WASHINGTON.- La primera dama estadounidense, Melania Trump, y su predecesora Laura Bush se sumaron al coro de críticas a la política de la Administración Trump de separar a padres e hijos que han entrado ilegalmente en Estados Unidos.

La política de "tolerancia cero", que pretende disuadir a los migrantes ilegales de entrar en Estados Unidos, ha conducido a que unos 2.000 niños hayan sido separados de sus padres en los últimos seis meses, según los informes.

"La señora Trump odia ver a los niños separados de sus familias y espera que las dos partes [en el Congreso] puedan finalmente ponerse de acuerdo para lograr una reforma migratoria exitosa", dijo a CNN su directora de comunicación, Stephanie Grisham. "Ella cree que debemos ser un país que sigue todas las leyes, pero también un país que gobierna con corazón", añadió.

En una columna publicada en el periódico "The Washington Post", Laura Bush, esposa del ex presidente George W. Bush, calificó la política de "cruel" e "inmoral". "Nuestro Gobierno no debería estar en el negocio de depositar niños en almacenes reconvertidos o hacer planes para colocarlos en tiendas de campaña provisionales en el desierto a las afueras de El Paso", escribió.

"Estas imágenes son una evocación siniestra de los campamentos de internamiento estadounidenses para japoneses en la Segunda Guerra Mundial, que actualmente están considerados uno de los episodios más vergonzosos de la historia de Estados Unidos", continúa el texto.

La declaración de Melania se hace eco de las palabras de su marido, el presidente Donald Trump, quien culpa a los demócratas de esta política pese a que no se hizo efectiva hasta una orden tomada bajo su mandato.

"Los demócratas deberían unirse con sus homólogos republicanos y resolver los asuntos en materia de la seguridad fronteriza", tuiteó el presidente a las pocas horas de la declaración de su esposa.

La política de detención y persecución penal de todos los migrantes ilegales, incluso de aquellos que tenían previsto pedir asilo, fue anunciada en abril por el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sesssions.

Los niños no pueden ser enviados a las mismas instalaciones de detención que sus padres porque no se les acusa de un delito, y por ello han sido alojados con familias de acogida o trasladados a centros distintos, que según los informes incluyen un edificio de Walmart reconvertido.

El domingo a última hora, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, defendió la política en una serie de tuits y acusó a los medios de comunicación de desinformación. "No tenemos una política de separar familias en la frontera. Punto."

Embed

Los legisladores se apresuraron a rechazar sus argumentos. "Esto no es cierto. Acabo de reunirme con agentes en el Centro de Procesamiento de la Patrulla Fronteriza en McAllen, Texas, que me contaron que 1.147 niños han sido separados de sus padres en sus instalaciones", escribió en Twitter el congresista demócrata David Cicilline.

Esta semana los congresistas votarán sobre dos medidas migratorias: un proyecto de ley presentado por el ala más conservadora de los republicanos y una propuesta más moderada apoyada por los líderes del partido.

Por su parte, el gobernador de Arizona, Doug Ducey, dijo que hay "mejores formas" de tratar el problema migratorio que separar a las familias inmigrantes en la frontera, algo que le "rompe el corazón", según dijo a Efe.

"Siempre he apoyado una mayor seguridad en la frontera, quiero ver una frontera segura, pero no quiero ver a niños siendo separados de sus padres. Mi corazón se rompe por estas familias", dijo el gobernador al finalizar una convención de la Comisión Arizona-México el viernes en Tucson.

El republicano aclaró a renglón seguido que se tiene que tomar en cuenta la responsabilidad que también tienen los padres al llegar a la frontera y cruzar de manera ilegal con un niño y por ello les pidió que sepan de antemano el riesgo que enfrentan al quebrantar las leyes migratorias.

"La separación de los padres de sus hijos no es lo ideal, dijo, al tiempo que invocó "reorganizar" las prioridades".

De acuerdo a cifras dadas a conocer el viernes por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), entre el 19 de abril y el 31 de mayo, un total de 1.995 niños fueron separados de sus padres en la frontera sur como resultado de la política "tolerancia cero" con la inmigración ilegal implementada por la Administración de Donald Trump.

En otros temas, Ducey dijo apoyar la renovación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre EEUU, Canadá y México y estar en contra de la imposición de nuevas tarifas arancelarias con sus vecinos.

A finales de mayo, EEUU anunció un incremento del 25% en impuestos al acero y del 10% al aluminio para México, Canadá y la Unión Europea.

FUENTE: Con información de agencias

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas