WASHINGTON.- La amenaza de nuevos aranceles del presidente Donald Trump a las importaciones chinas si no se llega a un acuerdo este viernes recrudeció el pulso comercial con Pekín y provocó hoy fuertes caídas en los mercados internacionales.

Con apenas dos tuits este domingo, y tras una tregua de más de seis meses, Trump revolucionó los mercados y alejó la posibilidad de un fin a la guerra comercial entre las dos mayores economías mundiales, justo cuando se pensaba que se estaba cerca de un pacto comercial.

Te puede interesar

"Durante diez meses China ha estado pagando aranceles a EEUU del 25% sobre 50.000 millones de dólares en bienes tecnológicos, y del 10% hasta los 200.000 millones de dólares en otros bienes (...). Los del 10% subirán al 25% el viernes", señaló Trump en su cuenta personal de Twitter.

En un segundo tuit, el mandatario achacó esta decisión a que "el acuerdo comercial con China continúa, pero demasiado lentamente, al tiempo que ellos intentan renegociar. ¡No!".

Los mensajes del mandatario fueron especialmente chocantes dado que la pasada semana el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien viajó a Pekín para continuar con las conversaciones comerciales aseguró que éstas estaban en las "vueltas finales".

Esta semana, además, estaba previsto que llegase a Washington una delegación china encabezada por el viceprimer ministro, Liu He.

Pekín ha asegurado que mantiene los planes de viaje de la misión negociadora a Washington, pero no está claro si finalmente Liu, el jefe de la misión china, se subirá al avión, lo que añade incertidumbre al desenlace de las conversaciones.

"Al gobierno chino le tomó por sorpresa el tuit de Trump, los funcionarios chinos trabajaron durante las vacaciones para preparar la visita", señaló Doug Barry, portavoz del Consejo de Negocios EEUU-China.

Barry apuntó que "es difícil evaluar si es un esfuerzo de EEUU para ganar más capacidad de negociación en una potencial ronda final o un reflejo de disputas reales que persisten (...) Funcionarios chinos han dicho que estos tuits contrastan con los progresos realizados, así que al menos una de las partes parece ver esto como un intento de sacar ventaja".

Por su lado, Michael Hirson, jefe para China de la consultora EuroAsia, indicó en una nota a sus clientes que "Trump está listo, aupado por una fuerte economía estadounidense, para esgrimir ese capital en un momento crítico y casi con toda certeza cumplirá con su amenaza esta semana".

Ante ello, añadió Hirson, "China debería adoptar un movimiento desesperado para prevenirlo, algo que no parece factible".

Trump insistió hoy en sus críticas a China al asegurar que el país "pierde" 500.000 millones de dólares al año en comercio.

"Lo siento no vamos a seguir haciéndolo más", escribió en su cuenta de Twitter.

Pese a la dura polarización política en Washington, Trump recibió el respaldo de uno de los principales líderes de la oposición demócrata, el senador Chuck Schumer.

"Manténgase fuerte con China, presidente Trump. No ceda. La fortaleza es la única manera de ganar con China", remarcó Schumer, quien es uno de los críticos más frontales respecto a las políticas del mandatario.

Como consecuencia, Wall Street abrió este lunes con pérdidas y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, descendía poco después de su apertura un 1,45%, en una jornada claramente marcada por el recrudecimiento de su pulso comercial.

Asimismo, en Europa y en Asia los principales indicadores bursátiles acusaban notables descensos ante la renovada incertidumbre.

Las tensiones comerciales entre Washington y Pekín fueron unas de las razones dadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para rebajar las previsiones de crecimiento global para 2019 al 3,3%, dos décimas menos que lo anticipado en enero.

Trump advirtió a finales del año pasado que, si no alcanzaba un acuerdo con China antes del 1 de marzo, elevaría del 10% actual al 25% los aranceles que aplica a las importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares.

Sin embargo, finalmente optó por prorrogar este plazo para dar margen a las negociaciones en marcha.

Desde diciembre, Pekín ha adoptado medidas de buena voluntad, como la bajada de aranceles a los vehículos importados de EEUU, la reanudación de la compra de soja o la presentación de un proyecto de ley para prohibir la transferencia forzada de tecnología.

Pero, como condición para no recrudecer sus aranceles a China, que afectan desde textiles y alimentos hasta a combustibles, Washington quería también que Pekín se comprometiera a cambios estructurales en su economía para, entre otras cosas, proteger la propiedad intelectual de las empresas estadounidenses.

FUENTE: Con información de EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas