SAN SALVADOR — El secretario interino de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kevin McAleenan, llegará este miércoles a El Salvador para discutir sobre seguridad regional y migración irregular, uno de los temas que más preocupa a la administración del presidente Donald Trump.

A su llegada al país McAleenan tiene programada una reunión con el personal diplomático y de la Secretaría de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) que apoyan los esfuerzos contra la delincuencia en el país. Luego se entrevistará con el presidente Nayib Bukele, la canciller Alexandra Hill Tinoco y el ministro de Justicia y Seguridad Publica, Rogelio Rivas, para analizar la colaboración en materia de seguridad regional.

Te puede interesar

Pero el objetivo principal de su visita es verificar los esfuerzos de El Salvador para frenar el flujo migratorio hacia Estados Unidos.

Esta es la tercera visita de funcionarios estadounidenses de alto nivel que recibe El Salvador en los últimos meses. El 21 de julio el secretario de Estado, Mike Pompeo, conversó con Bukele sobre la migración irregular y en los primeros días de agosto la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, llegó para observar los esfuerzos para detener la migración ilegal a través de programas de prevención de la violencia, fomento del desarrollo económico y atracción de inversiones.

En su corta estadía en el país, Pompeo dijo que El Salvador puede ser un modelo en el tema migratorio.

Bukele se ha comprometido con los funcionarios estadounidenses a trabajar para eliminar la migración no autorizada y ha prometido “arreglar nuestros problemas y los problemas comunes que tenemos Estados Unidos y nosotros, como la lucha contra las pandillas”.

El mandatario ha reconocido que los salvadoreños siguen saliendo del país en busca del llamado sueño americano porque “hemos tenido un Estado que se ha olvidado de su población, que los ha dejado en el abandono, en la pobreza, en la marginación, la exclusión de todo tipo”. Por eso, aseguró, trabaja para mejorar las condiciones de vida de los salvadoreños con el fin de que la migración sea una opción y no una obligación.

Se estima que más de 2,5 millones de salvadoreños viven en Estados Unidos, de los cuales 179.000 cuentan con el llamado estatus de protección temporal, conocido como TPS por sus siglas en inglés, que los protege de ser deportados. El vencimiento del TPS está previsto para septiembre de este año y el gobierno salvadoreño hace esfuerzos para conseguir una prórroga.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario