jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- A pocos días de unas elecciones tan cruciales en el país, el más mínimo incidente puede, cuando menos, detonar las pasiones y mover la balanza de un lado al otro.

Y eso es lo que parece apuntar la ola de paquetes bomba enviados a importantes figuras políticas, como el expresidente Barack Obama, Hillary Clinton y el expresidente Bill Clinton, el multimillonario liberal George Soros, así como a la sede de CNN en Nueva York, que de alguna manera han sido críticos del Gobierno de Donald Trump.

Sin embargo, muchos se preguntan cómo alguien de una facción política puede ayudar a su gente, cuando atenta contra el lado opositor y termina disparando los sentimientos en favor del agredido.

“Me preocupa el extremismo, de donde venga”, comentó a DIARIO LAS AMÉRICAS Charlie Anderson, profesor de ciencias políticas de George Washington University, que ha estado muy atento al desarrollo de esta campaña electoral, cuando se definen las mayorías parlamentarias en el Congreso.

Sean 12, 5 o solo un paquete bomba es demasiado en un país donde la violencia política no es usual, "aunque luego se descubra que fue perpetrado por un demente, un amateur o un estúpido que no sabía lo que hacía”, señaló el profesor de ciencias políticas.

“Se ha dicho tanto de ambas partes”, añadió el académico. “Son tantas las críticas y los insultos, abiertos o solapados, y las ganas de parar a uno o el otro, que hemos llegado a donde nunca pensamos que llegaríamos en este país”, reflexionó.

¿Quién? ¿Por qué?

Anderson describió que “el extremismo tiene cientos de caras y suele ser fingido. Incluso negado por quienes se sientan aludidos. Y también puede ser relegado, cuando afecta la imagen”.

“Imposible que esos paquetes bombas hayan sido enviados por un conservador”, señaló el prominente comentarista de radio Rush Limbaugh. “Los republicanos no hacen ese tipo de cosa”, subrayó.

Por otra parte, Ann Coulter, también prominente comentarista, tuiteó a su más de dos millones de seguidores que el terrorismo “desde los disturbios de Haymarket (en Chicago, 1886) hasta el Unibomber (1996) han sido tácticas liberales”.

También el popular analista político Lou Dobbs opinó en Twitter, aunque poco después borró el tuit: “Noticias falsas, bombas falsas. ¿Quién se puede beneficiar de tanta falsedad?”.

Las autoridades continúan investigando los hechos, han incluso detenido a alguna persona en la Florida, cuyas huellas dactilares y muestra de DNA fueron encontradas en los paquetes de correo. Sólo ellos conocerán a fondo las verdaderas motivaciones que tuvo este individuo, u otro, que expone abiertamente su apoyo a la Casa Blanca en las paredes exteriores de su vehículo, cuando las acicala con afiches y consignas muy representativas.

“Decir que la izquierda no comete actos violentos, incluso terrorismo, también sería falso”, expuso el profesor de George Washington University, pero no es menos cierto que al menos en los últimos 25 años los actos domésticos de terror han sido perpetrados por individuos relacionados con la extrema derecha”, aseguró.

Antecedentes

Por ejemplo, el atentado de Oklahoma City, en 1995, fue considerado entonces el acto terrorista más letal de la historia del país. Aquel ataque, que acabó con la vida de 168 personas, fue llevado a cabo por Timothy McVeigh y Terry Nichols, dos individuos que estaban relacionados con facciones ultraderechistas.

Tras el fatídico 9/11, que fue obra de extremistas religiosos del exterior, 73 personas han muerto en el país a manos de “extremistas de la derecha”, según el grupo independiente investigador New America, con sede en Washington.

Según el estudio, durante estos años, el radicalismo de la izquierda denotó un incidente, cuando el extremista anti Trump atentó contra la vida del congresista republicano Steve Scalise, durante un partido de pelota en Virginia.

El hecho de que todos los destinatarios fueran miembros del Partido Demócrata o personas contrarias al presidente Donald Trump apuntan a una posible motivación política.

Estos sucesos se producen cuando apenas quedan unos días para celebrar las esperadas elecciones legislativas en el país, el próximo 6 de noviembre.

“Que sea una lección para todos, independientemente de la afiliación política, de que vamos a aplicar la ley en toda su extensión a quien trate de amenazar, intimidar o practicar la violencia para llevar a cabo algún tipo de agenda”, declaró el secretario de Justicia Jeff Sessions, cuando anunció el arresto de quien parece estar implicado en la confección y envío de los paquete bombas.

“Los vamos a encontrar y los vamos a juzgar”, recalcó.

Y mientras unos culpan a otros, y viceversa, o simplemente defienden el derecho a pensar y opinar, el presidente Trump señalaba el día anterior a la prensa como promotora de discordias.

"Una gran parte de la ira que vemos hoy en día en nuestra sociedad es causada por las informaciones deliberadamente falsas e inexactas de los medios de comunicación masivos a los que me refiero como las noticias falsas", opinó el Presidente en su cuenta de Twitter.

Luego agregó: "Los medios de comunicación masivos deben cambiar su comportamiento, RÁPIDO!".

Tras el arresto del supuesto responsable de los paquetes bombas, Trump indicó: “No podemos permitir que la violencia política eche raíces en Estados Unidos. No podemos dejar que eso suceda. Y me comprometo a hacer todo lo que esté a mi alcance como presidente para detenerlo. Y detenerlo ahora”.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas