la histórica declaración, que fue adoptada y presentada a los vecinos de Filadelfia, tuvo lugar en la antigua legislatura de Pennsylvania, que hoy conocemos como Independence Hall.

“Miles de feligreses de la ciudad acudieron a la plaza del entonces Congreso estatal para escuchar el llamado a la independencia y aclamar la emancipación”, recordó el historiador, mientras señalaba una copia del lienzo del pintor John Trumbull, que recoge la imagen del inigualable suceso y cuyo original cuelga en una de las paredes de la rotonda del Capitolio nacional en Washington D.C.

Sin embargo, mientras la Declaración de Independencia era adoptada aquel día de julio, la lucha por la emancipación continuaba en el frente de batalla.

“La guerra continuó, mientras un gobierno en armas trataba de dirigir las riendas del territorio en disputa desde Filadelfia”, precisó el historiador.

El ejército británico tuvo su primer gran revés el 17 de octubre de 1777, cuando fue derrotado en la batalla de Saratoga, en el estado de Nueva York.

Entonces, Francia y España estaban en guerra con Inglaterra y apostaron por ayudar a los colonos estadounidenses independentistas para debilitar al imperio británico.

En febrero de 1778, Francia entró formalmente en la guerra por la independencia de las Trece Colonias y España comenzó a colaborar con los independentistas con recursos monetarios, armamento y municiones.

La historia también recoge cómo la batalla final por la Independencia tuvo lugar el 19 de octubre de 1781 en Yorktown, en el estado de Virginia, donde las tropas independentistas fueron apoyadas por las francesas, en su afán por combatir a los ingleses.

Tras el sitio de Yorktown, la corona británica propuso la paz pero el ejército independentista, bajo las órdenes del general George Washington, continuó su ruta hacia Nueva York.

Luego de la captura de cerca de 8.000 soldados británicos y el debilitamiento moral del ejército colonial, Gran Bretaña y los fundadores de la Unión Americana llegaron a un acuerdo estratégico que condujo a la independencia y la fundación de los Estados Unidos de América.

El nacimiento de la nación

La autonomía definitiva no fue reconocida por Londres hasta el 3 de septiembre de 1783, cuando el Imperio británico aceptó la emancipación de las Trece Colonias y firmó el Tratado de París.

Por otra parte, la estructura de Gobierno y la ruta a seguir para establecer la nueva nación dieron pie a la creación de la ley fundamental, que hoy es la Constitución nacional vigente más antigua en el mundo, el 17 de septiembre de 1787, que fue finalmente adoptada el 4 de marzo de 1789 tras ser ratificada por el pueblo a través de convenciones realizadas en cada uno de los 13 estados.

Entretanto, el territorio de la nación estadounidense creció con la compra de Louisiana a Francia en 1803; la cesión de la Florida por parte de España en 1821 y la rebelión de los colonos estadounidenses en Texas, que conllevó a la intervención militar en el norte del antiguo México en 1848 y la adjudicación de aquellos territorios, incluyendo a California.

A diferencia de otras naciones, Estados Unidos de América no celebra el acto de independencia el día que culminó la dominación colonial y festeja “la fecha cuando declaró su derecho a ser libre”, subrayó el académico.

Con el curso de los años, Estados Unidos de América se convirtió en una poderosa nación, sobre la base de la Revolución Industrial, el sistema económico capitalista y las grandes inmigraciones que persisten en nuestros días.

“Han transcurrido 242 años, solamente 242 años, y nos admiramos de todo lo que hemos logrado: una nación sólida, fructífera y poderosa, a la que aún le queda mucho por hacer para mejorar y mantener la fuerza de la democracia, a pesar de los peligros que puedan aflorar”, declaró el académico Krueger.

¿Cómo Filadelfia celebra el Día de la Independencia?

Cada 4 de Julio, cuando todo el país festeja la Independencia, la ciudad protagonista celebra el gran día del mes de julio como ninguna otra.

La gente en Filadelfia sale a las calles, colma las plazas y avenidas y celebra la fecha como el día más importante de la historia de la ciudad. Hay grandes desfiles, conciertos de música al aire libre y un despliegue de fuegos artificiales al atardecer que queda en la memoria de todos.

Philly, como le llaman sus casi dos millones de habitantes, descansa en la margen del río Delaware, donde está el viejo muelle y resalta la calle Chestnut con el Independence Hall, donde el Congreso en armas aprobó la esperada Declaración de Independencia el 4 de Julio de 1776.

La histórica edificación, que fue construida de ladrillo rojo hacia 1732 y todos llaman Independence Hall, ostenta el llamado estilo arquitectónico georgiano, proveniente de Inglaterra, donde radica el museo que recoge el salón que fue testigo del llamado a la separación de la corona británica.

La campana que anunció el histórico suceso descansó en el campanario por 100 años y fue trasladada a un salón expositor, especialmente construido para ella durante el bicentenario de la independencia, en 1976, que está situado frente a la antigua morada.

La celebración

Cuando el Sol apenas comienza a calentar, empieza el gran desfile festivo en la plaza que preside el Independence Hall.

Los habitantes de la ciudad visten a la antigua usanza de la época colonial para rememorar la gran fiesta patria; los niños se agolpan en las aceras para ver pasar a las bandas de música y viejos carruajes tirados por caballos que hace más de 100 años dejaron de transitar.

A unos pasos de allí, camino a la explanada que distingue el Museo de Bellas Artes, está el Benjamin Franklin Parkway, adonde acuden miles de familias a celebrar el gran día con un concierto de música al aire libre.

Más tarde, cuando la noche cae, el cielo se ilumina con las luces de los fuegos artificiales que llevan al rojo, el azul y el blanco por los colores de nuestra bandera.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas