MIAMI.- Líderes judíos del sur de la Florida predicaron hoy "paz y bondad" y pidieron "unidad" ante sus congregaciones religiosas, un días después de que un hombre armado mató a 11 personas en una sinagoga en Pittsburgh, Pensilvania, según recogen medios locales.

En Miami Beach, donde vive un gran número de judíos, el rabino Marc Philippe dijo a los fieles en el Templo Emanu-El que "cuando algo le sucede a un individuo en la comunidad judía, afecta a toda su comunidad" e instó a practicar siempre "la bondad" y recordar a los fallecidos en Pittsburgh.

En Plantation, al norte de Miami, un grupo de apoyo a las víctimas se reunió esta mañana también para hablar del asesinato, que hoy la Fiscalía enfocó como un crimen de odio y que dejó además seis heridos, entre ellos varios agentes policiales.

"Lo que escuché de tanta gente es que solo necesitaban estar con los demás", dijo a Local 10 News el rabino Andrew Jacobs, de la sinagoga Ramat Shalom.

Jacobs sostuvo que sentía la necesidad de discutir el tiroteo del sábado. Alrededor de dos docenas de personas asistieron al servicio especial, donde Jacobs transmitió un mensaje de fortaleza "en tiempos difíciles".

"Lo mejor que podemos hacer, sin importar la edad que tengamos, es ir viviendo nuestras vidas con orgullo como judíos, y la esencia de eso es conectarse con la comunidad", dijo Jacobs.

Por otra parte, el rabino Jonathan Berkun, del Centro Judío Aventura Turnberry (noreste del condado Miami-Dade) escribió en su blog sobre su conexión con la sinagoga atacada de Pittsburgh, Árbol de la vida.

"Durante los últimos 35 años, mi padre el rabino Alvin K. Berkun, ha asistido a todos los servicios matutinos de Shabat en Árbol de la Vida, o en la Congregación L'Simcha, en Pittsburgh. Durante 23 años fue el rabino de la congregación", afirmó Berkun.

"Árbol de la vida fue mi segundo hogar, la comunidad en la que crecí (...)", matizó.

Berkun dijo que recientemente había recibido a dos de las víctimas en su sinagoga de la localidad de Aventura.

"El odio y el racismo están bien vivos en este país. La pregunta es ¿qué vamos a hacer al respecto?", cuestionó Berkun.

El rabino de Aventura instó a las personas a ser más activas políticamente para combatir la retórica odiosa, y alentó a los judíos a asistir a los servicios religiosos para demostrar que no pueden ser intimidados.

El sábado por la mañana, Rob Bowers, de 47 años de edad y vecino de Pittsburg, entró en la sinagoga de la Congregación del Árbol de la Vida armado con un fusil semiautomático AR-15 y tres pistolas Glock 57, y comenzó a disparar de manera indiscriminada contra los parroquianos al tiempo que gritaba: "todos los judíos deben morir".

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas