WASHINGTON.- El director del FBI, James Comey, confirmó este lunes que su agencia está llevando a cabo una investigación sobre la campaña del ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y sus posibles vínculos con el Gobierno ruso para interferir en los resultados de los comicios de noviembre pasado.

Durante su declaración de apertura en la primera audiencia pública realizada en el Congreso sobre el asunto, Comey dijo haber logrado autorización del Departamento de Justicia para confirmar dicha investigación.

El director del FBI aseguró no tener información que apoye las acusaciones del presidente, Donald Trump, contra su predecesor, Barack Obama, sobre un presunto pinchazo telefónico ordenado por el exmandatario en la Torre Trump de Nueva York.

"No tengo información que apoye esos tuits", dijo Comey en la primera audiencia pública realizada en el Congreso sobre la injerencia rusa en los comicios estadounidenses de noviembre, en alusión a los mensajes de Trump divulgados hace semanas en la red social Twitter para acusar a Obama de intervenir sus comunicaciones.

"Ningún individuo en Estados Unidos puede ordenar la vigilancia electrónica de nadie, tiene que pasar por un proceso de solicitud", explicó el director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), quien agregó que el Departamento de Justicia tampoco tiene constancia de ninguna prueba que pueda respaldar las acusaciones de Trump.

Controvertidas escuchas

El testimonio de Comey podría dejar mal parado al presidente de los EEUU, quien en otro intento por desviar la atención de lo que sucede en el Comité de Inteligencia de la Cámara ha estado muy activo en Twitter.

"James Clapper y otros afirmaron que no hay evidencia de que Potus haya estado en connivencia con Rusia, ¡esta historia es FAKE NEWS y todo el mundo lo sabe!" escribió Donald Trump pocos minutos después de las 6:30 de la mañana.

Luego siguió con: "Los demócratas compusieron y empujaron la historia rusa como una excusa para dirigir una campaña terrible. Gran ventaja en el Colegio Electoral y perdieron!"

Hace dos semanas se inició la controversia sobre las escuchas telefónicas. También en Twitter el presidente de EEUU hizo paralelismos con Watergate y dijo que Obama era un hombre "malo (o enfermo)" por ordenar la vigilancia de su residencia en la Trump Tower.

Pese a que Obama ha negado rotundamente las acusaciones a través de un portavoz, Trump se ha mantenido firme y el pasado viernes, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca junto a la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que ambos tienen "algo en común": haber sido espiados por orden del expresidente.

El comentario de Trump fue una referencia a la revelación en 2013 de que un teléfono móvil de Merkel fue intervenido por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) entre 2002 y 2012, un periodo que incluye parte de la Presidencia de George W. Bush y parte de la de Obama.

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes, aseguró este lunes que "no hubo escuchas telefónicas en la Torre Trump" durante la campaña electoral de 2016, aunque "pudo haber otros tipos de vigilancia contra el presidente" Donald Trump.

En su intervención de apertura en la primera audiencia pública celebrada en el Congreso sobre la presunta injerencia rusa en los comicios presidenciales, Nunes negó categóricamente que la torre neoyorquina fuera interceptada telefónicamente, como aseguró el mandatario al acusar de ello al expresidente Barack Obama.

Por su parte, el congresista Adam Schiff, el demócrata de más alto rango del Comité, afirmó que "los rusos se inmiscuyeron con éxito" en la democracia estadounidense y advirtió de que "lo harán de nuevo".

FUENTE: REDACCIÓN/EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que fue justa la sentencia de 18 años de cárcel por narcotráfico para los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela?

Justa
Muy suave, debieron ser más años
Exagerada
ver resultados

Las Más Leídas