miércoles 14  de  febrero 2024
FLORIDA

Presentan cargos en Miami a exembajador de EEUU por espiar para Cuba

Los cargos fueron presentados en una Corte en Miami. Documentos judiciales revelan que Manuel Rocha incurrió el “actividad clandestina” a favor de Cuba

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

MIAMI — Un exdiplomático estadounidense que fungió como embajador de Estados Unidos en Bolivia fue acusado formalmente de servir como agente secreto para los servicios de inteligencia cubanos durante décadas, informó el lunes el Departamento de Justicia.

Documentos judiciales recién revelados alegan que Manuel Rocha, nacido en Colombia, incurrió el “actividad clandestina” a favor de Cuba desde por lo menos 1981, incluyendo al reunirse con agentes de la inteligencia cubana y al entregar información falsa a funcionarios del gobierno estadounidense sobre sus viajes y contactos.

La denuncia, presentada en un tribunal federal en Miami, acusa a Rocha de delitos como actuar ilegalmente como agente de un gobierno extranjero. El caso ofrece un vistazo de lo que según funcionarios estadounidenses son los persistentes intentos de Cuba y de sus sofisticados servicios de inteligencia por reclutar a funcionarios del gobierno.

“Esta acción expone una de las infiltraciones de mayor alcance y más duraderas en el gobierno de Estados Unidos por parte de un agente extranjero”, dijo el fiscal general Merrick Garland en un comunicado. “Traicionar esa confianza prometiendo falsa lealtad a Estados Unidos mientras se sirve a una potencia extranjera es un delito que será castigado con toda la fuerza del Departamento de Justicia”.

Vínculos ilegales con el régimen de La Habana

Rocha, de 73 años, fue arrestado en su vivienda el viernes. Lloró cuando estaba sentado esposado durante su primera comparecencia ante el tribunal el lunes y se ordenó su detención en espera de una audiencia de fianza el miércoles. Su abogado se negó a hacer comentarios.

En su carrera diplomática de dos décadas fue embajador en Bolivia, Argentina y en la Sección de Intereses Estadounidenses en La Habana a mediados de la década de 1990. El Departamento de Justicia no reveló cómo Rocha atrajo la atención de los servicios cubanos ni detalló qué información habría entregado cuando era parte del gobierno.

Para cumplir con su misión, el acusado obtuvo empleo en el Departamento de Estado estadounidense entre 1981 y 2002, "en puestos que le proporcionaron acceso a información no pública, incluida información clasificada, y la capacidad de influir en la política exterior estadounidense", indicó el comunicado.

El acta de acusación ubica los vínculos ilegales de Rocha con Cuba desde 1981, cuando se incorporó al Departamento de Estado, a mucho después que dejó el gobierno, cuando obtuvo lucrativos empleos en el sector privado, el más reciente de los cuales fue como asesor de negocios de una firma internacional de relaciones públicas.

La investigación

El FBI se enteró de los vínculos el año pasado y arregló una serie de encuentros encubiertos en el centro de Miami entre Rocha y alguien que se hizo pasar como agente de la inteligencia cubana.

En uno de esos encuentros, según el documento, Rocha dijo que había recibido instrucciones de los servicios de inteligencia de “vivir una vida normal” y que había creado la “leyenda” de ser “una persona de tendencias derechistas”.

“Siempre me dije, ’Lo único que puede poner en peligro todo lo que hemos hecho es... la traición de alguien, alguien que quizás me conoció, alguien que pudo haber sabido algo en cierto momento”, dijo Rocha, según el documento judicial.

Llama enemigo a EEUU

En 2022 y 2023, Rocha admitió haber trabajado para Cuba durante "40 años" en reuniones mantenidas con un agente encubierto del FBI que se hacía pasar por un representante de la Dirección General de Inteligencia de Cuba, sostuvo la denuncia.

Durante sus conversaciones con ese agente, Rocha celebró su actividad como agente de la inteligencia cubana, y se refirió una y otra vez a Estados Unidos como "el enemigo" y a sus contactos cubanos como "compañeros".

La Fiscalía lo acusa de conspirar para actuar como agente de un gobierno extranjero sin notificación previa al Fiscal General; de actuar como agente de un gobierno extranjero sin aviso previo a los responsables del Ministerio Público; y de utilizar un pasaporte obtenido mediante declaración falsa.

Su carrera diplomática

Rocha desarrolló su carrera diplomática durante 25 años, tanto bajo gobiernos demócratas como republicanos, gran parte de ella en América Latina durante la Guerra Fría —un periodo de directivas políticas y militares estadounidenses que en ocasiones fueron severas. Sus cargos diplomáticos incluyeron una temporada en la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba, en una época en que Washington carecía de relaciones diplomáticas plenas con el gobierno comunista de Fidel Castro.

Rocha creció en un hogar de clase trabajadora en Nueva York y obtuvo una serie de títulos en Bellas Artes en Yale, Harvard y Georgetown para después incorporarse al servicio exterior en 1981.

Fue el principal diplomático estadounidense en Argentina entre 1997 y el 2000, cuando un programa de estabilización monetaria de una década de duración respaldado por Washington se desmoronaba bajo el peso de la enorme deuda externa y el estancamiento del crecimiento, desencadenando una crisis política que llevaría al país sudamericano a pasar por cinco presidentes en dos semanas.

En su siguiente puesto como embajador en Bolivia, intervino directamente en la contienda presidencial de 2002, advirtiendo semanas antes de la votación que Estados Unidos cortaría la ayuda al empobrecido país sudamericano si elegía al exproductor de coca Evo Morales.

Rocha también sirvió en Italia, Honduras, México y la República Dominicana, y trabajó como experto en América Latina para el Consejo de Seguridad Nacional.

Después de su retiro del Departamento de Estado, Rocha comenzó una segunda carrera en los negocios, fungiendo como presidente de una mina de oro en la República Dominicana propiedad parcialmente de la compañía canadiense Barrick Gold.

Más recientemente, ocupó altos cargos en XCoal, un exportador de carbón con sede en Pensilvania; Clover Leaf Capital, una empresa formada para facilitar fusiones en la industria del cannabis; el despacho de abogados Foley & Lardner y los despachos españoles de relaciones públicas Llorente & Cuenca.

FUENTE: Con información de AP y AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar