viernes 21  de  junio 2024
EEUU

"Hecho en EEUU", el plan de Trump que retoma Biden

Una de las exigencias de los republicanos para aprobar el plan de infraestructura de Biden fue que casi todo el material empleado se fabricara en EEUU
Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

WASHINGTON — Después de criticar y abolir casi todas las efectivas medidas económicas del expresidente Donald Trump, ahora la administración de Joe Biden parece impulsar la misma estrategia con "Hecho en EEUU", una de las premisas fundamentales de la estrategia del gobierno anterior.

La guía que se emitió el lunes en Washington respecto a los fondos aprobados del plan de infraestructura de 1,2 billones de dólares requiere que el material comprado, ya sea para un puente, una carretera, una tubería de agua o internet de banda ancha, se produzca en Estados Unidos, de acuerdo con funcionarios del gobierno federal. Sin embargo, las reglas también establecen un proceso para renunciar a esos requisitos en caso de que no haya suficientes productores nacionales o el material cueste demasiado, con el objetivo de emitir menos exenciones a medida que aumente la capacidad de fabricación del país.

“Va a haber oportunidades adicionales para buenos empleos en el sector manufacturero”, indicó Celeste Drake, directora de la iniciativa Made in America (Hecho en Estados Unidos), en la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca.

Lo único que cambia es el nombre. El programa Make America Great Again partía de esa misma premisa: que las empresas estadounidenses fabricaran en EEUU y no en otros países. En un año de elecciones legislativas en noviembre y con resultados económicos totalmente en reversa, los asesores de Biden le echan mano a la estrategia de Trump para intentar sacar la economía del atolladero actual con una inflación de 8,5% y una deuda por encima de los 30 billones de dólares.

Ahora la Casa Blanca intenta reducir la dependencia de China y otras naciones con intereses diferentes a los de Estados Unidos. Con la inflación en un máximo de 40 años antes de las elecciones intermedias de 2022, Biden está apostando a que una mayor producción nacional reducirá en última instancia las presiones sobre los precios y mitigue los ataques republicanos de que su paquete de ayuda económica de 1,9 billones de dólares para ayudar a la economía detonó la debacle de precios junto a la guerra contra la industria del petróleo.

Biden dijo que se supone que los cerca de 700.000 millones de dólares que el gobierno destina anualmente a la compra de bienes dan prioridad a los proveedores estadounidenses, pero las regulaciones que datan de la década de 1930 se diluyeron o se aplicaron de manera que ocultaron el uso de importaciones extranjeras.

FUENTE: Con información de AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar