jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

MIAMI.- La renuncia del secretario de Trabajo, Alexander Acosta, tomó por sorpresa a muchos en el país. Ni tan siquiera los demócratas esperaban que lo hiciera, al menos no tan pronto, luego de que exigieran su separación al saltar a la palestra la manera que supuestamente manejó en 2008 un acuerdo secreto con el adinerado financista Jeffrey Epstein, acusado de haber abusado sexualmente a niñas y menores de edad.

El presidente Donald Trump anunció la noticia, unas 20 horas después que Acosta defendió su participación en el acuerdo de culpabilidad de Epstein por cargos menores y recalcó que la penalidad que recibió el acusado fue la más dura que pudo haber recibido en aquel momento.

Te puede interesar

Y recalcó que los fiscales trataron de evitar un acuerdo más indulgente que hubiera permitido a Epstein "salir en libertad".

Pero el exfiscal estatal Barry Krischer, que ocupaba el puesto en aquel entonces, declaró a la prensa que “las cosas no fueron así” y que la fiscalía federal tenía la potestad de presentar cargos y que una acusación más contundente era preparada pero “fue abandonada luego de que los abogados de Epstein y Acosta sostuvieran una reunión secreta”.

Lo evidente es que tanto Trump como Acosta decidieron ponerle punto final al asunto con la renuncia del secretario de Trabajo.

"Lamento que esto suceda", dijo Trump, y subrayó que Acosta había sido un "gran" secretario de Trabajo y añadió que no le había pedido la renuncia.

Acosta argumentó que no le parecía correcto que su manejo del caso Epstein lo distrajera de sus funciones al frente de la cartera laboral.

"Lo que quiero decir es que tenemos una economía fantástica y que se trata de enfocarse en la creación de empleos", acotó.

En resumen, Acosta era fiscal federal en Miami cuando supervisó un acuerdo con Epstein, que le evitó los cargos federales y le propició una condena menor de 13 meses en la cárcel.

Hechos

Cargos similares presentados recientemente contra Epstein por fiscales federales en Nueva York sacaron a la luz el papel de Acosta en el acuerdo de 2008.

De hecho, la investigación de ese arregló comenzó meses atrás luego de una serie de informes publicados por el diario The Miami Herald, que pusieron bajo escrutinio la labor de Acosta entonces.

Legisladores y precandidatos presidenciales demócratas exigieron la renuncia de Acosta y un juez federal dijo que el acuerdo violaba la ley federal porque no se notificó a las víctimas. Hoy el Departamento de Justicia investiga ese aspecto.

Tras defender inicialmente a Acosta, Trump dijo que estudiaría "muy cuidadosamente" el acuerdo de 2008.

Según se desprende de los comentarios e investigaciones, Epstein, de 66 años, llegó a un acuerdo secreto para poner fin a una investigación federal por el abuso sexual de al menos 40 menores de edad que hubiera podido enviarlo a la cárcel de por vida. Se declaró culpable de cargos estatales, indemnizó a las víctimas y quedó registrado como delincuente sexual.

"Ahora tenemos 12 años de conocimiento y mirada retrospectiva y vivimos en un mundo muy distinto", señaló Acosta. "El mundo de hoy trata a las víctimas de manera muy distinta".

En verdad, cuando los procuradores federales en Nueva York anunciaron que presentaban nuevos cargos contra Epstein, Acosta tuiteó que estaba "complacido" por la decisión.

"Los delitos graves cometidos por Epstein son horrendos", tuiteó Acosta. "Con las pruebas disponibles hace más de una década, los fiscales federales insistieron que Epstein fuera a la cárcel, se registrara como delincuente sexual y advirtiera al mundo que era un depredador sexual".

"Ahora que se dispone de nuevas pruebas y testimonios adicionales, la fiscalía de NY tiene una oportunidad importante de hacer justicia más plenamente", recalcó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas