SAN JUAN.- El huracán Fiona azotaba el lunes República Dominicana tras golpear Puerto Rico con inundaciones, deslaves y cortes de luz. El gobernador del territorio estadounidense describió los daños como “catastróficos”.

No se reportaron muertes, aunque las autoridades dijeron que era demasiado pronto como para valorar el alcance de los daños de una tormenta que dejaba lluvias torrenciales en todo Puerto Rico.

Te puede interesar

Las previsiones eran de hasta 76 centímetros (30 pulgadas) de agua para el sur de Puerto Rico y de 38 cm (15 pulgadas) para el este de República Dominicana.

“Es importante que la gente comprenda que esto no ha terminado”, dijo Ernesto Morales, meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología en San Juan.

Las inundaciones alcanzaron “niveles históricos”, señaló Morales, y las autoridades evacuaban o rescataban a cientos de personas en toda la isla.

“Los daños que estamos viendo son catastróficos”, dijo el gobernador puertorriqueño, Pedro Pierluisi.

Antes del amanecer del lunes, funcionarios recorrían en bote las calles inundadas de la localidad norteña de Catano, en la costa, y empleaban un megáfono para alertar a los vecinos de que las bombas habían dejado de funcionar e instarles a evacuar lo antes posible.

Un torrente marrón fluía por las calles, en las casas e incluso por una pista de aeropuerto en el sur de Puerto Rico.

Fiona también arrancó el asfalto de algunas calles y se llevó un puente en la localidad central de montaña de Utuado, que según la policía había instalado la Guardia Nacional después de que el huracán María impactara en 2017 como tormenta de categoría 4.

El vórtice de Fiona estaba 55 kilómetros (35 millas) al sureste de Samana, República Dominicana, con vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros (90 millas) por hora el lunes temprano, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. Se desplazaba hacia el noroeste a 13 kilómetros (8 millas) por hora.

Se espera que Fiona pase el martes cerca de las Islas de Turcas y Caicos y podría alcanzar las Bahamas el jueves o viernes como huracán.

La tormenta también arrancó los tejados de muchas viviendas, como la de Nelson Cirino, en la localidad costera de Loiza, en el norte.

“Yo estaba durmiendo y vi cuando el zinc salió volando”, dijo mientras observaba cómo la lluvia empapaba sus pertenencias.

Ada Vivian Román, estudiante de fotografía de 21 años, dijo que la tormenta había derribado árboles y cercas en su municipio de Toa Alta.

“Estoy muy nerviosa porque es un huracán que se mueve muy despacio”, dijo.

Román dijo que también le preocupaba que el transporte público, del que dependía para llegar a su trabajo en una agencia de relaciones públicas, estuviera operativo para cuando tuviera que volver a la oficina.

“Pero sé que soy una privilegiada en comparación con otras familias que prácticamente están perdiendo sus hogares porque están bajo el agua”, dijo.

Huracán Fiona-AFP
Trabajadores trabajan limpiando las vías en Puerto Rico tras el paso del huracán Fiona.

Trabajadores trabajan limpiando las vías en Puerto Rico tras el paso del huracán Fiona.

El meteoro llegó en el aniversario del huracán Hugo, que azotó la isla en 1989 como tormenta de categoría 3.

Mientras las autoridades seguían evaluando los daños de Fiona, muchos se preguntaban cuándo se reanudaría el suministro eléctrico.

“Eso probablemente es el peor daño que podemos tener”, dijo Tomás Rivera, copropietario de un hotel en la población costera de El Combate, en el suroeste de la isla.

Las autoridades anunciaron el lunes que se había restablecido el suministro eléctrico a 100.000 clientes, en una isla de 3,2 millones de personas.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró el estado de emergencia en el territorio conforme el ojo de la tormenta se acercaba al extremo suroeste de Puerto Rico.

Se calcula que casi 3.000 personas murieron debido al apagón provocado por el huracán María en los sofocantes días posteriores a la tormenta, y algunos vecindarios tardaron un año en volver a tener luz. María fue una devastadora tormenta de categoría 4 que llegó al territorio el 20 de septiembre de 2017.

Luma, la compañía que se encarga de la transmisión y distribución eléctrica, dijo que el mal tiempo, incluidos vientos de 128 kilómetros (80 millas) por hora, había afectado a las líneas de transmisión el domingo y provocado “un apagón en toda la isla”.

Los centros de salud funcionaban con generadores, que en algunos casos habían fallado. El secretario de Salud, Carlos Mellado, dijo que se habían enviado equipos a reparar los generadores en el Comprehensive Cancer Center, donde varios pacientes tuvieron que ser evacuados.

Más de 3.000 hogares aún tienen apenas una lona azul como tejado y la infraestructura sigue siendo vulnerable, lo que incluye la red eléctrica. Los apagones siguen siendo habituales y la reconstrucción ha empezado hace poco.

“Yo creo que todos los puertorriqueños que vivimos María tenemos ese estrés postraumático de qué va a pasar, cuánto va a durar y qué necesidades podríamos pasar”, dijo Danny Hernández, que trabaja en la capital San Juan, pero tenía previsto pasar la tormenta con sus padres y su familia en Mayagüez.

La tormenta golpeó ciudades y pueblos a lo largo de la costa sur de Puerto Rico que aún no se han recuperado completamente de una serie de fuertes terremotos que comenzaron a fines de 2019.

Más de 1.000 personas con unas 80 mascotas habían buscado cobijo en diferentes puntos de la isla el domingo por la noche, la mayoría en la costa sur.

Fiona pasó antes por el este del Caribe y dejó un muerto en el territorio francés de Guadalupe cuando las aguas crecidas arrasaron su casa, según las autoridades.

Ríos desbordados

El río Grande de Loiza y el río Cagüitas, en el norte y centro de la isla, se desbordaron en algunas áreas, informó en Twitter el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos.

"Las comunidades a lo largo de estos ríos, deberían considerar moverse a un lugar más alto de inmediato", añadió.

Según medios locales, otros ríos se desbordaron en el sureste de la isla, inundando carreteras y zonas urbanas, y en la montaña y la zona suroeste, varias familias han perdido el techo de sus casas por las ráfagas de vientos y han tenido que cobijarse en refugios habilitados por el gobierno.

Por la mañana, el gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, instó a la población a refugiarse.

"Le pedimos a nuestro pueblo que se mantenga en su hogar y que busquen refugio si lo necesitan. Continuamos bajo un aviso de huracán", declaró en rueda de prensa. "Por su tamaño, esta tormenta va a estar impactando a todo Puerto Rico", añadió.

Pierluisi anunció la suspensión de las clases en las escuelas el lunes, ante pronósticos de que las lluvias continuarán.

También canceló el trabajo de los empleados gubernamentales, excepto aquellos que ocupan puestos críticos o que proveen servicios esenciales durante la emergencia.

El presidente estadounidense, Joe Biden, aprobó el domingo la declaración del estado de emergencia en Puerto Rico, una medida que permite liberar fondos federales para las labores de ayuda.

La antigua colonia española se convirtió en territorio estadounidense a fines del siglo XIX antes de obtener el estatus de estado libre asociado en 1950.

"Estragos"

Las autoridades anticipan lluvias de 20 a 25 pulgadas (de 508 mm a 635 mm) en áreas aisladas de Puerto Rico, una cantidad bastante inferior a las cerca de 40 pulgadas registradas durante el huracán María, que azotó el territorio caribeño hace casi cinco años.

"Podemos esperar que haya estragos, pero no al nivel de María", dijo Ernesto Morales, del NWS, en la misma rueda de prensa que el gobernador.

A raíz de María, Puerto Rico quedó incomunicado y grandes áreas estuvieron sin electricidad durante meses. Casi 3.000 personas murieron a consecuencia del desastre, según el balance oficial.

Fiona ya causó graves daños a su paso por Guadalupe el viernes por la noche. En algunos lugares, el agua subió a más de 1,50 metros en ese territorio francés. Un hombre murió allí, arrastrado con su casa por la crecida de un río.

El calentamiento de la superficie de los océanos aumenta la frecuencia de los huracanes más virulentos, con vientos más fuertes y lluvias más intensas, según expertos.

Embed

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.8%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.67%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.53%
31518 votos

Las Más Leídas