LA HABANA.- La responsable de las relaciones con Estados Unidos en el Ministerio de Exteriores cubano, Josefina Vidal, ha dicho este miércoles que el endurecimiento de las sanciones a la isla por parte de Washington "dañará a los ciudadanos estadounidenses" y perjudicará a la economía cubana.

"Las medidas confirman el serio retroceso que ha tenido lugar en las relaciones bilaterales, como resultado de las decisiones adoptadas por el gobierno del presidente Donald Trump, y no ocultan su trasfondo subversivo, dado que alienta a los viajeros a realizar actividades de este corte para justificar la legalidad de sus visitas a Cuba", ha dicho.

Asimismo, ha tildado la lista de medidas como "arbitraria", resaltando que incluye a "entidades cubanas supuestamente vinculadas, de manera infundada, al sector de la defensa y la seguridad nacional", según ha informado el diario local 'Cubadebate'.

En este sentido, Vidal ha recalcado que en la misma están, además de varios ministerios o la Policía, hoteles, agencias de viajes y tiendas, "principalmente las ubicadas en el centro histórico de La Habana Vieja".

Horas antes, el Gobierno estadounidense anunció el endurecimiento de las sanciones contra Cuba, en cumplimiento de la política dictada en junio por Trump y que tiene entre sus principales perjudicados a empresas del sector turístico, varias de ellas españolas.

Washington ha elaborado una amplia lista de empresas vinculadas a las Fuerzas Armadas directa o indirectamente con las que no podrán efectuar transacciones los ciudadanos estadounidense.

En la lista, publicada por el Departamento de Estado en su página web, figuran unos 80 hoteles, entre ellos seis gestionados por Meliá y cuatro por Iberostar.

El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, ha atribuido estos cambios al deseo de Washington de "canalizar la actividad económica lejos del Ejército cubano y alentar al Gobierno (de Raúl Castro) a dar pasos hacia una mayor libertad política y económica para el pueblo cubano", según un comunicado de su Departamento.

Con el objetivo de evitar posibles "impactos negativos" en la actividad empresarial y los viajes de estadounidenses, no se modificarán algunas de las políticas ya en vigor. La Administración de Trump obliga a los viajeros a utilizar empresas con sede en Estados Unidos y a estar acompañado por un representante de la compañía.

El actual presidente norteamericano firmó en junio un documento que abría la puerta a una revisión del aperturismo impulsado por su predecesor, Barack Obama, que a finales de 2014 anunció el final de medio siglo de deshielo y la reanudación de las relaciones diplomáticas con la isla.

En los últimos meses, sin embargo, las relaciones políticas entre Washington y La Habana han vuelto a estar marcadas por la tensión, especialmente a raíz de que las autoridades estadounidenses denunciasen que más de 20 personas habían sido atendidas por ataques dirigidos contra personal diplomático en la isla.

FUENTE: Europa Press

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario