Cerca, varios bebés eran paseados en coche por el edificio, manejados por empleadas con camisas de color azul brillante con las letras “CHS”, siglas de Comprehensive Health Services, Inc., una compañía privada con fines de lucro contratada por el gobierno estadounidense para retener a algunos de los niños inmigrantes más pequeños.

Te puede interesar

Alojar a niños inmigrantes se ha convertido en un negocio floreciente para el contratista del Gobierno, con sede en Florida. Ese día había más de 50 bebés, niños pequeños y adolescentes en este refugio limpio y bien iluminado, rodeado de cercas de alambre.

Una investigación conjunta de The Associated Press y FRONTLINE ha determinado que el gobierno de Trump ha empezado a derivar parte de los cuidados a niños inmigrantes, pasando de organizaciones sin fines de lucro y en su mayoría religiosas a contratistas privados con fines de lucro.

FUENTE: AP/GARANCE BURKE y MARTHA MENDOZA

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario