jueves 1  de  diciembre 2022
Cobertura especial

Huracán Ian arrasa Carolina del Sur mientras Florida revisa daños

El ojo de Ian tocó tierra cerca de Georgetown con vientos mucho más débiles que cuando cruzó Florida el miércoles como una de las tormentas más fuertes que jamás haya azotado a EEUU

30 de septiembre de 2022 - 17:29

CHARLESTON — Un revivido huracán Ian tocó tierra en la costa de Carolina del Sur el viernes, amenazando la histórica ciudad de Charleston con graves inundaciones después de que la mortal tormenta causara daños catastróficos en Florida y dejara atrapadas a miles de personas en sus casas.

El ojo de Ian tocó tierra cerca de Georgetown con vientos mucho más débiles que cuando cruzó Florida el miércoles como una de las tormentas más fuertes que jamás haya azotado a Estados Unidos.

La lluvia castigó árboles y líneas eléctricas, y dejó muchas zonas del centro de la península de Charleston bajo el agua. Algunas partes de los muelles de North Myrtle Beach y Pawleys Island fueron tragadas por las olas.

Ian causó devastación en una amplia zona de Florida, donde inundó partes de sus dos costas, arrancó casas de sus cimientos, arrasó negocios frente a la playa y dejó a más de 2 millones de personas sin electricidad. Se confirmó la muerte de al menos nueve personas en Estados Unidos, cifra que se esperaba que aumentara a medida que las autoridades confirmaran más muertes y buscaran personas.

Los equipos de rescate usaron botes para recorrer las calles inundadas el jueves y salvar a miles de personas atrapadas en casas y edificios destrozados.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo el viernes que las cuadrillas habían ido de puerta en puerta a más de 3.000 hogares en las áreas más afectadas.

“Ha sido un esfuerzo realmente hercúleo”, declaró durante una conferencia de prensa en Tallahassee.

Entre las víctimas mortales se encuentran una mujer de 80 años y un hombre de 94 que dependían de máquinas de oxígeno que dejaron de funcionar por los cortes de electricidad, así como un hombre de 67 años que esperaba ser rescatado y que murió tras caer en las aguas crecidas dentro de su casa, informaron las autoridades.

Las autoridades temen que el número de víctimas mortales pueda aumentar considerablemente, dada la amplitud del territorio anegado por la tormenta.

El director de la División de Gestión de Emergencias de Florida, Kevin Guthrie, dijo que los socorristas se han centrado hasta ahora en búsquedas “apresuradas”, destinadas a rescates de emergencia y evaluaciones iniciales, a las que seguirán otras dos oleadas de búsquedas. Los primeros socorristas que se encuentran con posibles restos los dejan sin confirmar, dijo el viernes, y describió el caso de una vivienda sumergida.

“El agua estaba por encima del tejado, cierto, pero hicimos que un nadador de rescate de la Guardia Costera fuera allí y pudo identificar lo que parecían ser restos humanos. No sabemos exactamente cuántos”, señaló Guthrie.

Los residentes de Orlando volvieron a sus casas inundadas el viernes, arremangándose los pantalones para vadear el agua fangosa que cubría las calles y les llegaba a la rodilla. Amigos de Ramón Rodríguez dejaron hielo, agua embotellada y café caliente a la entrada de su subdivisión, donde 10 de las 50 casas estaban inundadas y la calle parecía un lago. No tenía electricidad ni comida en su casa, y su coche estaba cubierto por el agua.

“Hay agua por todas partes”, dijo Rodríguez. “La situación aquí es bastante mala”.

Los estudiantes de la Universidad de Florida Central que viven en un complejo de apartamentos cerca del campus de Orlando llegaron para recuperar las posesiones de sus unidades anegadas.

Deandra Smith, una estudiante de enfermería, estaba dormida cuando otros evacuaron y se quedó en su apartamento del tercer piso con su perro. Otros estudiantes le ayudaron a llegar a tierra firme el viernes empujándola a través del aparcamiento inundado en un pontón. No estaba segura de si debía volver a casa de sus padres en el sur de Florida o buscar un refugio para poder seguir asistiendo a las clases. “Todavía estoy tratando de dilucidarlo”, dijo.

Horas después de debilitarse a tormenta tropical mientras cruzaba la península de Florida, Ian recuperó fuerza el jueves por la noche sobre el Atlántico. Tocó tierra en Carolina del Sur con vientos máximos sostenidos de 140 km/h (85 mph). Cuando tocó la costa de Florida el miércoles, era un poderoso huracán de categoría 4 con vientos de 240 km/h (150 mph).

FUENTE: Con información de AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

DESCARGÁ LA APP

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar