WASHINGTON.- El juez Anthony Kennedy, la voz centrista del Tribunal Supremo, comunicó hoy al presidente Donald Trump que se jubilará el 31 de julio, según anunció hoy el propio tribunal.

"Ha sido uno de los honores más grandes de mi vida y un privilegio servir a nuestra judicatura federal durante 43 años, 30 de esos años en la Corte Suprema", dijo en su nota.

La decisión de Kennedy de dejar su cargo vitalicio supone que los conservadores podrán aumentar su hegemonía en el Tribunal Supremo, puesto que el encargado de nombrar a su sustituto será Trump, aunque necesitará la confirmación del Senado.

Kennedy, de 81 años y, con casi 30 años en el cargo, es el juez que más tiempo llevaba en el máximo tribunal de la nación.

El Tribunal Supremo está compuesto por nueve jueces, de los que actualmente cuatro son progresistas y a cinco se les califica de conservadores.

Aunque entra dentro del grupo de conservadores, Kennedy está considerado como un juez central, que ha emitido en muchas ocasiones el voto de desempate en importantes decisiones.

Su voto permitió en 2015 legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo y, en 1992, reafirmar la idea de que el Estado no puede interferir en la decisión de la mujer sobre la interrupción de su embarazo, una idea que el Tribunal Supremo avaló en 1973 en el caso "Roe vs Wade".

Kennedy llegó al Tribunal Supremo el 18 de febrero de 1988 tras haber sido nominado para el cargo por el expresidente republicano Ronald Reagan (1981-1989).

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas