MIAMI.- La ciudad de Miami tiene un serio problema de vivienda asequible y el alcalde Francis Suárez propone atender la situación “como ningún otro lo hizo”: construcciones y más construcciones, a golpe de subvenciones, incentivos para los urbanizadores y subsidios cuando sea posible.

De hecho, la Comisión de Miami se apresta a aprobar la aceptación de 5,100.000 de dólares que proceden de la Secretaría de Vivienda, de los fondos del Gobierno federal, para subsidiar 443 viviendas del llamado Plan 8.

Te puede interesar

Sin esa entrada anual de dinero, la situación sería aún peor.

Por otro lado, Suárez presentará próximamente a la Comisión la adjudicación de un millón de dólares adicionales “para ayudar de alguna manera a esas personas que viven de la Seguridad Social y el aumento anual que reciben no satisface la inflación de aproximadamente el 4 % que tenemos cada año”.

De hecho, “hay que tener en cuenta que un aumento de 20 o 30 dólares en alquiler del Plan 8 para una persona de la tercera edad representa mucho, incluso podrían dejar de comprar ciertos alimentos”, señaló el alcalde.

Y es que la media de alquiler en Miami supera los 1.650 dólares al mes, cuando el salario neto promedio por hogar no supera los 3.433 dólares en efectivo al mes.

En otras palabras, los miamenses podrían estar gastando cerca del 48% del salario para pagar un alquiler, lo que los obliga a prescindir de ciertos gastos, como puede ser mejores alimentos o incluso cuidado médico.

“Es una situación que comenzó hace años”, recordó el alcalde.

“Entonces, cuando yo era comisionado, hicimos modificaciones en la zonificación, ajustes para obtener fondos federales y estatales, además de cambios de ciertas regulaciones, como la aplicación de incentivos para que los urbanizadores tengan en cuenta la vivienda asequible”, enumeró.

En efecto, hay incentivos para los urbanizadores. Por ejemplo, si las viviendas a construirse están destinadas para personas de salario medio, la tarifa de impacto municipal que usualmente se paga (bomberos, policía, parques, administración, calle, basura, alcantarillado y agua) no se abona.

Cuando la construcción está destinada para personas de bajos ingresos, el impuesto de construcción, que podría representar millones, se exime.

“De esta manera, hemos podido crear miles de viviendas pero la demanda crece y es mayor que la capacidad de construirlas”, indicó Suárez.

Estudio y proyecto

“Como alcalde tengo ideas más ambiciosas”, apuntó el edil.

“Miami, la Ciudad de Miami, no el condado, necesita al menos 50.000 viviendas asequibles para aliviar esta situación. Y ahora mismo tenemos planificado crear 12.000 viviendas. O sea, atender al menos un tercio de la necesidad con los fondos que tenemos y otros que podemos conseguir”, subrayó.

En este apartado, destaca la construcción de 633 nuevas unidades, que fue aprobada por el cuerpo legislativo municipal, con 8,000.000 de dólares procedentes de impuestos pagados por los contribuyentes de la ciudad, del fondo de los 400 millones del Forever Bond Program que fue aprobado en 2017.

A esto, habría que añadir, para completar las obras, 192,315.869 dólares que serían adjudicados por fuentes de los gobiernos federal, estatal y condal.

Por ejemplo, un edificio de cuatro plantas, que contará con 19 apartamentos y estacionamiento para 24 vehículos, que será construido en una parcela disponible en West Flagler Street y la avenida 52, dentro de los límites del distrito 4 que representa Manolo Reyes, tendría un coste de 4,150.000 de dólares, de los que 850.000 dólares serían sufragados por el ayuntamiento, es decir, los contribuyentes de la ciudad.

“Además, hay otras dos construcciones, que aprobamos anteriormente, que aportan otras 100 viviendas,”, mencionó el alcalde.

“Con las 633 y las 100, tenemos casi las primeras mil (de 12.000) que nos planteamos en mis primeros cuatro años de alcaldía”, argumentó Suárez.

Suárez plantea que cuenta además con otros proyectos de vivienda asequible, que estarían destinados a estimular la construcción de nuevas unidades para vivir y que formarían parte del próximo presupuesto por discutir.

“Somos una de las pocas ciudades, tal vez hay una o dos, en la que sus ciudadanos han apostado por imponerse un impuesto temporal adicional para abordar el grave problema de la vivienda”, resaltó el alcalde.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas