Por primera vez en la era moderna aumenta la modalidad de los jóvenes entre 18 a 34 años que priorizan vivir con sus padres en Estados Unidos en declive al acoplamiento romántico de la vida adulta, principalmente por los cambios demográficos, el nivel educativo y el empleo. Está cambiando el estilo de vida de los adultos, y un análisis de Pew Research Center sobre los datos del Censo Nacional pone en relieve las implicaciones de este nuevo comportamiento.

Aunque la cuota global de los adultos jóvenes que vivían con sus padres no estaba en un nivel récord en 2014 -alcanzó su punto máximo en 1940, cuando 35% de los jóvenes vivían con ellos frente a 32% en 2014-, lo que ha cambiado más significativamente es la adopción de diferentes formas de vida en la edad adulta temprana, como el declive del establecimiento de una vida en pareja.

Te puede interesar

Desde 2014, por primera vez en más de 130 años, se hizo más probable que los adultos entre 18 y 34 años estuvieran viviendo en casa de sus padres que con su pareja en su propia casa.

La proporción de jóvenes de 25 a 29 años que viven en casa de sus padres ha aumentado bruscamente pasó de 18% en 2006 al 25% en 2014, ubicándose entre los niveles más altos de la historia. Mientras que entre aquellos que tienen entre 30 y 34 años aumentó de 9% en 2006 a 13% en 2014, dichos datos sugieren que ese comportamiento en ascenso seguirá creciendo entre los jóvenes con estos rangos de edad (25 a 34 años) en los próximos años.

Existen diversos factores que contribuyen al aumento en la proporción de jóvenes adultos que viven con sus padres: el aplazamiento del matrimonio (la edad media del primer matrimonio ha aumentado desde hace décadas). Además, uno de cada cuatro de los jóvenes adultos jóvenes de hoy no pueden casarse. La proporción global de los adultos jóvenes, casados o que viven en pareja de hecho ha disminuido sustancialmente desde 1990.

El empleo y los salarios han contribuido a la creciente proporción de adultos jóvenes que están viviendo en la casa de sus padres. Los jóvenes empleados son mucho menos propensos a vivir en el hogar que aquellos sin trabajo, y el empleo entre los jóvenes se ha reducido significativamente en las últimas décadas. La proporción de hombres jóvenes con empleos (84%) alcanzó su punto máximo en 1960. En 2014, se emplearon sólo 71% de los hombres entre 18 y 34 años de edad.

Lo mismo ocurre con las ganancias, los salarios de los hombres jóvenes han tenido una trayectoria descendente desde 1970 y se redujo significativamente entre 2000 y 2010. Como los salarios han caído, la proporción de hombres jóvenes que viven en el hogar de sus padres ha aumentado.

El género, la raza y la educación como factores de diferenciación

El género también es un factor clave. Los hombres jóvenes son más propensos a vivir con un padre que vivir con su cónyuge o pareja, no ocurre lo mismo con las mujeres.

Los factores económicos explican por qué menos mujeres adultas son cada vez más propensas a vivir en su casa. Son ellas quienes han tenido un éxito creciente en el mercado de trabajo remunerado desde 1960 y por lo tanto cada vez más se podría esperar ser capaz de permitirse una forma independiente de sus padres.

Para los hombres entre 18 y 34, que viven en casa con sus padres ha sido la opción de vivienda dominante desde 2009. En 2014, 28% vivían con un cónyuge o pareja en su propia casa, mientras que 5% vivían en la casa de sus padres. En el caso de las mujeres son más proclives a vivir con su cónyuge o pareja en 35% de los casos, mientras que priorizan en 29% de las veces vivir con sus padres.

En 2014, 16% de las mujeres jóvenes frente a 13% de los hombres jóvenes vivían en un hogar sin cónyuge o pareja. Esto se debe principalmente, según el análisis de Pew Research Center, a que las mujeres son más propensas a ser madres solteras que viven con sus hijos.

Pero más allá del género, la organización de la vida de los jóvenes adultos difiere considerablemente por la educación y el origen racial o étnico, todos están relacionados factores económicos. Para los jóvenes que no tienen un título de licenciatura, se hizo más frecuente desde 2008 vivir con sus padres, priorizándolo frente a compartir una vivienda con su pareja. Para 2014, 36% de personas de 18 a 34 años que no habían completado una licenciatura vivían con sus padres mientras que 27% vivía con su cónyuge. Entre los graduados universitarios, 46% estaba casado o vivía en pareja, y sólo 19% vivían con sus padres.

Aunque el comportamiento de todos los jóvenes muestra un alza en la permanencia en la casa de sus padres, varía sustancialmente por grupos raciales o étnicos. Esta situación ocurre en 30% de los blancos, pero surge un récord entre los negros e hispanos con 36% de los casos.

Casi 50% de los jóvenes blancos sin diploma de la escuela y 17% de ellos sin grado de la universidad tenían ese comportamiento, mientras que en el caso de los hispanos ocurre una diferencia significativa, aquellos sin diploma representan solo 29%, una tasa relativamente baja, frente a 29% de aquellos que se han graduado en la universidad.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 40.77%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 32.33%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 26.89%
13315 votos

Las Más Leídas