MIAMI.- El presidente Donald Trump, confirmó que su nominada para ocupar la vacante en la Corte Suprema será una mujer. Al menos dos nombres ya se barajan en la lista de potenciales nominadas, se trata de la jueza de la Corte Suprema de la Florida, Bárbara Lagoa, y la Juez federal del Séptimo Circuito de Apelaciones Amy Coney Barrett.

El deceso de la jueza progresista de la Suprema Corte de Justicia Ruth Bader Ginsburg le otorga al presidente del Estados Unidos, Donald Trump, la ocasión de designar a un magistrado defensor de valores cristianos conservadores.

Te puede interesar

De la veintena de nombres que figuraban en una lista tentativa divulgada anteriormente por Trump, Barrett, una católica fervientemente antiabortista, está considerada entre los más conservadores. Lagoa, a su vez, una cubana-estadounidense también conservadora.

Juez Lagoa

Bárbara Lagoa de 53 años, es hija de padres cubanos, nació en Miami, se crió en Hialeah y es graduada de la Florida International University. Su carrera en leyes la cursó en Columbia University, en Nueva York.

Ella es la primer mujer hispana que ocupa el cargo de magistrada en la Corte Suprema de Florida, al que fue nominada por el gobernador Ron DeSantis en 2019.

Lagoa es una mujer conservadora que podría ser una candidata clave para motivar al voto hispano en Estados Unidos, principalmente al electorado de la Florida. De llegar a la Corte Suprema de Estados Unidos, sería la segunda mujer de origen hispano en ocupar el alto cargo, la primera es Sonia Sotomayor, de origen puertorriqueño, nominada por el expresidente Barack Obama.

Además, sería la única conservadora de las tres mujeres en la Corte Suprema. La magistrada Elena Kagan, es del ala progresista y también fue nominada por el expresidente Obama.

Amy Coney Barrett

amy_coney_barrett.jpg
La jueza federal del Séptimo Circuito de Apelaciones, Amy Coney Barrett

La jueza federal del Séptimo Circuito de Apelaciones, Amy Coney Barrett

Es jueza federal del Séptimo Circuito de Apelaciones. Tiene 48 años y fue criada en un barrio popular de Nueva Orleans, estudió en un liceo católico, siguió una brillante carrera estudiantil en una institución de la iglesia Presbiteriana en Tennessee y finalmente se graduó en la universidad Notre Dame, en Indiana, publicó AFP.

En su cuenta de Twitter, el mandatario escribió este sábado que “hemos sido puestos en esta posición de poder e importancia para tomar decisiones para la gente que tan orgullosamente nos eligió, la más importante de las cuales ha sido la elección de jueces para la Corte Suprema de Estados Unidos. ¡Tenemos esta obligación, sin demora!”

Esta magistrada también estuvo en el grupo de posibles nominados en 2018, antes de que Trump nominara al juez Brett Kavanaugh.

A finales de la década de los 90, se desempeño como asistente de Antonin Scalia, un juez conservador de la Corte Suprema fallecido en 2016.

Barrett ha sido profesora de derecho de la Universidad de Notre Dame. Dos veces ha recibido reconocimientos como “Profesora Distinguida del Año” en esa universidad. A finales de la década de 1990 fue asistente legal del fallecido juez de la Corte Suprema, Antonin Scalia.

Cuando fue nominada para ser jueza federal, Barrett fue duramente cuestionada por senadores demócratas en 2017, especialmente por la influencia que podría tener su fe católica en sus decisiones respecto a casos sobre aborto o matrimonio de personas del mismo sexo, publicó la Agencia Católica de Informaciones (Aciprensa).

En las audiencias en el Senado, la senadora de California y miembro del Partido Demócrata, Dianne Feinstein, calificó a Barrett como “controvertida” porque al analizar su carrera le dijo “tienes una larga historia de pensar que las creencias religiosas deben prevalecer” sobre la ley.

“Eres controvertida porque muchas de nosotras hemos vivido nuestras vidas como mujeres que realmente reconocen el valor de poder tener control sobre nuestro sistema reproductivo”, expresó Feinstein y aludió al caso Roe vs Wade que permitió la legalización del aborto en 1973.

“Pienso que en su caso, profesora, cuando se leen sus discursos la conclusión que uno saca es que el dogma vive fuertemente en usted. Y esto es algo preocupante”, agregó Feinstein.

Grupos provida elogiaron la designación de Barrett en 2017.

Barrett es madre de siete hijos, dos son adoptados y son originarios de Haití. Uno de sus hijos tiene necesidades especiales. Ella es además miembro de la comunidad carismática People of Praise (Pueblo de alabanza), grupo que fue criticado como un “culto” durante las audiencias de su confirmación en 2017.

Trump confirma lista

Al ser consultado el presidente Trump por los periodistas, sobre Lagoa, y la Juez Amy Coney Barret, el mandatario respondió: "ambas son muy respetadas". Agregó que ambas son muy apreciadas por el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch MCconnell.

Hablando en un mitin en Carolina del Norte la tarde del sábado, Trump hizo una improvisada encuesta entre la multitud, pidiéndo que se pronunciaran por una mujer o por un hombre para que fuera designado.

La multitud vitoreó con mayor intensidad a una mujer. "Es una encuesta muy precisa porque así es como me siento", dijo. "Será una mujer. Una mujer muy talentosa, muy brillante, a la que aún no he elegido... pero tenemos muchas mujeres en la lista", dijo.

Más temprano en su cuenta de Twitter, el mandatario escribió este sábado que “hemos sido puestos en esta posición de poder e importancia para tomar decisiones para la gente que tan orgullosamente nos eligió, la más importante de las cuales ha sido la elección de jueces para la Corte Suprema de Estados Unidos. ¡Tenemos esta obligación, sin demora!”, escribió.

Trump ha nombrado a dos jueces durante su primer mandato como presidente, Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch, dando a los conservadores mayoría de 5-4 antes de la muerte de Ginsburg, aunque eso no garantiza los fallos a favor de Trump, ha habido varios casos recientes de conservadores votando del lado de sus colegas progresistas.

Trump tiene otro poderoso incentivo para seguir adelante: alentar a sus partidarios antiabortistas y evangélicos.

Demócratas se oponen a nombramiento

A menos de dos meses de las elecciones, los demócratas se pusieron en guardia ante Trump, que intenta la reelección. "Los electores deben elegir al presidente y el presidente debe proponer un juez al Senado", dijo Biden.

Lo que está en juego tiene suma relevancia. No solo porque la Corte es clave para dirimir asuntos controversiales como el derecho a portar armas o los derechos de los homosexuales, sino que además puede ser llamada a resolver litigios electorales, como ocurrió en la elección de 2000 finalmente ganada por George W. Bush.

Pero en el papel, nada impide a Trump nominar al relevo de Ginsburg, le corresponde al mandatario en ejercicio nominar al candidato. Los demócratas apelan a que Trump espere a las elecciones.

El jefe de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, dijo el viernes que está dispuesto a echar a andar el proceso de nominación.

Compleja ecuación

Trump dispone de una mayoría republicana de 53 a 47 en el Senado pero la ecuación es compleja. Varios senadores republicanos moderados podrían no aceptar su propuesta, especialmente aquellos cuya reelección en estados políticamente moderados es muy difícil.

La senadora republicana Susan Collins fue la primera en romper filas al anunciar el sábado que no apoyaría el voto a ningún candidato de Trump designado antes de la elección.

"La decisión sobre un nombramiento de por vida para la Suprema Corte deberá hacerse por el presidente que sea electo el 3 de noviembre", dijo ella en un comunicado.

La legisladora de Maine está entre un puñado de senadores republicanos moderados - incluyendo a Lisa Murkowski de Alaska - que han expresado sus dudas sobre una votación apresurada.

"Estoy totalmente en desacuerdo con ella", dijo Trump sobre la postura de Collins, refiriéndose a su elección de 2016, añadiendo que "tenemos la obligación como ganadores de elegir a quien queremos".

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las escuelas deben mantenerse abiertas y solo cerrar las que estén comprometidas con casos de coronavirus 29.3%
Deben volverse a cerrar todas las escuelas ante el riesgo de que aumente la propagación del virus 22.14%
Si se cumplen los protocolcos establecidos no debe producirse un incremento de los contagios 17.06%
Los padres necesitan las escuelas abiertas para poder trabajar y regresar a la normalidad 14.21%
Lo único que va a detener al COVID-19 es la responsabilidad individual de protegerse del contagio 17.29%
2597 votos

Las Más Leídas