Embed

dcastrope@diariolasamericas.com

@danielcastrope

MIAMI.- Medicare es el programa federal de seguro médico para personas mayores de 65 años y que también beneficia a quienes sin llegar a esa edad, son pacientes de ciertas enfermedades como cáncer, insuficiencia renal y algunas otras que los incapacitan.

El programa es manejado por el Gobierno federal a través de los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid (CMS por sus siglas en inglés), una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos, aunque la responsabilidad de determinar la elegibilidad y el procesamiento de pagos de primas está en manos de la Administración del Seguro Social.

A través de cuatro partes bien definidas, Medicare brinda cobertura de servicios médicos a más 57 millones de personas, sin importar su condición de salud, nivel de ingreso o el área en la que viven dentro de los Estados Unidos, y funciona mediante la contratación de empresas privadas que actúan como intermediarios entre el Gobierno y los proveedores médicos.

Partes del Medicare

Las cuatro partes de Medicare son identificadas con las letras A, B, C y D. El programa original contemplaba sólo las dos primeras partes, pero con los años se ha ido ampliando para ofrecer una cobertura mayor y más eficiente.

Para entender mejor cada sección del programa vale decir que la parte A cubre básicamente las hospitalizaciones, es el más “simple” de los servicios y, asimismo, el único que no implica un pago adicional.

La Parte B incluye un seguro médico que garantiza al beneficiario la atención ambulatoria, es decir servicios médicos y de enfermería, rayos X, pruebas de laboratorio y diagnóstico, vacunas contra la influenza y neumonía.

Además, transfusiones de sangre, diálisis renal, procedimientos de consultas externas, transporte limitado en ambulancia, medicamentos inmunosupresores para los receptores de trasplante de órganos, quimioterapia y algunos tratamientos hormonales.

Esta sección del programa también permite el acceso a equipos médicos como bastones, andadores, sillas de ruedas, extremidades artificiales, prótesis de seno tras una mastectomía, anteojos, tras una cirugía de cataratas, y oxígeno suministrado en el hogar. Tras ser considerado un servicio opcional, implica el pago de una prima.

Después tenemos la Parte C, conocida popularmente como Medicare Advantage, que funciona como un seguro médico privado e incluye todos los servicios que se ofrecen en los planes A, B y D, a lo que se suman otros beneficios como cuidado dental, de la visión y membresías en clubes de salud. Esta sección del programa funciona en base a una red de proveedores especializados.

En este caso es necesario precisar que el servicio funciona a través del pago que realiza Medicare a una compañía predeterminada por un plan médico privado para cada miembro cubierto, al tiempo que los servicios adicionales corren por cuenta del beneficiario en la mayoría de los casos.

Luego encontramos la Parte D, que garantiza a cualquier persona con la parte A o B la opción de inscribirse en un Plan de Medicamentos Recetados, una cobertura que no está estandarizada. Por lo tanto, las compañías que ofrecen el servicio eligen los fármacos que desean cubrir, como también el monto por cada uno de los mismos.

La parte D fue la última en adjuntarse en enero de 2006.

Los primeros pasos en Medicare

Aquellas personas que pagaron sus impuestos sobre la nómina durante al menos 10 años tienen cubierta una parte de los servicios que ofrece el Medicare. De tal forma, sus pagos por el servicio de salud reciben un importante alivio económico.

Sin embargo, quienes no cumplen esa condición igualmente pueden optar por el Medicare, solo que el monto de la cobertura es menor y, en consecuencia, las primas mensuales que deben pagar son más altas.

Cuando es elegible por primera vez para acceder a los servicios de Medicare, es decir a los 65 años de edad, la persona cuenta con un período inicial de siete meses para inscribirse en la Parte A o B.

De tal suerte, la persona puede completar una planilla, tres meses antes de su cumpleaños, durante el mes del mismo o hasta el límite de los tres meses siguientes.

El periodo regular de inscripciones para la parte A o la parte B se cumple entre el 1 de enero y el 31 de marzo de cada año, y la cobertura comenzará el 1 de julio siguiente.

Si la inscripción fue tardía, el usuario tal vez deba pagar una prima más alta, según los reglamentos del programa.

Datos que no deben olvidarse

  • Debe inscribirse tres meses antes de cumplir los 65 años de edad a través de la página www.segurosocial.gov o llamando al teléfono del Seguro Social al 1 800 772 1213.
  • Recuerde que para inscribirse usted debe haber sido residente legal de los Estados Unidos por lo menos durante cinco años y haber pagado el impuesto correspondiente al programa durante 40 trimestres, es decir 10 años.
  • Si no cumple con este último requisito, no se preocupe. El programa ofrece opciones que le permitirán inscribirse.
  • Tenga en cuenta que si usted no completa la solicitud en el período en que le corresponde tendrá que esperar varios meses para disfrutar de la cobertura, y pagar un 10 por ciento más en las primas por cada año que se tardó en inscribirse tras haber llegado a los 65 años.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas