WASHINGTON — Más de la mitad de los latinos se inclina por los demócratas para las elecciones de medio mandato de noviembre, pero los republicanos ganan terreno entre estos votantes, preocupados por la inflación y el tema del aborto, según una encuesta publicada este miércoles.

El primer sondeo de la Encuesta Nacional de Seguimiento llevada a cabo por el Fondo Educativo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO), un grupo prodemócrata concluye que el 52% de los latinos prefiere a los demócratas, frente al 35% que respalda a los republicanos.

Te puede interesar

Los republicanos han ganado terreno en los votantes hispanos con un aumentó del 13% en comparación de 2018, según la encuesta. En las mismas fechas de 2018 solo el 22% de los votantes latinos preveía votar por los republicanos en las elecciones legislativas, en las que se renueva un tercio del Senado y toda la Cámara de Representantes y que se celebran justo a mitad del mandato presidencial de cuatro años.

Esa cifra es casi el doble de los votantes hispanos que votaron por los republicanos en las presidenciales de 2016, en las que ganó Donald Trump, en las que obtuvo el 18% del voto hispano.

El 58% de los encuestados ve con buenos ojos al presidente demócrata Joe Biden, cuya agenda política, como la cancelación de la deuda estudiantil, la prohibición de las armas de asalto y el apoyo al derecho al aborto, recibe un respaldo abrumador, según la encuesta. Aunque a nivel nacional la popularidad de Biden se mantiene muy por debajo del 50%, pese a que ganó terreno en agosto luego que en julio llegó a un porcentaje mínimo de 37.5%, debido a la alta inflación que flagela a los estadounidenses.

Actualmente esta comunidad está muy interesada en los comicios. Si se celebraran ahora, el 63% afirma que votaría.

"Hay un interés muy alto", pese a lo cual más de la mitad de los votantes latinos no han sido contactados por ninguna campaña o partido, afirma Arturo Vargas, director ejecutivo de NALEO.

Los votantes latinos se vieron afectados de manera desproporcionada por el COVID-19, pero ahora tienen otros temas en mente.

Untitled design (58).jpg

Según la encuesta, el 48% la prioridad es la inflación y el aumento del costo de la vida.

Le sigue el tema del aborto (28%), un tema que domina los debates políticos desde que la Corte Suprema de Estados Unidos lo dinamitó en junio pasado. Solo el 4% mostraba interés por ello en 2018.

El 25% menciona el control de las armas y las mejoras salariales.

Las diferencias son notorias con relación a 2018, cuando la protección de los migrantes figuraba como el segundo tema más importante. Ahora queda relegado a la octava posición.

Lo mismo le ha sucedido al COVID-19, principal problema en la encuesta de seguimiento de 2020 que ahora despierta indiferencia.

Los resultados de la primera semana "deberían ser una llamada de atención para ambas partes", destaca Arturo.

Según el sondeo, las redes sociales desempeñan un papel importante como fuente de información sobre política para los latinos, sobre todo YouTube y Facebook, y algunas cadena de televisión. El 30% se informan en el canal conservador Fox News.

La encuesta se realizó del 2 al 11 de septiembre entre 400 votantes latinos, con un margen de error de +/-4,9%.

El panorama

Los demócratas, desde la voz del presidente Joe Biden, acusan a los republicanos de “semifascistas”. Los seguidores de Donald Trump responden con calificativos como “radicales de izquierda” a los simpatizantes del actual partido gobernante. Esta situación distancia aún más uno del otro porque los demócratas son cada vez más demócratas y los republicanos más republicanos. Y en medio de este juego político la polarización es el ente predominante en el escenario electoral.

De acuerdo con una encuesta realizada por la empresa YouGov y The Economist, el 66% de los estadounidenses piensan que las divisiones políticas han aumentado desde 2021. Sólo el 8% considera que la polarización política en el país ha disminuido.Acorde a numerosas encuestas, los republicanos deberían ganar la Cámara Baja y el Senado.

Se trata de un panorama que muestra señales de cambio, sobre todo, según expertos y analistas, por la política antiaborto. La incógnita, para los demócratas continúa siendo el propio Biden, el factor determinante de la inflación que lo coloca en pírricos índices de popularidad, aunque últimamente haya mejorado muy levemente.

Según la encuesta, los votantes que opinaron inclinarían su decisión de voto basados en el tema de la economía, como normalmente sucede. Una economía fuerte o al menos equilibrada favorece al partido que gobierne en la Casa Blanca. De lo contrario, sea por factores ajenos, como la depreciación heredada que sufrió el país por el cierre de la economía durante la pandemia de coronavirus o los gastos extraordinarios que pudieron afectarla aún más, el votante siempre pasa la factura a la presidencia. Recientemente, sucedió a Jimmy Carter en 1980 y George H. W. Bush en 1994.

El votante republicano está convencido y unido en su desaprobación del gobierno de Biden. En cambio, los demócratas están fracturados en silencio en cuanto a la aprobación del Presidente. Entretanto, la investigación a Donald Trump polariza aún más el ambiente político. “Debe ser juzgado, procesado, inhabilitado”, opinan unos, por supuesta aportación al asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021 y llevarse a casa documentos secretos del Gobierno, mientras otros alegan con igual fuerza que se trata de “una cacería de brujas moderna, para tratar de debilitar su poder”.

Si tenemos en cuenta la historia reciente, las elecciones de medio mandato tienen la capacidad de ser devastadoras para el partido que ostenta la Casa Blanca. Le ocurrió a republicanos y demócratas por igual: Ronald Reagan, George H. W. Bush, Bill Clinton, George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump.

Un análisis estadístico realizado por la cadena CBS resalta que los republicanos lideran las proyecciones para la Cámara de Representantes, donde obtendrían 230 bancas contra 205 de los demócratas. Para tener control de la Cámara basta con 218 representantes.

El columnista de El Universal León Krauze sostuvo que “para los demócratas, perder el control del Congreso a la mitad de la presidencia de Joe Biden sería muy grave. El dibujo de los distritos electorales favorece al Partido Republicano, por lo que sería muy difícil para los demócratas recuperar el control legislativo si lo pierden ahora. Esto puede ser cierto también en elecciones futuras, pero una derrota de este calibre cuando quedan todavía dos años de la presidencia de Biden, no solo pondría punto final a cualquier aspiración legislativa, sino que también abriría las puertas del poder a Donald Trump en el 2024”.

Mientras tanto, 34 de los 100 escaños del Senado están disponibles para ser disputados, y allí la situación también podría ser favorable para los republicanos. De los 34, hay estudios de proyecciones que sugieren que 10 son de pronóstico reservado, o sea que podría beneficiar o perjudicar a demócratas o republicanos por igual.

El medio digital The Cook Political Report subrayó que cuatro de ellos son determinantes, de los cuales los demócratas defienden tres (Arizona, Georgia, Nevada) y los republicanos uno (Wisconsin).Para completar el listado de 11 tenemos a Pennsylvania, Florida, North Carolina, Ohio, Colorado y New Hampshire.De los 435 distritos congresuales, analistas sostienen que solo unos pocos están en disputa real. The Cook Politcal Report sitúa esta cifra en 33, de los cuales los demócratas defienden 25 y los republicanos 9 escaños. En al menos 10, los republicanos son favoritos en las encuestas.

El periodista Luis Leonel León, productor ejecutivo de KVC Media enfatiza en que “un presidente sin mayoría deberá enfrentar un bloqueo cuando intente impulsar medidas legislativas que intentan paliar sus errores y seguir empujando al país al descalabro. No es un secreto que en Washington se vive una política obstruccionista. Existe una posibilidad real de que Biden pierda las dos mayorías, que no solo dificultaría su mandato, sino que podría desbaratar las campañas demócratas enfocadas en empañar constantemente la figura de Trump y su legado de acciones en favor de la clase media estadounidense. Tal vez acabe de aterrizar esa esperada era incómoda para el partido de Biden, Obama y los Clinton donde los republicanos inicien investigaciones sobre el sombrío Hunter, el hijo del presidente, el doctor Anthony Fauci, el Departamento de Justicia, el FBI y más. Hay millones de americanos que los están señalando. No es un juego, es una arena movediza muy peligrosa. En un momento donde, según estudios analíticos, los índices de polarización son comparables a los de la guerra civil y muchos más altos de cuando acusaban a Trump de polarizar al país y después que Biden se vendiera como en gran unificador”.

En los resultados no podemos pasar por alto el efecto Trump. De los 10 representantes republicanos de la Cámara de Representantes que votaron a favor de enjuiciar políticamente a Trump, sólo dos siguen siendo candidatos a la reelección.

Los otros anunciaron su retiro o fueron derrotados por contrincantes apoyados por el expresidente. Sin embargo, esta constante se vio rota, o sufrió un traspié con el nuevo fracaso electoral de la exgobernadora republicana de Alaska, Sarah Palin, que perdió la elección especial por el único escaño del estado en la Cámara de Representantes en una especie de prueba para las elecciones venideras. Su oponente fue la demócrata Mary Peltola, primera descendiente de aborígenes de Alaska que irá al Congreso. Palin aspiraba a regresar a la política postulándose con el apoyo de Trump al puesto vacante por la muerte del republicano Don Young el pasado marzo, quien la ocupó durante 49 años.

Alaska es un estado conservador. Los candidatos demócratas en elecciones presidenciales no ganaban allí desde hace más de medio siglo. Por otro lado, la asistencia a las urnas puede ser decisiva, y en este punto, la disposición a votar es mayor entre los republicanos que entre los demócratas, según varios sondeos preliminares. La brecha seria de un 4% más.

Resumen

Este año, 34 de los 100 escaños del Senado están disponibles para ser disputados. En la Cámara de Representantes todos. (435 sillas). 36 estados celebrarán elecciones para gobernador: Alabama, Alaska, Arizona, Arkansas, California, Colorado, Connecticut, Florida, Georgia, Hawái, Idaho, Illinois, Iowa, Kansas, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan , Minnesota, Nebraska, Nevada, Nuevo Hampshire, Nuevo México, Nueva York, Ohio, Oklahoma, Oregón, Pennsylvania, Rhode Island, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Tennessee, Texas, Vermont, Wisconsin y Wyoming, así como tres territorios: Guam, las Islas Marianas del Norte y las Islas Vírgenes.

La mesa está servida para unas elecciones que podrían ser históricas. Comienza la cuenta regresiva.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.83%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.64%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.53%
27549 votos

Las Más Leídas