Embed

El presidente Donald Trump dijo en Miami que "pronto se va a lograr una Cuba libre" y anunció una serie de cambios que no desmantelan sin embargo la política de Barack Obama, que retomó las relaciones diplomáticas con La Habana tras más de 50 años. Las embajadas seguirán abiertas, los vuelos comerciales directos y los cruceros continuarán y las remesas seguirán fluyendo.

Los principales cambios son una prohibición para que las empresas de EEUU hagan negocios con compañías cubanas de propiedad o controladas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba y restricciones a los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla.

 

Deja tu comentario