WASHINGTON - Las autoridades sanitarias de Estados Unidos sopesan ofrecer nuevas vacunas de refuerzo contra el COVID-19 este otoño que han sido modificadas para adaptarse mejor a las mutaciones del coronavirus.

Moderna y Pfizer han probado inyecciones actualizadas contra la contagiosa variante ómicron, y los asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) debatirán el martes si es momento de hacer un cambio, preparando el escenario para que otros países adopten medidas similares.

Te puede interesar

“Esto es ciencia en su máxima expresión”, dijo el jefe de vacunas de la FDA, el doctor Peter Marks, a The Associated Press, y agregó que se espera una decisión final pocos días después de la recomendación del panel asesor.

Las vacunas actuales contra el COVID-19 salvaron millones de vidas en todo el mundo en tan solo su primer año de uso. Y las inyecciones de Moderna y Pfizer aún ofrecen una fuerte protección contra los peores resultados —enfermedad grave y muerte_, especialmente después de un refuerzo.

Pero esas vacunas van dirigidas contra la cepa original del coronavirus y entre la disminución de la inmunidad y un aluvión implacable de variantes, la protección contra las infecciones se ha reducido notablemente. El reto es decidir si los refuerzos modificados ofrecen una buena oportunidad de mitigar otra oleada cuando no hay forma de predecir cuál mutante será la amenaza principal.

En un análisis preparado para la reunión del martes, los funcionarios de la FDA reconocieron que combatir la versión de ómicron del invierno pasado está “un tanto desactualizado”, ya que ha sido reemplazada por parientes aún más contagiosos.

“Obviamente nos gustaría hacerlo lo suficientemente bien”, dijo Marks, a fin de que con una inyección más “tengamos una temporada completa de protección”.

Muchos expertos dicen que los refuerzos actualizados prometen al menos un poco más de beneficio.

“Es más probable que sea más útil” que simplemente administrar dosis adicionales de la vacuna actual, dijo el epidemiólogo William Hanage de la Facultad T.H. Chan de Salud Pública de Harvard.

Eso, asumiendo que el virus no sufre más modificaciones.

“Estamos siguiendo en lugar de estar por delante, lo cual es muy molesto que no hayamos podido tener una mejor vacuna a prueba de variantes”, dijo el doctor Eric Topol, director del Instituto Traslacional de Investigación Scripps, quien ha instado a un impulso importante del gobierno para las inmunizaciones de próxima generación.

Además de la preocupación sobre una ola de contagios de COVID-19 en el invierno, aproximadamente la mitad de los estadounidenses elegibles para esa primera dosis de refuerzo nunca la recibieron. Una versión actualizada podría atraer a algunos de ellos.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.91%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.71%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.38%
22958 votos

Las Más Leídas