Un ginecólogo estadounidense confesó haber violado la ley de Texas al practicarle un aborto a una mujer de más de seis semanas de gestación, exponiéndose a un juicio que podría permitir revisar la constitucionalidad de este texto por un tribunal.

En una columna publicada por el diario The Washington Post, Alan Braid explica haber practicado un aborto el 6 de septiembre a una mujer que "estaba más allá del nuevo límite establecido por el estado conservador" en el sur de Estados Unidos.

Te puede interesar

El médico, que cuenta con 45 años de experiencia profesional, sostiene que actuó de acuerdo con su "obligación de cuidar" a su paciente, y por respeto a "su derecho fundamental" a ser atendida.

"Era muy consciente de que podría haber consecuencias legales, pero quería asegurarme de que Texas no se saliera con la suya en su intento de evitar que se revise esta ley descaradamente inconstitucional", explicó.

La nueva norma, que entró en vigor el 1 de septiembre, prohíbe el aborto, incluso en casos de violación o incesto, una vez que se detectan los latidos del corazón del embrión, es decir, alrededor de las seis semanas de embarazo.

La ley estatal contradice la jurisprudencia de la Corte Suprema de Estados Unidos, que reconoció en 1973 el derecho de la mujer a abortar mientras el feto no sea viable, es decir alrededor de las 22 semanas de gestación.

Pero el máximo tribunal del país se negó por un margen de 5-4 votos a bloquear la entrada en vigor de la ley de Texas, citando "nuevas cuestiones de procedimiento".

En efecto, la norma texana incluye una disposición inédita: encomienda la vigilancia de su aplicación "exclusivamente" a los ciudadanos, llamados a presentar una denuncia contra toda persona sospechosa de haber ayudado a una mujer a abortar después de seis semanas de embarazo.

Esta disposición legal ha dificultado hasta ahora la intervención de los tribunales federales. Normalmente, los defensores del derecho al aborto demandan a los fiscales encargados de hacer cumplir la ley, pero en el caso de Texas no tienen a nadie a quien citar mientras no se haya presentado una denuncia.

La confesión del doctor Braid debería permitir salir de este callejón sin salida. Si lo demandan, puede impugnar la legalidad de la ley y un tribunal deberá decidir.

En paralelo, otra vía legal ha sido abierta por el gobierno del presidente demócrata Joe Biden, que ha presentado una denuncia directamente contra el estado de Texas por violación de la Constitución.

Y la Corte Suprema anunció el lunes que daría lugar a una impugnación el 1 de diciembre a una ley de Misisipi que prohíbe casi todos los abortos después de la semana 15 de embarazo.

El tribunal falló sobre la ley de Texas sin llegar a escuchar argumentos orales, y el de Misisipi será el primer caso de aborto que debatirá desde que el expresidente Donald Trump nombró a tres jueces para el panel de nueve magistrados, dando a los conservadores una mayoría de 6-3.

FUENTE: AFP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42.01%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.37%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.62%
53838 votos

Las Más Leídas