WASHINGTON.- El presidente, Donald Trump, pidió hoy una condena a muerte para Sayfullo Saipov, el presunto terrorista simpatizante del Estado Islámico (EI) que este martes mató a ocho personas en un atropello múltiple en Nueva York.

"El terrorista de Nueva York estaba contento cuando pidió colgar la bandera del EI en su habitación del hospital. Mató a 8 personas, dejó gravemente heridas a 12. ¡Debería recibir la pena de muerte!", dijo Trump en un mensaje en Twitter.

Saipov resultó herido de un disparo de la Policía después de arrollar a una multitud con un vehículo y ahora está detenido bajo vigilancia en un hospital de Nueva York.

Cuando fue interrogado por primera vez en el hospital, pidió que se colocara en su habitación una bandera de ese grupo terrorista, y no mostró ningún remordimiento por el ataque que presuntamente realizó.

Aunque el estado de Nueva York no contempla la pena capital en su sistema penal, que tiene la cadena perpetua como máxima pena, Saipov sí podría recibir una condena a muerte en un juicio federal por terrorismo.

Admitió hoy las complicaciones de trasladar a Guantánamo al presunto terrorista que mató a ocho personas el martes en un atropello múltiple en Nueva York, un día después de afirmar que pensaba considerar enviarlo a esa cárcel.

"Me encantaría enviar al terrorista de Nueva York a Guantánamo, pero estadísticamente ese proceso lleva mucho más tiempo que pasar por el sistema (de justicia) federal", dijo Trump en su cuenta de Twitter.

Además, el presidente sostuvo que sería "apropiado" mantener al presunto autor del atentado, el inmigrante uzbeko Sayfullo Saipov, "en el país del horrible crimen que cometió".

Trump indicó este miércoles que pensaba considerar el envío del sospechoso a la cárcel de Guantánamo (Cuba). "Enviarlo (al sospechoso) a Guantánamo. Definitivamente lo consideraría", comentó el presidente, quien calificó de "animal" al presunto terrorista, al ser preguntado al respecto por un periodista.

Nadie detenido en suelo estadounidense ha sido enviado nunca al penal de Guantánamo, ubicado en una base naval en Cuba, y desde 2008 no ha sido trasladado allí ningún presunto terrorista capturado en el extranjero.

El expresidente Barack Obama (2009-2017) prometió cerrar Guantánamo nada más llegar al poder y, aunque no pudo cumplir su promesa, consiguió reducir la población carcelaria de 242 a 41 presos con la transferencia de casi dos centenares de individuos a terceros países.

Durante la campaña electoral, Trump se mostró contrario a las liberaciones de presos de Guantánamo y, además, prometió mantener y ampliar esa cárcel para llenarla, en sus palabras, de "tipos malos".

FUENTE: EFE/dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario