El juez Brett Kavanaugh, nominado por el presidente Donald Trump para el Tribunal Supremo, fue confirmado este sábado por el Senado con 50 votos a favor y 48 en contra, en una sesión marcada por constantes interrupciones provocadas por las protestas de quienes se oponían a la confirmación.

"Con 50 votos a favor y 48 en contra, el candidato Brett Kavanaugh queda confirmado para ser nuevo juez del Tribunal Supremo", sentenció el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, que presidió la sesión en la Cámara Alta.

Kavanaugh se convierte así en el noveno magistrado del alto tribunal, la máxima corte de Estados Unidos.

A pesar de que la Cámara Alta la conforman 100 senadores, la suma de los votos fue 98, ya que el senador conservador Steve Daines acudió a la boda de su hija en el estado de Montana en el momento de la votación y su compañera, la republicana Lisa Murkowski, que iba a votar "no", optó por votar "presente".

Antes de la votación, el vicepresidente Pence tuvo que pedir "orden en la sala" en repetidas ocasiones después de que decenas de personas empezaran a gritar consignas contra Kavanaugh desde dentro de la propia cámara del Capitolio.

El presidente Donald Trump había asegurado este sábado, antes de la votación sobre su confirmación, que su nominado "será un gran juez" de la máxima corte de Estados Unidos.

"Será un gran juez del Tribunal Supremo. Es una persona extraordinaria, un gran talento y creo que nos hará sentirnos muy orgullosos", señaló Trump en declaraciones a los periodistas antes de embarcar en el avión presidencial en dirección al estado de Kansas.

La votación de este sábado fue el último paso de un proceso que comenzó el pasado 9 de julio, cuando Trump anunció la nominación de Kavanaugh para el Supremo con el fin de cubrir el puesto vacante dejado por el juez Anthony Kennedy, que se jubiló.

senado-eeuu-votacion-kavanaugh-capturavideo2.jpg
Vista del Senado de los EEUU durante la votación para la lconfirmación de Brett Kavanaugh como nuevo juez del Tribunal Supremo.
Vista del Senado de los EEUU durante la votación para la lconfirmación de Brett Kavanaugh como nuevo juez del Tribunal Supremo.

Posteriormente, el 4 de septiembre se iniciaron las audiencias que debían evaluar su candidatura en el Comité Judicial del Senado, donde los demócratas pusieron el foco en sus posturas sobre el aborto y el poder presidencial.

Cuando el comité se disponía a votar, los demócratas pusieron sobre la mesa la acusación de abuso contra Kavanaugh de la profesora de psicología Christine Blasey Ford, que acudió la semana pasada a narrar su versión de los hechos, supuestamente ocurridos en 1982.

Las alegaciones de Ford estuvieron seguidas de las de otras dos mujeres, lo que ocasionó que los senadores presionaran a Trump para que el FBI investigara las acusaciones y emitiera un informe confidencial este jueves.

Trump ha ofrecido su respaldo a Kavanaugh a pesar de las denuncias de las mujeres, y ha asegurado que se trata de un embuste organizado por la oposición demócrata para frenar la confirmación de su nominado al Supremo.

Sin ir más lejos, el presidente insistió hoy a pocas horas del inicio de la votación en que Kavanaugh es un "muy buen hombre".

FUENTE: Con información de EFE
 

Deja tu comentario