Embed


dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- La Fundación por los Derechos Humanos en Cuba (FHRC, por sus siglas en inglés) presentó este jueves en Miami los nombres de dos antiguos miembros de la Policía Política del régimen de la isla caribeña, que hoy viven en la Florida, contra quienes avanzan investigaciones de las autoridades de los Estados Unidos, relacionadas con supuestos delitos cometidos en el ejercicio de sus labores dentro de la dictadura cubana y mentir al momento de tramitar los documentos migratorios en este país.

El director ejecutivo de la FHRC, Juan Antonio Blanco, dijo que se trata de los expolicías Julio Orta Mateo, oriundo de Cárdenas, y Makbel Grau Rodríguez, de Villa Clara, quienes laboraban en la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), quienes habrían abusado de sus funciones y usado métodos de hostigamiento, según denuncias oficializadas ante notarios por parte de sus supuestas víctimas.

Blanco aseguró que no se trata de una “cacería de brujas”. “Estas personas pueden ser investigadas por una unidad de ICE (Inmigración y Control de Aduanas, ICE, por sus siglas en Inglés), que trabaja con el FBI para localizar a personas que son criminales de guerra o que han cometido abusos de derechos humanos”.

Julio Orta Mateo
Julio Orta Mateo, expolicía cubano.
Julio Orta Mateo, expolicía cubano.

Orta Mateo fue denunciado por Alina Canosa Álvarez, cubana de 53 años de edad y oriunda de Cárdenas, Matanzas. De acuerdo con su querella, a finales de la década de los años 80 el entonces agente intentó seducirla por la fuerza en varias ocasiones, al punto de acusarla de desacato a la autoridad y llevarla ante un tribunal.

“Cuando salía a la calle en mi ciudad, esta persona llegara a la discoteca y delante de mis amistades me ofendía y gritaba. Sus ofensas eran tan ridículas que no podía más que tratar de defenderme y contestarle que me estaba faltando el respeto y con una sonrisa en su rostro me decía: ‘Estás presa por desacato a la autoridad”’, relató la mujer que hoy está radicada en Canadá.

Blanco agregó que “a esta persona le decían ‘Julito, el policía’, y según me cuentan era temido por los propios policías porque era el clásico abusador, corrupto, que vemos en las películas, que actuaba con total impunidad. También trabajó con la contrainteligencia.

“Era asiduo a un club en Cárdenas donde iban muchachos, en donde irrumpía para poder abusar de las muchachitas. Un día sacó su pistola y le disparó a una persona en la pierna. Ya él tiene aquí más de cinco años, así que ya debe ser ciudadano (estadounidense)”.

El segundo caso

El otro caso presentado a la prensa por la FHRC involucra a Makbel Grau Rodríguez, quien acorde con información del matrimonio conformado por Raúl González Manso y Niurcy Acosta Pacheco, ahora residentes en Santiago de Chile, los dos fueron hostigados en numerosas ocasiones por agentes bajo el mando del supuesto represor.

Makbel Grau Rodriguez
Makbel Grau Rodríguez, expolicía cubano.
Makbel Grau Rodríguez, expolicía cubano.

De acuerdo con la pareja, Grau Rodríguez es oriundo de Calabazar de Sagua, en Villa Clara, tiene 36 años de edad y reside en Florida. En su denuncia, el matrimonio cita un caso concreto ocurrido del 1ro de mayo de 2013, cuando en la localidad de Vueltas, Villa Clara, fueron arrestados por policías que obedecían órdenes del presunto victimario.

La denuncia de González Manso y Acosta Pacheco fue recibida en la FHRC a través de Radio y Televisión Martí, y consta en una declaración jurada suscrita en Santiago de Chile.

“Ese mismo año al hacer una denuncia por estafa, sin motivo alguno, el señor Makbel Grau Rodríguez me introdujo en una celda esposado y me propinó diversos golpes, y en varias ocasiones convocó a centros de trabajo para actos de repudio y vandálicos en donde éramos agredidos con huevos, pintura y todo lo que podían lanzar a nuestra casa”, explica González Manso en la denuncia.

Al respecto, Blanco indicó que “nosotros tenemos su dirección de residencia, sabemos su fecha de nacimiento, y todo lo demás ya está en poder de las autoridades”.

Colaboración

Blanco aseguró que la FHRC entregó los datos de esas dos personas a la unidad de ICE que tiene su sede en Washington DC, y aclaró que su organización solamente está colaborando con las víctimas para que puedan ponerse en contacto con los funcionarios que llevan estos casos en el Gobierno federal.

Dijo, además, que si estas personas residen en Estados Unidos es porque “necesariamente han mentido al responder a las preguntas que realiza el Servicio de Ciudadanía e Inmigración a los solicitantes de visas, residencia permanente o ciudadanía”.

“Nosotros no somos un CDR (Comité de Defensa de la Revolución, asociación de vecinos progubernamentales). Esto lo hacemos no para que sean encauzados, sino como una labor pedagógica para que en Cuba sepan que sus acciones no pueden quedar impunes”, puntualizó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el proyecto de estadio de David Beckham en las cercanías del Aeropuerto de Miami debe ser aprobado?

Las Más Leídas