MIAMI.- Un hombre de Miami, que se hacía pasar por príncipe e inversor de la familia real saudí, fue condenado a 18 años de prisión por organizar una sofisticada red internacional para defraudar a inversionistas.

Según el informe de la fiscal federal Ariana Fajardo Orshan, Anthony Gignac, de 48 años, conocido como Khaled Al-Saud y otros cuatro nombres, asumió la falsa identidad “de príncipe de la familia real de Arabia Saudí con el propósito de manipular, victimizar y robar a un número indeterminado de inversores de todas partes del mundo”.

Te puede interesar

De hecho, como cabeza de un sofisticado grupo de estafadores, Gignac usó nombres falsos, como príncipe Khalid Bin Al-Saud, para “vender esperanza falsa” para familiares de inversores y los propios inversionistas, “a cambio de engañosos negocios y financiaciones, que para algunos resultaron en pérdidas superiores a los ocho millones de dólares”.

Teniendo en cuenta la larga lista de príncipes saudíes, título nobiliario que otorga la familia real, Gignac se presentó como uno de ellos a mediados de mayo de 2015 y para respaldar su fraudulenta identidad, el hombre se compró una matrícula diplomática, organizó un cuerpo de guardaespaldas, vistió ropa alegórica saudí y portó artículos de lujos consistentes con el estilo de vida de la realeza del país arábico e incluso exigía trato protocolar acorde a su supuesto rango monárquico.

Anteriormente, el hombre había sido detenido y amonestado por hacerse pasar por príncipe saudí.

“Esta investigación no podría haber sido posible sin la ayuda del Servicio de Seguridad Diplomática y la cooperación de la fiscalía federal”, señaló el comunicado de la fiscal federal.

Si desea obtener más información sobre este caso u otros, consulte el portal www.flsd.uscourts.gov en internet.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que hay condiciones para que se apruebe el TPS (Estatus de Protección Temporal) para los venezolanos que viven en EEUU?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas