dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- Jóvenes y niños inmigrantes indocumentados del sur de la Florida, cuyo estatus legal peligra con la anunciada derogación de la orden ejecutiva Dream Act, viajan a Washington DC para entregarles cartas a senadores y congresistas en las que exponen sus “sueños” en materia migratoria para estas fiestas de Navidad y Año Nuevo.

De esta manera, dreamers o soñadores del Estado del Sol se unirán a otros grupos procedentes de Colorado, Virginia, Nueva York, Nueva Jersey y Massachusetts que participan en una serie de protestas enfrente del Capitolio, en demanda de un mejor trato a los inmigrantes en el país.

Las cartas de los dreamers instan al Congreso a aprobar una “ley ‘dream’ limpia” y a proteger a las familias inmigrantes “amenazadas” por la eliminación del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para algunas comunidades, antes de que los legisladores inicien su periodo de vacaciones por las fiestas que se avecinan.

Natalia Jaramillo, directiva de la Coalición de Inmigrantes de la Florida, dijo a DIARIO LAS AMÉRICAS que por este estado viajarán cinco niñas nacidas en los Estados Unidos, cuyos padres están cobijados por medidas de protección provisional como el TPS o DACA (Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia).

Dijo Jaramillo que entre las “soñadoras” de la Florida hay cuatro de Miami y una del centro de la florida, quien es una de las invitadas para presentar en público el caso de su madre, una mujer que está favorecida con DACA solo hasta el próximo 22 de diciembre, y que quedará en riesgo de deportación a partir de esa fecha.

"Mi mamá es una dreamer. Estoy aterrorizada. ¡No quiero que sea deportada! El 22 de diciembre mi madre podría ser deportada. Si el Congreso no hace algo ahora, no tendré a mi mamá para Navidad, y mi papá y yo estaremos muy tristes", escribe Jasmine en su carta, que compartió con este rotativo.

Durante seis años consecutivos, We Belong Together ha lanzado la campaña de cartas Wish for the holidays para que niños, niñas y jóvenes de todo el país puedan elevar su voz pidiendo a los representantes en el Gobierno que mantengan unidas a sus familias.

Este año, la campaña eleva los sueños de los menores que se verán más perjudicados en caso de que el Congreso no actúe antes de fin de año para aprobar un “Dream Act limpio” y proteger a las familias con TPS.

Daca
Jóevnes del Estado del Sol se unirán a otros grupos procedentes de Colorado, Virginia, Nueva York, Nueva Jersey y Massachusetts en una serie de protestas enfrente del Capitolio, en demanda de un mejor trato a los inmigrantes en el país.
Jóevnes del Estado del Sol se unirán a otros grupos procedentes de Colorado, Virginia, Nueva York, Nueva Jersey y Massachusetts en una serie de protestas enfrente del Capitolio, en demanda de un mejor trato a los inmigrantes en el país.

Jaramillo señaló además que en el caso de la Florida algunas de las cartas serán entregadas al representante Carlos Curbelo, que recibirá a los dreamers el jueves 8 de diciembre, a las 11:00 a.m., en su oficina del edificio de los congresistas en Washington.

“Todos estos niños y niñas irán de oficina en oficina llevando sus cartas a los congresistas, cantando villancicos, pero en la oficina del portavoz Paul Ryan, tienen pensado dejar carbón, que es una tradición que se relaciona con Santa Claus, que les trae carbón y no juguetes a los niños que se portan mal durante el año”, explicó.

Entre tanto, Ronyde Christina Ponthieux, una haitiana americana de 10 años, que vive en Miami, escribe en su comunicación: "Soy la hija de dos inmigrantes que tienen TPS. No quiero que mis padres sean deportados, porque ¿quién me va a cuidar? Mucha gente no me conoce".

Y agrega: “Congreso, ayúdennos para que podamos obtener un Dream Act limpio y una residencia permanente. Ayúdennos para que estas fiestas podamos estar muy contentos con nuestras familias sabiendo que podemos estar juntos".

Según varios estudios, cerca de 1.5 millones de personas podrían estar en riesgo de deportación, por la eliminación de DACA y la terminación gradual del TPS, que protege de la deportación a más de 430.000 inmigrantes de países afectados por desastres naturales o violentos conflictos.

Cientos de miles de jóvenes viven con un temor creciente a ser separados de sus padres o seres queridos. Uno de cada cuatro beneficiarios de DACA tiene niños nacidos en EEUU, mientras unos 273.000 niños y niñas tienen padres con TPS.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario