FORT LAUDERDALE.- La defensa del hispano-estadounidense Pablo Ibar inició este miércoles en medio de la adversidad la lucha para evitar que sea condenado a muerte en el cuarto juicio al que es sometido por tres asesinatos de 1994.

Al iniciarse la fase de sentencia del juicio, el juez Dennis Bailey denegó una moción de la defensa para que el estado de Florida prohibiese que a Ibar se le impusiera la pena de muerte con base en los "derechos humanos internacionales" de sus dos hijos menores.

Te puede interesar

El jurado, que en enero pasado declaró a Ibar culpable de los cargos que se le imputan por las muertes de Casimir Sucharski, Marie Rogers y Sharon Anderson, tiene ahora la opción de condenarle a la pena de muerte o a cadena perpetua, dos alternativas "malas", según dijo a Efe el padre del acusado, el expelotari Cándido Ibar.

"Donde hay vida, hay esperanza", subrayó no obstante Ibar padre.

La Fiscalía, que defiende que debe ser condenado a muerte otra vez –lo estuvo de 2000 a 2016–, dedicó esta audiencia celebrada en los tribunales de Fort Lauderdale, a exponer la violencia que rodeó un asalto a mano armada en el que Ibar estuvo involucrado en la misma época del triple asesinato.

Es uno de los "seis factores agravantes" que plantean los fiscales en busca de que el jurado se decida por la pena capital.

Los "atenuantes" con los que la defensa busca defender la vida de Ibar, nacido hace 47 años precisamente en Fort Lauderdale, están relacionados principalmente con "el amor" de su familia.

"La única pena apropiada para los actos de ese día (el del triple asesinato) es la pena de muerte", señaló la Fiscalía durante la presentación de los argumentos iniciales ante los 14 miembros de jurado, entre ellos dos suplentes.

La Fiscalía comenzó con una completa exposición que recreó un asalto a mano armada en el que Ibar estuvo involucrado durante los mismos días del triple asesinato por el que lleva preso 25 años, 16 de ellos en el pabellón de la muerte, y del que una de sus víctimas fue una mujer embarazada.

La defensa dijo que esa mujer mintió en su testimonio para tapar un caso de narcotráfico.

Además del asalto en Miami, la Fiscalía señaló entre los "factores agravantes" que los tres asesinatos cometidos en Miramar en 1994 fueron un hecho "premeditado, calculado", con un doble propósito: obtener dinero y eliminar los testigos, es decir las mismas víctimas.

"Todos estos factores agravantes han sido probados más allá de duda razonable", aseguró la Fiscalía.

Entre tanto, la defensa, que no entró de nuevo en el terreno de debatir el fallo de culpabilidad, subrayó que hay muchos factores "atenuantes" para preservar la vida de Ibar, principalmente el amor de su familia, amigos y especialmente de los dos hijos de su esposa Tanya Ibar, con la que lleva casado 21 años, como también su "impresionante" comportamiento como prisionero.

"Son razones poderosas para la vida", enfatizó la defensa.

Precisamente la moción rechazada durante la jornada por Bailey se refería a ambos menores, de 7 y 12 años, sobre los cuales la defensa además pidió al jurado respetar "el derecho a la privacidad" sobre la paternidad de Ibar.

La moción que presentaron este martes sus abogados señalaba que desde el nacimiento de los hijos de Tanya, ellos "reconocen" a Ibar como su padre.

El recurso se acogía además a la Convención Internacional del Niño y la Convención sobre Derechos Civiles y Políticos.

"Los niños menores son especialmente vulnerables a trauma sicológico y emocional asociado con el bienestar de sus padres y particularmente de su padre prisionero", señala la moción basada en el dictamen de una especialista.

El juez Bailey, sin embargo, la rechazó al explicar que si bien una especialista puede ser testigo en esta fase del juicio en la que el jurado debe decidir "la muerte o cadena perpetua sin posibilidad de libertad bajo fianza" para Ibar, lo que plantea la moción no es un argumento legal aceptable.

La defensa, por otro lado, enfatizó al jurado que en caso de que alguno de sus integrantes se oponga a la pena de muerte, los otros no deben tratar de convencerlo de lo contrario, lo cual tuvo la objeción inmediata de la Fiscalía.

Para recomendar la pena capital, los 12 miembros del jurado tienen que alcanzar obligatoriamente la unanimidad, no así en el caso de cadena perpetua.

El juicio actual es el cuarto al que es sometido Ibar por los asesinatos en primer grado de Sucharski, Rogers y Anderson, además de por robo y robo a mano armada.

En 2016 la Corte Suprema de Florida anuló la pena de muerte impuesta en el año 2000 a Ibar por el mismo caso y ordenó celebrar un nuevo juicio que es el que ahora se acerca a su final.

La suerte de Ibar, sobrino del fallecido boxeador vasco José Manuel Ibar "Urtain", está de nuevo a partir de este miércoles en manos de los miembros del jurado.

Al terminar la presentación de pruebas, argumentos y testimonios, ambas partes tendrán un turno para establecer sus argumentos de cierre, tras lo cual el jurado se retirará a deliberar sobre la sentencia.

FUENTE: EFE / Ivonne Malaver
 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas