Por JORGE LUIS LOPEZ
Abogado y analista republicano

Gracias a que la administración del presidente Trump prioriza el bienestar de las comunidades hispanas en todo el país, los hispanoamericanos están prosperando bajo su liderazgo.

Las políticas del Presidente han hecho crecer la economía estadounidense, con una disminución del desempleo a un mínimo histórico del 4,5 por ciento para los hispanos. Al mismo tiempo, los salarios están aumentando, el producto interno bruto está creciendo y el mercado laboral es más fuerte que nunca.

En adicción a esto se ha creado un mercado excepcional que rompe récords, los recortes de impuestos republicanos están ayudando a la clase media, mientras se reducen las regulaciones aniquiladoras de empleos. Esto está ayudando a los hispanos de todo el país a abrir sus propios negocios y contribuir con miles de millones de dólares a la economía estadounidense. Los negocios de propiedad hispana han crecido 15 veces más rápido que el promedio nacional y, según la Administración de Pequeños Negocios de los Estados Unidos, los dueños de negocios hispanos son responsables de $62.5 mil millones de los ingresos comerciales anuales de los Estados Unidos.

Las mujeres hispanas están logrando un gran éxito económico con el 44 por ciento de todos los negocios de propiedad hispana, además de uno de cada siete negocios en general. Con más de 6 millones de personas que reciben bonificaciones, aumentos salariales y beneficios de cientos de empresas, los empresarios y trabajadores se benefician de los recortes de impuestos. Gracias al presidente Trump, los estadounidenses que trabajan duro ahora tienen un código impositivo más simple y justo que pone más dinero en sus bolsillos y alienta a los empleadores a hacer crecer sus negocios y crear empleos.

Mientras tanto, la política exterior de la administración Trump aboga por los derechos humanos y la democracia en Latinoamérica. El gobierno ha impuesto varias rondas de sanciones al régimen de Maduro en Venezuela por socavar la democracia, el derecho de estado y violar los derechos de los ciudadanos venezolanos. Durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Trump y el vicepresidente Mike Pence reiteraron su compromiso con la defensa de los derechos humanos en Venezuela y lo continúan haciendo a diario.

El presidente Trump ha reprobado y sancionado la dictadura cubana y apoya firmemente al pueblo cubano en lugar de a un régimen opresivo. También sancionó a los violadores de derechos humanos en el régimen de Ortega en Nicaragua, cuya corrupción causó las muertes y lesiones de innumerables manifestantes antigubernamentales. Las comunidades hispanas están agradecidas de que el presidente Trump lucha por la libertad y las oportunidades tanto dentro como fuera del país.

Las comunidades hispanas son diversas, al igual que sus prioridades como por ejemplo: el ser dueños de sus propios negocios, criar a sus familias con una economía estable, recibir mejores salarios y apoyar políticas que defiendan los derechos humanos. La administración Trump continúa capacitando a los hispanos al defender estos intereses compartidos y al fortalecer nuestra economía. Con la ayuda del presidente Trump, los hispanos crearemos un futuro próspero.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas