SAN JUAN.- El gobernador de Puerto Rico Ricardo Rosselló renunció el viernes tal como lo había prometido, lo que allanó el camino para que el veterano político Pedro Pierluisi juramentara como su sucesor, una medida que arrojó a la isla a un periodo de incertidumbre política.

Rosselló había prometido renunciar en respuesta a protestas populares contra la mala gestión gubernamental y por una serie de chats filtrados en los que él y sus asesores denigraban a puertorriqueños. Debido a problemas con la elegibilidad de los miembros del gobierno de Rosselló que estaban en la línea de sucesión constitucional, no estaba claro quién sería gobernador sino hasta el último minuto.

Te puede interesar

Pierluisi fue nombrado esta semana secretario de Estado, el cargo que ocupa el primer sitio en la línea para suplir al gobernador, cuando la legislatura estaba en receso.

En un anuncio enviado por correo electrónico desde su oficina, Rosselló dijo que Pierluisi sería juramentado para completar su mandato. Rindió juramento ante una jueza a las 5 de la tarde, la hora que Rosselló había estipulado para su renuncia.

La Cámara de Representantes puertorriqueña confirmó a Pierluisi como secretario de Estado el viernes, pero el Senado no ha votado sobre su nominación. Rosselló dijo que no se necesitaba la confirmación de ambas cámaras para un nombramiento durante receso legislativo, una afirmación que parece dar pie a impugnaciones legales.

Dos horas después de la juramentación, Pierluisi se presentó en la residencia oficial del gobernador para hablar con la prensa, y dijo que prometía fungir como gobernador hasta el miércoles, cuando el Senado tiene programada una audiencia sobre su nominación. Si el Senado vota no, Pierluisi afirmó que renunciará y entregará el gobierno a la secretaria de Justicia, la siguiente en la línea de sucesión estipulada en la Constitución.

Dependiendo de la decisión que tome el Senado, la permanencia de Pierluisi en el cargo “podría ser muy breve”, afirmó. No tiene planes de mudarse a la mansión del gobernador sino hasta después de la votación. También dijo que evitaría efectuar cualquier cambio importante y se concentraría en reunirse con altos funcionarios del gobierno.

No se ha sabido más de Rosselló.

Sustituto rossello.jpeg
Pedro Pierluisi, exrepresentante de la isla en el Congreso de Estados Unidos.
Pedro Pierluisi, exrepresentante de la isla en el Congreso de Estados Unidos.

La incertidumbre política de los últimos días generó el riesgo de caos y sembró amargura y pesimismo entre los puertorriqueños sobre el destino de su isla, la cual ha sido azotada durante años por la bancarrota y por el huracán María en 2017, uno de los peores desastres naturales en la historia de Estados Unidos.

Hace sólo unos días había júbilo por el éxito del movimiento popular para obligar a Rosselló a dejar el puesto. Sin embargo, el viernes los puertorriqueños lamentaban el caos que los dejó sin saber quién será su próximo gobernador.

“El pueblo está disgustado con el gobierno en general, no solamente con Ricardo Rosselló, sino también con todo el gobierno”, afirmó Janeline Ávila, de 24 años, graduada recientemente en biotecnología.

El presidente del Senado Thomas Rivera Schatz, miembro del partido de Rosselló y de quien se piensa podría ser gobernador en el futuro, criticó a Rosselló por haber nombrado a Pierluisi y pareció insinuar que combatirá el plan de sucesión.

“Nunca se arrepintió de nada”, dijo Rivera sobre Rosselló. “No respetó el reclamo del pueblo. De hecho, se burló, utilizando nuevos cómplices”.

Dijo también que prevalecerán el orden y la moral: “Nadie debe perder la fe”.

pedro-pierluisi-secretario-estado-puerto-rico-08022019-ap.jpg
Pedro Pierluisi, confirmado como secretario de Estado de Puerto Rico, en una imagen del el 1ro de agosto de 2019.

Pedro Pierluisi, confirmado como secretario de Estado de Puerto Rico, en una imagen del el 1ro de agosto de 2019.

Cientos de manifestantes marcharon hasta la residencia del gobernador, La Fortaleza, golpeando cacerolas y tambores, y entonando el himno nacional. Los inconformes no habían sido muy críticos de Pierluisi antes del viernes, pero expresaron su disgusto con el proceso de sucesión y los vínculos de Pierluisi con la junta federal de control que ha promovido recortes al gasto público de la isla.

Bryan Carhu Castro Vega, un estudiante universitario de 21 años, dijo estar decepcionado.

“Yo pienso que sí ha sido evidente que el set up constitucional que tenemos no está funcionando para el pueblo, y si el mismo pueblo lo constituyó, el mismo pueblo lo puede cambiar”, afirmó. “Porque evidentemente ninguna de las opciones es lo que el pueblo eligió, ni lo que el pueblo quiere, ni lo que el pueblo se merece”.

Rosa Cifrián, una profesora de enfermería de 47 años, dijo que Pierluisi no será un buen gobernador “para el pueblo”.

Él “va a seguir promoviendo políticas de austeridad, los recortes, todo en función de lo que la junta dicta”, denunció.

La Cámara de Representantes de Puerto Rico confirmó a Pierluisi como secretario de Estado con 26 votos a favor, 21 en contra y una abstención.

En una enmienda constitucional se afirma que todos los que estén en línea para convertirse en gobernador tienen que ser confirmados por la Cámara de Representantes y el Senado, exceptuando al secretario de Estado.

Carlos Ramos, profesor de derecho constitucional, y otros expertos en leyes cuestionaron la validez de esa enmienda y creen que la cámara baja y el Senado deben confirmar a Pierluisi porque la enmienda contradice la intención de la Constitución y su declaración de motivos.

Algunos legisladores y Pierluisi mismo expresaron su preocupación de que la continua incertidumbre política dañe los esfuerzos de Puerto Rico por obtener fondos federales para recuperarse del huracán y enfrentar la crisis económica.

Varios legisladores han acusado a Pierluisi de tener un conflicto de interés porque trabajó para una firma de abogados que representa a la junta federal de control, un organismo que ha chocado repetidas veces con funcionarios locales en torno a sus exigencias de que se apliquen medidas de austeridad.

El Congreso federal creó la junta para que supervise la reestructuración de más de 70.000 millones de dólares en deuda pública después de que Puerto Rico declaró una especie de bancarrota.

Pierluisi les dijo a los legisladores que se opone a varias medidas de austeridad exigidas por la junta, incluyendo el despido de empleados públicos y la eliminación de un bono navideño.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas