WASHINGTON.- Paul Manafort, exjefe de campaña del ahora presidente Donald Trump, y su exsocio Rick Gates, se declararon este lunes no culpables de los 12 cargos presentados en su contra dentro de la investigación por la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Manafort y Gates comparecieron hoy ante la jueza Deborah A. Robinson de la Corte del Distrito de Columbia y, en una breve audiencia, sus abogados indicaron que los dos se declaran no culpables de todos los cargos, entre los que destaca el delito de "conspiración contra Estados Unidos".

Los abogados del Gobierno consideraron que Manafort y Gates podrían fugarse ante la gravedad de los cargos en su contra y, por ello, pidieron a la magistrada que les ponga bajo régimen de arresto domiciliario con permiso solo para ver a sus abogados y para acudir a citas médicas.

Además, los letrados del Gobierno pidieron a Manafort y Gates que depositen una fianza de 10 millones de dólares y cinco millones de dólares, respectivamente, ante un posible riesgo de fuga.

La jueza Deborah A. Robinson ordenó este lunes la reclusión en régimen de arresto domiciliario para Manafort, le retiró el pasaporte y determinó que el acusado solo podrá salir de su vivienda para comparecer ante la corte, reunirse con su abogado, acudir a citas médicas o a actividades religiosas.

Como Manafort, Gates tuvo que entregar su pasaporte y prometer que no tramitará uno nuevo mientras dure el proceso judicial.

Después de formular estas restricciones, a petición de la jueza Robinson, los dos hombres tuvieron que ponerse en pie, levantar la mano derecha y jurar que respetarían las condiciones de reclusión y que comprendían que, si las incumplían, tendrían que pagar la fianza millonaria.

"¿Comprende usted por completo que debe cumplir con estas condiciones de reclusión?", preguntó una de las asistentes de la jueza a Manafort, quien respondió: "Lo entiendo".

"¿Entiende usted que si incumple esas condiciones tendrá que pagar una fianza de 10 millones de dólares?", siguió esta asistente.

"Lo entiendo", respondió Manafort, quien se unió a la campaña de Trump en marzo de 2016 y la dirigió entre mayo y agosto, cuando tuvo que dimitir tras descubrirse que había recibido 12,7 millones de dólares por asesorar al exprimer ministro proruso de Ucrania Viktor Yanukovych.

Al inicio de la vista, a través de sus abogados, tanto Manafort como Gates se declararon no culpables de los 12 cargos presentados hoy en su contra dentro de la investigación de la trama rusa y, entre los que destacan, los delitos de "conspiración contra Estados Unidos" y lavado de dinero.

Los cargos por los que respondieron Manafort y Gates se hicieron públicos este lunes y fueron aprobados por un gran jurado federal en Washington el pasado viernes.

Estos son los primeros cargos presentados dentro de la investigación encabezada por el fiscal especial Robert Mueller sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones del año pasado en Estados Unidos y los posibles contactos entre Moscú y el equipo de campaña de Trump.

Gates y Manafort tendrán que volver a comparecer ante la Justicia este jueves 2 de noviembre.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario