martes 16  de  abril 2024
POLÍTICA

Nueva acusación a Trump y el manejo de influencias de Hunter Biden

La nueva acusación contra Trump genera suspicacia porque surge un día después del testimonio del exsocio de Hunter Biden ante un comité de la Cámara de Representantes que investiga al hijo del presidente por presunta corrupción
Por JUDITH FLORES

MIAMI — En un país dividido políticamente, dos hechos mantienen la atención de los estadounidenses. Se trata de la nueva acusación de la administración del presidente Joe Biden contra el expresidente Donald Trump, y el explosivo testimonio de Devon Archer, exsocio de Hunter Biden, hijo del mandatario, ante legisladores de la Cámara de Representantes, en una investigación sobre presunta corrupción, extorsión y tráfico de influencias, un caso que, de acuerdo con el testimonio del testigo, salpicaría al inquilino de la Casa Blanca.

Hunter Biden enfrenta una investigación por dos delitos federales por evasión de impuestos y posesión ilegal de un arma, en un caso que también apunta al Departamento de Justicia con señalamientos de promover una pesquisa viciada, con interferencias políticas, y de ir “despacio” en la investigación para que se agotaran los plazos de algunos posibles cargos, así lo testificaron dos agentes del Internal Revenue Service (IRS) Gary Shapleu y Joseph Ziegler, ante el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes.

Los dos agentes del fisco alegaron que los fiscales no siguieron los procedimientos de investigación establecidos y que funcionarios del Departamento de Justicia, el FBI y el IRS interfirieron en la investigación. Hunter Biden había llegado a un acuerdo de culpabilidad con el Departamento de Justicia por delitos menores, pero se vino abajo durante la audiencia judicial luego de que una jueza no aceptó los términos del pacto.

Y mientras Hunter Biden recibe un trato que para muchos analistas y expertos califica de “preferencial” por parte del Departamento de Justicia, algo similar sucede con el presidente Biden, en relación con el caso de los documentos clasificados, sin embargo, no sucede lo mismo con el expresidente Trump.

Cuando faltan 15 meses para las elecciones presidenciales, la nueva acusación del Departamento de Justicia que dirige Merrick Garland, señala a Trump de haber “intentado” revertir los resultados en las elecciones presidenciales de 2020, y también de los disturbios en el Capitolio el 6 de enero de 2021. Es el tercer juicio penal contra el magnate, otros dos juicios son de carácter civil, un hecho sin precedentes en la historia de Estados Unidos contra un expresidente, que el analista republicano Frank Rodríguez califica de “acoso y persecución”.

obamaMerrick Garland.jpg
El presidente Barack Obama con Merrick Garland (centro) y el vicepresidente Joe Biden, quien fue propuesto para el Tribunal Supremo. Pero fue rechazada por los republicanos.

El presidente Barack Obama con Merrick Garland (centro) y el vicepresidente Joe Biden, quien fue propuesto para el Tribunal Supremo. Pero fue rechazada por los republicanos.

El presidente del comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, James Comer, apuntó directamente al Departamento de Justicia, asegurando a través de su cuenta en Twitter que está desviando la atención de la corrupción de la familia Biden o intentando eliminar a su principal oponente político —Donald Trump— antes de las próximas elecciones.

La nueva acusación contra Trump genera suspicacias porque surgió un día después del testimonio contra los Biden. Rodríguez apunta que ese hecho no es casualidad y tiene la intención de desviar la atención de las declaraciones de Devon Archer, amigo cercano y exsocio de Hunter Biden en oscuros “negocios” con compañías extranjeras, que estarían reñidos con las leyes estadounidenses.

Los hechos ocurrieron cuando el actual presidente Joe Biden era vicepresidente de Estados Unidos durante la administración de Barack Obama, quien habría designado a Biden para hacerse responsable de la política para Ucrania en 2014.

Hunter Biden habría aprovechado el alto cargo de su padre en el país más poderoso del mundo para hacer negocios y obtener millonarios contratos para beneficio personal sin poseer las credenciales ni la experiencia para asesorar en materia energética a compañías extranjeras, lo que abre evidencia para evaluar que los “negocios” habrían estado marcados por “tráfico de influencias” a través de la figura del entonces vicepresidente.

Biden “sabía de los negocios de Hunter”

El exsocio de Hunter Biden, Devon Archer, testificó ante el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, y reveló que el presidente tenía conocimiento de los “negocios de su hijo", y que además participó en una veintena de reuniones con Hunter y los socios comerciales extranjeros de este, entre ellas, una cena en París con representantes de una empresa de energía de Francia; la reunión en Pekín, con Jonathan Li, representante de BHR Partners, una empresa estatal china; y la cena de negocios entre Hunter y Elena Baturina, viuda del exalcalde Moscú.

“Archer reconoció que el entonces vicepresidente Biden tomó un café con Jonathan Li, director ejecutivo de BHR, en Pekín. El entonces vicepresidente Biden incluso escribió una carta de recomendación para la universidad de la hija de Li”, dijo el Comité de la Cámara de Representantes a través de un comunicado, tras finalizar la declaración del testigo.

Devon Archer / AP
Devon Archer, exsocio de Hunter Biden.

Devon Archer, exsocio de Hunter Biden.

La declaración de Archer contradice lo expresado por el presidente Biden que ha afirmado en reiteradas ocasiones que “desconocía los negocios” de su hijo y que del tema nunca hablaban.

Durante el testimonio ante el comité de la Cámara Baja, Archer dijo que Hunter se integró a la junta directiva de la empresa ucraniana de gas, Burisma Holdings, porque le daba valor agregado a la compañía por tratarse del hijo del vicepresidente de Estados Unidos.

Joe Biden, la marca

Sobre el tema, el presidente del comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, James Comer, escribió en su cuenta de Twitter, que durante su testimonio Devon Archer confirmó que Joe Biden era "la marca" que su hijo vendía en todo el mundo para enriquecer a la familia Biden. “¿Qué vendían los Biden? Nada más que acceso e influencias a los más altos niveles de gobierno”, afirmó y dijo que el presidente Biden necesita ser honesto. ¿Qué más está escondiendo?”, cuestionó.

El analista político Frank Rodríguez, sostiene que el comité la investigación en el Congreso cuenta con “récords bancarios y aseguró, se sabe que han constituido compañías fantasmas fuera y dentro de Estados Unidos. Ya se sabe que al menos 10 miembros de la familia (Biden) han recibido dinero y el sol no se puede tapar con un dedo”, increpó el analista

Entre tanto, el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy dijo que Joe Biden mintió sobre su participación en los negocios corruptos de su familia. “La gran pregunta es: ¿qué más está tratando de ocultar? Los investigadores de la Cámara están llegando a la verdad sobre Biden Inc”, dijo el legislador.

Rodríguez en sus declaraciones a DIARIO LAS AMÉRICAS calificó de lamentable que la información sobre la investigación a Hunter Biden no se divulgara entre los grandes medios, y añadió que hay un trato disparejo cuando el tema es sobre Trump. “¿Cuál es el negocio de Hunter Biden?, si es venta de ropa, comida, viajes cuál es la mercancía, qué es lo que vende, y es obvia la respuesta”, dijo.

¿Extorsión y tráfico de influencias?

Tras ser designado Biden encargado de la política entre Estados Unidos y Ucrania, un par de semanas más tarde, su hijo Hunter se integró a la junta directiva de Burisma. Ese hecho, el posible fraude fiscal, la corrupción en la obtención de permisos para la producción de gas, y el posible envío de dinero a Estados Unidos fueron motivo de investigación de los organismos anticorrupción de Ucrania.

De acuerdo con reportes periodísticos, Hunter Biden sería blanco de las investigaciones por la Fiscalía en Ucrania, y en el momento que preparaban la solicitud para interrogarlo por el envío de 3,000,000 de dólares a Estados Unidos, el entonces vicepresidente Biden, viajó a Kiev y obligó al presidente ucraniano en ese momento Petró Poroshenko, a despedir al fiscal general Viktor Shokin, a cargo de la investigación, de no suceder así, no desembolsaría un préstamo por 1.000 millones de dólares que Ucrania necesitaba en ese momento para mantener la solvencia económica.

Sobre el despido del fiscal, el propio Biden habló en 2016, pero dándole una motivación diferente a su decisión, de acuerdo con un video grabado durante un evento del Consejo de Relaciones Exteriores en 2016.

“Recuerdo haber estado convenciendo a nuestro equipo de que deberíamos estar proporcionando garantías de préstamos, y fui… supongo que la vez número 12 o 13 a Kiev, para anunciar que había otros miles de millones de préstamos. Recibí una promesa de (Petró) Poroshenko (presidente de Ucrania) y (Arseni) Yatsenyuk (primer ministro de Ucrania en ese momento) de que tomarían medidas contra el fiscal general, pero no lo hicieron. Y les dije que no les daremos 1.000 millones de dólares. Ellos respondieron: "No tienes autoridad, no eres el presidente, el presidente lo ha prometido". Les respondí: “Llámalo. Te dije que no recibirás 1.000 millones de dólares". Les dije que me iba en 6 horas, y que, si para ese momento no despedían al fiscal, no recibirían el dinero. Y bueno, hijo de puta, lo despidieron", contó Biden sobre ese hecho, en un testimonio recogido en video.

El relato del mandatario provocó risas entre los asistentes, como se aprecia en la cinta de video, disponible en la publicación de este artículo en www.diariolasamericas.com

Embed

Juicio político a Trump

Tras el despido del fiscal general, la investigación sobre Burisma fue cerrada.

Para Rodríguez, Biden habría violado la ley al presionar a Ucrania para destituir a un fiscal y evitar una investigación sobre presunta corrupción al amenazar que Estados Unidos “no daría el préstamo, que es dinero de los contribuyentes”.

El analista dijo que entre las evidencias están los récords bancarios, y el video en el que el entonces vicepresidente está en Ucrania, haciendo la extorsión en torno al préstamo. “Biden era una especie de ‘super embajador’, no queda la menor duda de que está implicado”, apuntó Rodríguez.

Para Rodríguez, si fuese Trump el que habría dado el plazo de 6 horas para destituir al fiscal, el escenario sería distinto.

De hecho, Trump se enfrentó a un juicio político por solicitar a su par ucraniano Volodimir Zelenski indagar sobre la presión que el ahora presidente Biden habría ejercido contra las autoridades ucranianas para frenar una investigación en contra de Burisma y Hunter Biden. Instó a Zelenski a trabajar junto al fiscal general de Estados Unidos en ese entonces, William Barr y con el abogado Rudy Giuliani para la investigación.

Ese hecho, solicitar la investigación sobre la presunta extorsión del entonces vicepresidente Biden, en Ucrania, fue uno de los motivos que propició uno de los dos juicios políticos a los que se enfrentó Trump para destituirlo de su cargo como presidente de Estados Unidos. Trump fue acusado de abuso de poder por los demócratas para obtener un supuesto beneficio político personal.

Juicio político a Biden

“Existen los motivos para hacer la acusación”, afirmó Rodríguez, argumentando que procede en vista de todas evidencias que han salido a la luz pública. “Desde luego los demócratas en el Senado no lo van a permitir y creo que a manera de denuncia corresponde muy bien que se pongan todos los puntos sobre la mesa y que los ciudadanos sepan que si van a votar de nuevo por este presidente (Biden, candidato demócrata para la reelección) conozcan en detalle todas las infracciones que ha cometido”.

Rodríguez sostiene que ahora el panorama se invierte ante el posible juicio político contra Biden.

“Los republicanos tenían mayoría en el Senado y por ahí no iba a pasar y ahora se invierte la situación, ahora es la Cámara de Representantes que tienen mayoría los republicanos.

“Sí procede el juicio a Biden”, afirmó. “La Constitución establece que cuando el presidente no ha actuado bien. Esa es la herramienta de la que se dispone”, acotó.

El panorama para Trump se hace cada vez más difícil debido a las acusaciones en medio de la campaña presidencial. Pero conforme las crecientes investigaciones penales amenazan las ambiciones políticas, el expresidente Trump ha sido capaz de resistir indemne y con una alentadora tendencia, sigue obteniendo resultados muy favorables en las encuestas.

Mientras tanto, en medio de los dos procesos que sacuden a Estados Unidos, los ciudadanos tienen la percepción de que la justicia está siendo empleada como herramienta contra adversarios políticos. El trato diferenciado contra el expresidente Trump constituye una evidencia de esa opinión.

@FloresJudith7
[email protected]

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar