MIAMI.– Este lunes ha sido la última oportunidad de contestar legalmente la elección del magnate Donald Trump, cuando los colegios electorales votaron a favor del candidato republicano siguiendo las indicaciones del electorado.

No importa que la demócrata Hillary Clinton haya obtenido más de 2.5 millones de votos, porque Trump logró imponerse en la aplastante mayoría de los estados con mayor número de votos electorales, un sistema de votación creado hace dos siglos para contrarrestar la influencia del voto afroamericano tras la liberación de los esclavos.

Las votaciones se realizaron con tranquilidad, aunque hubo algunas alteraciones en el compromiso electoral, una de ellas curiosa. En el estado de Washington cuatro miembros del colegio electoral que estaban comprometidos con Clinton cambiaron de parecer, lo cual es perfectamente legal, y votaron por otros candidatos, por primera vez en cuatro décadas.

Los 12 electores entregaron ocho votos a la exsecretaria de Estado y los sobrante cuatro fueron hacia otros nombres, uno de ellos que no se postuló a la presidencia. Por ejemplo, según el diario Los Angeles Times, uno de los electores pensaba votar por el excandidato y gobernador de Ohio, el republicano John Kasich, pero a último momento se decidió por el exsecretario de Estado Colin Powell. Otro elector no votó por nadie en particular sino que escribió en el boletín de voto ‘un águila llamada fe’.

El resultado de los comicios del mes pasado fue ampliamente favorable a Trump que obtuvo 306 votos electorales, un margen más que confortable de los 270 necesarios para asegurar la Casa Blanca. Clinton obtuvo 232 pero con estos cambios de última hora es probable que la también ex primera dama obtenga muchos menos votos electorales.

En Sacramento, la capital de California, miles de manifestantes se concentraron frente al Capitolio local protestando por el sistema del colegio electoral que consideran ‘manipulado’ y ‘corrompido’. “Esto es un sistema secreto de votación donde no se sabe de dónde vienen los votos o cómo son contados”, dijo uno de los organizadores de la protesta, el líder del movimiento ‘Primavera Democrática, Brent Turner.

Pero la verdad es que los votos son públicos y las votaciones se realizan en los parlamentos estatales, casi siempre en la Cámara de Representantes.

Tanto es así que se supo que en Colorado uno de los ocho electores comprometidos con Hillary Clinton decidió no votar por la excandidata demócrata y terminó siendo expulsado del recinto. El elector, identificado como Michael Baca, fue inmediatamente sustituido por un suplente que votó por la exsecretaria de Estado.

Los 20 electores en Pensilvania votaron unánimemente por el presidente electo, en medio de aplausos y protestas. Trump fue el primer republicano en ganar el voto electoral desde 1988. Cuando los resultados fueron anunciados al filo del mediodía se escuchó una voz femenina que dijo ‘¡Vergüenza debía darles!’ que fue acallada por otra voz, masculina, que apenas dijo: ‘¡Gracias!’.

Los votos electorales no pueden ser contestados directamente a partir de la votación de este lunes. Sin embargo, aunque bastante improbable, en la Cámara de Representantes federal algunas de las cifras pueden ser rectificadas. No ha sucedido nunca.

Muchos de los electores comprometidos con Donald J. Trump se quejaron de que han recibido miles de correos electrónicos asegurando que el presidente electo no está capacitado para gobernar, que las elecciones fueron ‘amañadas’ a su favor. Pero el proceso de votación no registró ninguna turbulencia.

Embed

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario