dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- Colombia es un país de unos 50 millones de habitantes, y hoy alrededor de 6 millones viven fuera de las fronteras de esa nación sudamericana. A ese gran caudal de colombianos apunta el abogado y político liberal Cristhian Mancera, quien aspira a obtener el próximo 11 de marzo el asiento en el Congreso de Colombia que les da representación a los nacionales de ese país en el exterior.

Mancera participó en una transmisión a través de Facebook Live, en DIARIO LAS AMÉRICAS, y habló de sus propuestas, de la importancia del escaño por el que se encuentra en campaña política y ahondó sobre la conveniencia del acuerdo de paz logrado por el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos con las FARC.

¿Por qué quiere llegar usted a convertirse en el representante de los colombianos en el exterior?

El objetivo de esta candidatura es poder darles a los colombianos que viven fuera del país una solución a las grandes necesidades que tenemos, entre esas la política migratoria, los servicios consulares, que tengamos acceso a una gran red de colombianos en el exterior apoyada en el compromiso de la clase política de nuestro país. En este sentido, propongo crear una gran red que se llamará Servicolex, que busca reunir a profesionales de diferente naturaleza en una red en la que ofrezcan sus servicios con descuentos para la comunidad en el exterior, pero al mismo tiempo beneficiándose ellos mismos Hay un grupo de ocho propuestas que están en mi página latribunacolus.com, en la sección "Colombianos en el exterior".

¿Qué importancia tiene para los colombianos en el exterior tener a un representante en el Congreso de ese país?

El representante de esta curul en el Congreso moviliza y genera toda la política migratoria del país. Entonces, si no tenemos a ese representante trabajando activamente en favor de los colombianos en el exterior, esa función queda en manos del jefe del Estado y su canciller, que en muchos casos olvidan que hay 6 millones de colombianos que viven fuera del país.

Todavía quedan residuos de un pasado ligado al narcotráfico y el terrorismo. ¿Cómo cambiar la imagen del colombiano en el exterior?

Eso lo vamos a lograr cuando sintamos orgullo de ser colombianos, que no nos dé pena decirlo abiertamente. Al niño en Colombia no se le enseña ese valor patriótico de defender y amar los colores de nuestra bandera. Pero también necesitamos seguir avanzando en el tema de la paz. No podemos seguir metidos en la guerra.

Dice usted que es necesario seguir avanzando en el tema de la paz. ¿Qué piensa del acuerdo logrado con las FARC?

Durante mucho tiempo estuve en contra de la forma como el Gobierno de Juan Manuel Santos llevó a cabo el proceso de paz con la guerrilla de las FARC, no por estar en desacuerdo con la paz, sino por la forma cómo se hizo. Siempre dije que si hubiera participación política, o que si se llegaba a ese escenario, que se diera a mandos medios para no generar tanto repudio entre la opinión pública nacional. El acuerdo contempla que se van a dar unas curules directas porque es evidente que si los guerrilleros se fueran a las urnas no los elige nadie. Pero dicho eso, el acuerdo de paz es muy importante para el país porque estamos hablando de pacificar a una nación que estuvo en una guerra en los últimos 60 o 70 años. La óptica desde el exterior es muy sencilla, “yo vivo acá”, “yo no siento la guerra”, pero la óptica del que vive allá, sobre todo del campesino, es que se está beneficiando directamente de ese acuerdo de paz, porque en las zonas de influencia de las FARC ya no se están viendo ni ataques, ni voladura de torres eléctricas y los soldados nuestros ya no llegan heridos o mutilados al hospital Militar en Bogotá.

Pero el uribismo y otros sectores políticos creen que Colombia con ese acuerdo se arrodilló ante las FARC.

Pienso que el acuerdo no arrodilló al país, más bien el presidente Juan Manuel Santos se fue más allá de lo que debía entregar como prebendas a la guerrilla, pero también entiendo que la contraparte no se hubiera entregado o rendido si no hubiera habido ese tipo de beneficios porque eran conscientes de que sus delitos eran tan grandes que se iban a pasar la vida entera en prisión. Hay que mirar el escenario desde el punto de vista político, sopesar que era lo que le beneficiaba más al país, y pienso que el Gobierno de Juan Manuel Santos se la jugó por eso.

Algunos también piensan que las FARC están dando los primeros pasos para tomarse el poder en Colombia. ¿Lo cree usted así?

Lo que se debe hacer es evitar que las FARC tengan más beneficios, pero ya Juan Manuel Santos hizo una negociación sólida que le va a impedir al presidente que llegue, sin importar su filiación política, echarlo para atrás. Yo no estaba de acuerdo con el pacto alcanzado con las FARC, pero yo creo que es muy positivo que los colombianos no nos estemos matando. Hay gente que no ha vivido la guerra, que nunca han sido secuestrados, que no son víctimas del conflicto y que no entienden la importancia de que tengamos un país en paz.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál cree que es la principal preocupación de los residentes de Miami-Dade y Broward?

Inmigración
Vivienda
Transporte
Economía y finanzas personales
Empleo
Servicios de salud
Otro
ver resultados

Las Más Leídas