WASHINGTON .- Nuevos interrogantes rodean las primarias demócratas mientras diez aspirantes a la nominación presidencial se aprestan a participar en otro debate, ahora sin un claro favorito.

Te puede interesar

Arrecia la batalla por el voto de los afroamericanos y aumenta el temor de que la investigación con miras a un juicio político de Donald Trump pueda resultar una distracción que opaca las primarias.

Todos estos temas figurarán este miércoles por la noche, cuando los diez principales aspirantes a la nominación debatan en Atlanta a solo 75 días de la primera votación de las primarias.

Los principales interrogantes de cara al debate:

¿Quién es el favorito?

Consultas en los primeros estados donde habrá votaciones han complicado el panorama. Joe Biden sigue encabezando las encuestas, pero también aparecen primeros en algunas Elizabeth Warren, Pete Buttigieg y Bernie Sanders. Habrá que ver quién ocupa el centro del escenario, un lugar reservado habitualmente para el favorito de las encuestas. Warren ha sido hostigada durante semanas a la luz de sus avances en las consultas. ¿Seguirá en la mira, o la creciente figura de Buttigieg acaparará las críticas? O tal vez Biden siga siendo el más cuestionado ahora que su candidatura parece debilitarse.

¿Qué peso tendrá Obama?

El expresidente Barack Obama, el demócrata más popular del país, irrumpió en el proceso advirtiendo a los candidatos que no se corran demasiado hacia la izquierda. Sus comentarios parecen una crítica velada a Warren y Sanders y podrían dar impulso a moderados como Buttigieg, Biden o Amy Klobuchar. Al mismo tiempo, los comentarios de Obama son un recordatorio de la importancia del voto de los afroamericanos en las primarias demócratas. Es bien sabido que solo Biden tiene arrastre entre ellos por ahora. La raza y Obama podrían ser fundamentales en esta contienda.

El juicio político

Todos están a favor de un juicio político a Trump y cinco de los diez participantes en el debate son senadores que decidirán la suerte del presidente en la cámara alta si la Cámara de Representantes decide que hay que llevarlo a juicio, como se espera. Es un tema complicado. Algunos senadores temen que un juicio conspire contra sus posibilidades de captar votos el año que viene. A otros les alarma la posibilidad de que el impeachment perjudique a candidatos vulnerables en las elecciones.

¿Despotricarán contra los ricos?

Nunca hubo tantas críticas a los ricos en una primaria presidencial. Habrá un magnate en el escenario y es posible que pronto se sume otro, y no extrañaría que sigan siendo acosados. Tom Steyer ha pasado mayormente inadvertido, pero Michael Bloomberg está haciendo muchas olas aun cuando todavía no ha declarado formalmente su candidatura. Steyer estará en el escenario y es previsible que se hable mucho de Bloomberg, de los ricos y del papel del dinero en la política.

¿Alguien defenderá el establishment?

Biden sigue siendo el favorito del establishment demócrata, pero no genera demasiado entusiasmo y esto podría abrir las puertas para que otros candidatos pragmáticos traten de desplazarlo. Esa es una de las razones por las que el exgobernador de Massachusetts Deval Patrick y Bloomberg se están lanzando a la palestra. Buttigieg hizo grandes progresos en sus esfuerzos por ser visto como la alternativa moderada en el último debate, pero persisten las dudas sobre las posibilidades de un alcalde de una ciudad pequeña, de 37 años, de llegar a la presidencia. Es posible que se abra un resquicio para que Kamala Harris, Klobuchar o Steyer ganen terreno en la contienda.

Salud: ¿Tiene un plan realmente?

El tema dominante de los debates previos ha sido el de los planes de cobertura médica y seguramente volverán a insistir en esto. Y nadie tiene más en juego en este aspecto que Warren, quien no dio respuestas convincentes en el último debate cuando se le preguntó por los costos de un plan de salud universal. Dado que se presenta como una candidata con planes específicos para todo, no puede darse el lujo de trastabillar de nuevo en lo que se refiere a la salud. Es de esperar que en este debate presente propuestas más concretas.

¿Podrán sobrevivir?

Cory Booker, Tulsi Gabbard, Andrew Yang y Steyer se juegan la vida. Son los únicos que todavía no se clasificaron para el debate de diciembre. No tendrán tantas oportunidades de hacer uso de la palabra y deberán aprovechar al máximo las pocas que se les presentan.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la decisión de Trump de imponer aranceles al aluminio y al acero provenientes de Brasil y Argentina?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas