NUEVA YORK.- El fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, anunció este lunes su renuncia al cargo, poco después de que se conocieran denuncias contra él sobre presuntas agresiones físicas a varias mujeres.

Schneiderman informó de su decisión en un comunicado público en el que reconoce que las acusaciones recogidas en el semanario The New Yorker le pueden impedir realizar su labor "en este momento crítico".

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, había recomendado al fiscal general del estado, Eric Schneiderman, que presentara su renuncia tras las denuncias publicadas este lunes que lo acusan de agresiones a varias mujeres.

Schneiderman, del Partido Demócrata y una figura destacada en el movimiento contra los abusos sexuales, fue elegido para el cargo en las elecciones de 2010 y asumió el puesto el primero de enero de 2011.

"No creo que sea posible que Eric Schneiderman continúe sirviendo como fiscal general, y por el bien de la fiscalía, debería renunciar", afirmó Cuomo en un comunicado difundido poco después de las denuncias publicadas por la revista The New Yorker.

Cuomo hizo esa recomendación como una "opinión personal" y teniendo en cuenta el "patrón incriminatorio de los hechos y la corroboración" incluida en la información publicada en la revista.

"Nadie está por encima de la ley, ni siquiera el más importante funcionario legal de Nueva York", agrega en el comunicado Cuomo, que además anuncia que pedirá el nombramiento de un fiscal de distrito "apropiado" para que comience una "investigación inmediata".

La reacción se conoció poco después de que The New Yorker informara de que cuatro mujeres aseguran que el fiscal general del estado, con quien aseguran sostuvieron una relación sentimental, las agredió físicamente en varias ocasiones.

La publicación menciona que sólo dos de las involucradas, identificadas como Michelle Manning Barish y Tanya Selvaratnam, han hecho públicas sus presuntas experiencias con el fiscal general, ya que aseguran que al hacerlo "protegen a otras mujeres".

Según los testimonios de Manning y Selvaratnam, en sus encuentros con Schneiderman, este las agredió sin su consentimiento, frecuentemente cuando estaban en la cama y después de haber ingerido licor, y aunque no lo reportaron con la policía, sí requirieron asistencia médica, tras ser abofeteadas en el oído y rostro.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas