jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

MIAMI.- El aspirante demócrata a la candidatura presidencial Joe Biden no parece tenerla fácil y lo sabe. Aun siendo el candidato con mejor puntuación, el exvicepresidente apela a la cordura dentro de las filas del Partido Demócrata y propone un consenso de ideas, donde prime la mayoría y no un lado o el otro.

Al menos eso fue lo que Biden manifestó durante la entrevista que otorgó a la televisora CNN, en la que insinuó que la propuesta de Medicare for All es una locura y planteó que cuenta “con un plan real” que mejoraría, sin mencionar su nombre, el ya célebre Obamacare.

Te puede interesar

No obstante, varios candidatos demócratas no creen que Medicare for All sea una locura. Quienes lo proponen argumentan que el programa de cuidado de salud no debería ser limitado a personas de 65 años o más.

Hay legisladores, como los senadores demócrata Bernie Sanders y Elizabeth Warren, que abogan por Medicare para todos los ciudadanos y residentes permanentes en el país, mientras la senadora Debbie Stabenow propone al menos mejorar la edad autorizada a 50 o 55 años.

Quienes apuestan por Medicare para todos consideran que el cuidado de salud es un derecho humano y muchos de los que los apoyan creen que expandir la cobertura de Medicare puede ayudar a disminuir el coste de la red de salud del país.

Biden reconoció la existencia de un ala más radical dentro de la agrupación política, la llamó “extrema izquierda” y reconoció que la gran mayoría del partido es simplemente “centro izquierda”, eso que muchos llaman socialdemócrata en otras geografías.

Y para respaldar su argumento, Biden planteó que la joven congresista Alexandria Ocasio-Cortéz, que irrumpió en Washington con una clara agenda progresista, no representa a los demócratas que podrían ganar una elección general.

“Es una mujer brillante que ganó una elección. Pero en elecciones generales, ¿quién gana? Ganan los demócratas de la corriente principal, el llamado “mainstream”.

Pero ahí no paran las desavenencias de Biden con el ala más liberal de su partido. El exvicepresidente dice que no cree en ciertas propuestas que otros candidatos demócratas plantean, como educación superior completamente gratis y la cancelación de toda deuda de préstamos estudiantiles.

Biden también se mostró en desacuerdo con la despenalización del cruce de frontera sin documentación, que planteó el aspirante demócrata a la nominación Julian Castro para detener la separación de las familias que sucede estos días.

“No, no estoy de acuerdo con eso”, respondió cuando le preguntaron si concordaba con el plan.

“Creo que la gente debería tener que hacer cola, pero si la gente viene porque realmente está buscando asilo, debería tener la oportunidad de presentar y defender su caso”, alegó.

La tarea de Biden ahora es convencer a los demócratas de que su proyecto político tiene más posibilidades de derrotar al presidente Donald Trump en 2020.

Y aunque aún es muy temprano para hablar de compañero o compañera de papeleta, muchos demócratas creen que es mejor tener una mujer como posible vicepresidenta.

"Creo que sería genial tener una vicepresidenta, y si no gano las primarias, sería genial tener una presidenta”, puntualizó.

Biden no quiso decir si se inclinaría por la senadora Elizabeth Warren, que apuesta por Medicare para todos, o por la también senadora Kamala Harris, que pide la legalización de la marihuana.

Es muy temprano. “Ni siquiera tengo la nominación”, alegó Biden.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas