Miles de inmigrantes, potenciales viajeros o personas que se encuentran actualmente en trámites migratorios con Estados Unidos se preguntan qué pasará con sus datos personales incluídos en redes sociales a los que el gobierno de los Estados Unidos tiene permitido el acceso.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) también aclara que no es un política de la actual administración del presidente Donald Trump, sino que viene de la administración Obama.

La razón es que se publicó recientemente en el Federal Register, el diario oficial del gobierno de los Estados Unidos. La nueva medida forma parte de una política que ya estaba siendo implementada, sin embargo, este nuevo registro consideró que se daba por inciada el día 18 de octubre como parte de un proceso que normaliza este proceder desde el punto de vista informativo.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) puede revisar las redes sociales de los de redes sociales a viajeros e inmigrantes que arriban a los Estados Unidos o tienen abiertos trámites migratorios desde el año 2012, cuando la administración de Barack Obama, consideró una prioridad administrar esos datos para labores de Inteligencia y Contrainteligencia.

Las políticas actuales constituyen solo un seguimiento a lo que DHS hace desde que fuera firmado el documento el 8 de junio de 2012 que establece que el manejo, control y destrucción de la información de redes sociales se maneja bajo diferentes criterios.

Según explica una circular del propio DHS, “esta directiva se aplica a todo el DHS con respecto al acceso y la recopilación, el uso, mantenimiento, retención, divulgación, eliminación y destrucción de Datos Personales (IIP, en sus siglas en inglés) en relación con el uso operativo de las redes sociales”.

Según explica el apartado“Alcance” del documento firmado “con la excepción de uso operativo de las redes sociales para (…) las actividades autorizadas de Inteligencia llevadas cabo por la Oficina de Inteligencia y Análisis, y elementos de contrainteligencia de la Guardia Costera de los Estados Unidos, o cualquier otra oficina que realiza funciones de inteligencia extranjera o contrainteligencia autorizadas”.

DIARIO LAS AMÉRICAS les resume en tres puntos los aspectos principales de la medida.

1. ¿Qué funcionarios tienen acceso a los datos de los viajeros o inmigrantes?

Cualquier agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y/o Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU (CPO) podrá pedir a cualquier persona que viaja a los EEUU o tiene un proceso migratorio iniciado, que muestre sus cuentas de redes sociales desde el celular, así como los alias con que esa persona está dada de alta. La revisión puede ser en cualquier dispositivo que soporte Internet (smartphones, tabletas o computadoras).

2. ¿Cuál es el objetivo de esta medida?

El objetivo es evitar fraudes de identidad, ubicar a posibles terroristas o cualquie otro tipo de criminal, que pueda representar un peligro a la seguridad de los Estados Unidos.

3. ¿Cómo se recopilan y se protegen los datos?

Toda la información obtenida se archiva en carpetas de datos personales de la Oficina de Inmigración y Aduanas (USCIS, por sus siglas en inglés). Según explica DHS se prioriza la información de aquellas personas que tienen trámites migratorios en el país, (residencia oficial o ciudadanía). Esos datos se adicionan a la información contenida en archivos en papel, como su historial de ingreso y salida de EEUU. El Departamento no especifica cómo los datos recopilados podrías afectar esto al proceso, si es que afecta.

Todos los Departamentos del Gobierno de los Estados Unidos aplican la Ley de Protección de Datos y protocolos que lo garantizan.

No obstante, una orden ejecutiva del presidente de EEUU Donald Trump, indica que agencias estadounidenses como el FBI o la NSA “deberán asegurarse de que no aplican las protecciones de la Ley de Privacidad a personas que no son ciudadanos de EEUU ni residentes legales”.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario