Embed

MIAMI.- El huracán de categoría 1 Florence, que tocó hoy tierra en Carolina del Norte (costa sureste de EEUU), se degradó a tormenta tropical, pero ha dejado al menos cinco personas muertas.

Florence redujo sus vientos máximos sostenidos a 70 millas por hora (110 km/h), mientras se mueve lentamente dejando lluvias por el extremo sureste de Carolina del Norte.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) indicó en su boletín de las 5 pm que Florence continúa su debilitamiento, con un aún más lento desplazamiento hacia el oeste, a 3 millas por hora (6 km/h).

Embed

Una madre y su hijo murieron después de que un árbol cayese sobre su vivienda en Wilmington y otra mujer falleció de un ataque al corazón en Hampstead, ambas ciudades de Carolina del Norte, como consecuencia del huracán Florence.

La Policía local de Wilmington, población cercana al punto en donde tocó tierra Florence como huracán de categoría 1, informó en Twitter de que una mujer y su bebé fallecieron al caer un árbol sobre su casa, mientras que el padre fue trasladado a un hospital cercano.

El director del Departamento de Emergencias del condado de Pender, Tom Collins, precisó, por otro lado, que una mujer sufrió un ataque al corazón, y que el equipo médico no pudo llegar a tiempo hasta donde ella se encontraba debido a los árboles caídos que encontraron en el camino.

La cuarta víctima mortal es un anciano de 78 años que falleció cuando intentaba conectar un enchufe a un generador eléctrico en el condado de Leonoir, informó la oficina del gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, en un comunicado.

Los medios locales informan además de que en el mismo condado esta mañana apareció muerto un hombre de 77 años junto a su vivienda en Kinston.

Las autoridades locales creen que los fuertes vientos le derribaron mortalmente cuando salió a comprobar cómo se encontraban sus perros de caza, indicó el canal local CBS 17.

En un boletín especial, el NHC indicó que el ciclón mueve vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros por hora y rachas superiores, y se dirige rumbo oeste a 9 kilómetros por hora, lo que le llevará paulatinamente hacia el interior de Carolina del Norte y posteriormente al vecino estado de Carolina del Sur.

Embed

Se ubicaba a esa hora a 20 millas al suroeste de la localidad de Wilmington (Carolina del Norte) y a 55 millas al este-noreste de Myrtle Beach, en Carolina del Sur.

Los datos suministrados por un radar Doppler de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EEUU indican que el ojo del huracán Florence "ha estado bamboleándose (en su avance) hacia el suroeste, cerca de la costa sureste de Carolina del Norte".

Gasolina Florence .jpg
Una estación de gasolina parcialmente destruida.
Una estación de gasolina parcialmente destruida.

Florence tocó tierra acompañado de intensas lluvias, inundaciones y marejada ciclónica y los niveles de agua siguen subiendo en sectores costeros de Carolina del Norte, donde ha desbordado ríos, inundado casas y obligado al rescate de centenares de personas atrapadas por el agua.

De hecho, los meteorólogos del NHC subrayaron en el boletín que las intensas precipitaciones "producirán catastróficas inundaciones repentinas y desbordamiento del agua de los ríos".

Embed

Estas "catastróficas" inundaciones, que se espera que empeoren con el paso de las horas y con la subida cíclica de la marea, han provocado que las zonas costeras de ciudades del litoral atlántico ya están anegadas.

Florence.jpg
Las calles comenzaron a inundarse antes de la llegada del huracan Florence.
Las calles comenzaron a inundarse antes de la llegada del huracan Florence.

Florence tocó tierra a las 07.15 hora local (11.15 GMT) en Wrightsville Beach (Carolina del Norte) y, pese a que su furia fue menor de lo esperado para un huracán que llegó a ser hace dos días de categoría 4, el peligro radica principalmente en las inundaciones, tanto de agua dulce como salada.

La situación podría agravarse hacia el mediodía (16.00 GMT) de hoy, cuando la marea alcance la pleamar y se sume a los hasta 3,3 metros de altura de la marea ciclónica que Florence genera en la costa sureste del país.

FLORENCE 1º .png
Trabajadores de los equipos de rescate retiran un árbol que ha caído en una vivienda matando a dos personas e hiriendo a una tercera, tras el paso del huracán Florence, en Wilmington, Carolina del Norte.
Trabajadores de los equipos de rescate retiran un árbol que ha caído en una vivienda matando a dos personas e hiriendo a una tercera, tras el paso del huracán Florence, en Wilmington, Carolina del Norte.

Florence, cuyos vientos huracanados se extienden hasta 130 kilómetros en torno a su ojo, se irá debilitando según vaya adentrándose en el país y para mañana sábado se espera que ya sea una tormenta tropical, y el domingo depresión tropical, debido a su choque con los montes Apalaches.

Embed

Los avisos de huracán han cambiado a alerta de tormenta tropical desde Duck (Carolina del Norte) hacia el sur hasta la ensenada de Bogue, incluido Albermarle Sound.

Continúa un aviso de huracán de South Santee River (Carolina del Sur) a la ensenada de Bogue (Carolina del Norte) y una vigilancia de huracán de Edisto Beach (Carolina del Sur) a South Santee River.

Embed

Según un probable patrón de trayectoria, el centro de Florence se moverá tierra adentro hoy y mañana sábado por el extremo sur de Carolina del Norte y el extremo este de Carolina del Sur.

Se espera que Florence experimente hoy un "gradual debilitamiento" y mucho más "significativo" el fin de semana y principios de la que viene.

FLORENCE 342 .png
Vecinos se agrupan para limpiar las calles tras el paso del huracan Florence.
Vecinos se agrupan para limpiar las calles tras el paso del huracan Florence.

La peligrosa marejada ciclónica causará que áreas que son normalmente secas cerca de la costa "se inunden por un aumento del nivel" del mar, que podría alcanzar entre 7 y 11 pies desde Cabo Fear (Carolina del Norte) a Cabo Lookout, incluidos Neuse, Pamlico, Pungo, resaltaron los meteorólogos.

Se espera que Florence produzca acumulaciones totales de lluvia de entre 20 y 35 pulgadas en la costa sureste de Carolina del Norte y noreste de Carolina del Sur

Embed

Llamados de auxilio masivo

Aunque su furia es menor a la esperada para un huracán que llegó a ser hace dos días de categoría de 4 y generar vientos de 140 millas por horas (225 k/h), el peligro radica principalmente en las inundaciones, tanto de agua dulce como salada.

Estas "catastróficas" inundaciones, que se espera que empeoren con el paso de las horas y con la subida cíclica de la marea, han provocado que las zonas costeras de ciudades del litoral atlántico ya están anegadas.

Una de las poblaciones que más ha sufrido las consecuencias es New Bern, en Carolina del Norte, donde sus autoridades, apoyadas por efectivos de la Guardia Nacional, han respondido a decenas de llamadas de emergencia para rescatar a un centenar de personas.

Mientras, otras 150 debieron esperar a que dos equipos, en bote, fueran en su busca, por lo que les pidieron que aguardaran en los pisos altos de sus viviendas o sobre el tejado.

"Si alguien pudiera ayudar... nuestros automóviles están bajo el agua y nuestra casa está inundada hasta el ático", pidió una usuaria de Twitter llamada Brianna desde New Bern, comunidad situada junto al río Neuse, que se preveía que podría sufrir los efectos de la marejada ciclónica.

Otros que se vieron obligados a encaramarse a los tejados de sus casas fueron los vecinos de Belhaven, en el mismo estado sureño, después de que las lluvias desbordase el río Pungo y sus aguas alcanzasen las ventanas de las viviendas, que quedaron inundadas.

También muchos quedaron atrapados dentro de sus vehículos después de que descartaran obedecer la orden de evacuación obligatoria que recibió más de un millón de residentes en la zona.

El canal CNN informó, citando a autoridades locales, de que más de 60 personas debieron ser desalojadas de un hotel de Jacksonville, también en Carolina del Norte, después de que parte del tejado se derrumbase.

El presidente Donald Trump destacó y agradeció hoy a través de Twitter el "increíble" trabajo de las autoridades y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés).

La llegada de Florence obligó a cancelar hasta este viernes más de 1.300 vuelos en la costa este del país, donde una decena de aeropuertos están cerrados, y sus vientos han derribado innumerables árboles y solo en Carolina del Norte más de 450.000 clientes se han quedado sin suministro eléctrico.

La situación podría agravarse hacia el mediodía (ET), cuando la marea alcance la pleamar y se sume a los hasta 11 pies de altura (3,3 metros) de la marea ciclónica que Florence genera en la costa sureste del país.

Otro de los principales problemas, indicó el NHC, es el lento desplazamiento del ciclón, que se dirige rumbo al oeste a apenas 9 kilómetros por hora.

De esta manera, se vivirán al menos dos subidas de marea y caerán lluvias "excesivas" en la zona, con áreas donde podría acumularse hasta 1,2 metros de agua en los próximos días.

Florence, cuyos vientos huracanados se extienden hasta 130 kilómetros en torno a su ojo, se irá debilitando según vaya adentrándose en el país y para mañana sábado se espera que ya sea una tormenta tropical, y el domingo depresión tropical, debido a su choque con los montes Apalaches.

Mientras tanto, el primer huracán de categoría mayor de la temporada y el primero en tocar tierra en el país podría generar también tornados en el este de Carolina del Norte a lo largo de la jornada de hoy.

Actualizado 16:15 pm Septiembre 14 (Hora Miami)

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas