WASHINGTON- El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Mark Milley, aseguró el martes que las llamadas a sus homólogos chinos durante y al final del mandato de Donald Trump buscaban "desescalar" la tensión con Pekín y que el exmandatario estadounidense nunca quiso atacar a China.

Te puede interesar

"Lo sé, estoy seguro, el presidente Trump no tenía la intención de atacar a los chinos", dijo Milley en una audiencia ante al Comité de las Fuerzas Armadas del Senado.

"Mi tarea en ese momento era desescalar. Mi mensaje fue coherente: mantener la calma y la estabilidad y desescalar. No vamos a atacarlos", señaló.

Las llamadas entre Milley y su par chino, el general Li Zuocheng, fueron reveladas por primera vez en el libro "Peril" (Peligro), de los periodistas del Washington Post Bob Woodward y Robert Costa.

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor conjunto, ordenó a sus colaboradores no actuar inmediatamente en caso de que Trump diera algún paso para usar el arsenal nuclear y, además, llamó a un general chino para tranquilizar a Pekín, escribieron los periodistas Woodward y Costa en un libro de inminente aparición.

El diario The Washington Post, donde ambos trabajan, y la cadena CNN publicaron el martes pasajes de "Peril" ("Peligro") que muestran a Milley organizando al Pentágono y a la comunidad de inteligencia para resistir cualquier eventual paso de Trump para escalar las tensiones con China

La primera llamada fue el 30 de octubre, cuatro días antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Y la segunda fue el 8 de enero, dos días después de que los partidarios de Trump irrumpieran en el Capitolio de Estados Unidos para evitar la certificación de la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Alegaciones de traición contra el generl Milley

Importantes legisladores republicanos han acusado a Milley de extralimitarse en su autoridad y le han pedido que dimita, incluso, expertos militares lo acusan de traición a EEUU.

En su testimonio el martes ante los senadores, Milley defendió sus acciones y dijo que las llamadas fueron coordinadas con el secretario de Defensa, Mark Esper, y luego con su sucesor interino Christopher Miller.

"El propósito específico de las llamadas de octubre y enero se generó por información de inteligencia que nos hizo pensar que los chinos estaban preocupados por un ataque de Estados Unidos", expresó Milley.

"Estas comunicaciones en los niveles más altos son fundamentales para la seguridad de Estados Unidos a fin de desconfigurar acciones militares, manejar crisis y prevenir guerras entre grandes potencias armadas con armas nucleares", explicó.

"En ningún momento intenté cambiar o influir en el proceso, usurpar la autoridad o insertarme en la cadena de mando", sostuvo Milley.

Y agregó: "Creo firmemente en el control civil de las fuerzas armadas como un principio fundamental esencial para esta república y estoy comprometido a asegurar que las fuerzas armadas se mantengan alejadas de la política interna".

A pesar de sus declaraciones en su defensa ante el Senado, Milley se mantiene activo en la política interna del país y su controversial figura se debe a declaraciones sobre racismo, xenofobia, derechos civiles, respaldo a manifestaciones, etc. Todo lo anterior ha desencadenado fuertes críticas contra el alto jefe militar estadounidense. Y algunos lo tildan de traidor al expresidente Donald Trump, comandante en jefe de las fuerzas armadas durante su Presidencia, debido a acciones supuestamente desleales e ilegales a espaldas de Trump.

Después de la publicación de extractos del libro el 15 de septiembre, el presidente Joe Biden renovó su confianza en el general Milley.

La llamada con Pelosi

Milley también se refirió a una llamada telefónica que tuvo con Nancy Pelosi, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, en la que, según el libro de Woodward y Costa, la influyente legisladora buscó garantías de que Trump no pudiera usar códigos nucleares.

"Procuré asegurarle a ella que un lanzamiento nuclear se rige por un proceso muy específico y deliberado", precisó Milley al comité del Senado, diciendo que Pelosi "estaba preocupada" y usó "varias referencias personales para describir al Presidente".

"Le expliqué que el Presidente tiene la autoridad exclusiva para lanzar un ataque nuclear, pero no lo hace solo", agregó, y señaló "procesos, protocolos y procedimientos".

Según el libro, Pelosi, refiriéndose a Trump, dijo: "Usted sabe que está loco. Ha estado loco desde mucho tiempo", a lo cual Milley respondió: "Señora presidenta, estoy de acuerdo con usted en todo".

En su testimonio ante el Senado, Milley dijo que le dijo a Pelosi que él "no estaba calificado" para determinar la salud mental de un Presidente.

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.98%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.38%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
53117 votos

Las Más Leídas