"Nada de esto justifica las palabras que he escrito. Mis disculpas a todas las personas que he ofendido", dijo el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, poco después de estallar el escándalo. Pero la mecha ya estaba prendida y las reacciones reventaron como pólvora.

Te puede interesar

La revelación del contenido del chat, en el que participaron Rosselló y otro grupo de funcionarios de su gobierno, se produjo luego de que el Centro de Periodismo de Investigaciones de Puerto Rico (CIP) divulgara cerca de 900 páginas de la aplicación de mensajería Telegram (competidor de WhatsApp).

En el documento, publicado por el diario local El Nuevo Día, se filtraron numerosos mensajes enviados entre noviembre de 2018 y enero de 2019, donde los políticos utilizaban lenguaje de doble sentido, insultos sexuales, improperios misóginos u ofensas homofóbicas, en tono de chanza y burla, para referirse a otros políticos, periodistas, artistas y figuras públicas.

El escándalo, denominado “RickyLeaks”, trascendió de inmediato a la prensa en la isla y fue replicado por todas las agencias y numerosos medios internacionales.

Entre las frases más subrayadas se encuentra la que dijo el gobernador Roselló contra la presidenta del Consejo de la ciudad de Nueva York, Melissa Mark-Viverito, a quien llamó “puta”. Además, escribió en inglés “go fuck yourself” (váyanse al carajo) seguido de una cadena de emojis con el dedo medio extendido, para referirse a la junta de supervisión federal que inspeccionaba las finanzas de la isla.

En otro comentario denigrante, también hecho por Roselló, se tilda de "HP (hija de puta)" a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz; asimismo, se destacan las burlas del grupo hacia el líder independentista Carlos Gallisá, tras conocerse su fallecimiento el pasado diciembre a los 85 años, o la frase rubricada por Christian Sobrino, director ejecutivo de la agencia fiscal puertorriqueña y de la autoridad financiera, quien ironizó sobre la orientación sexual de Ricky Martin: “… es tan machista que se folla hombres porque las mujeres no dan la talla. Puro patriarcado".

Otros importantes funcionarios puestos en evidencia luego del destape de los textos son Ricardo Llerandi, secretario de gabinete, y Ramón Rosario, exsecretario de asuntos públicos.

Precisamente, Ricky Martin estuvo entre las principales celebridades que reaccionaron de inmediato ante el escándalo. A través de su cuenta de Twitter el artista dijo que “Este NO es el gobierno que nos prometieron en la campaña política que llevó a Roselló a la gobernación. No estar a la altura de nuestras expectativas, ésa es la más grande decepción. Gobernador sus insultos y sus burlas nos muestran quién es usted realmente”.

Del mismo modo respondieron el cantante Luis Fonsi, los reguetoneros Wisin y Daddy Yankee, así como otros artistas como Benicio del Toro, René Pérez (Residente) y Bad Bunny, quienes también rechazaron el comportamiento del gobernador y sus funcionarios. Con posterioridad el escándalo se trasladó a las calles, donde se produjeron varias protestas, algunas de ellas violentas, en las que se exigió a Ricardo Roselló que abandonara su cargo.

Por su parte el gobernador reconoció lo ocurrido en el chat, pero se defendió argumentando que pese a lo impropio, sus actos no eran ilegales.

La situación ha terminado por generar una grave crisis política en Puerto Rico, que ya venía convulsionando desde hacía días con la ejecución de varias detenciones de funcionarios públicos tras destaparse una trama de corrupción, cuyo fraude, según un reporte de AP, alcanzaba 15,5 millones de dólares de financiación federal correspondiente al periodo entre 2017 y 2019.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas