jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

MIAMI.- A solo días de la jornada final de las elecciones 2020, resalta la importancia de cuatro contiendas por la Comisión de Miami-Dade, entre las que destaca el Distrito 5 que comprende el corredor central del Gran Miami, desde South Beach y Downtown Miami hasta La Pequeña Habana, Shenandoah, Silver Bluff y West Flagler.

Te puede interesar

La actual titular del distrito, la comisionada Eileen Higgins, ocupa el puesto desde 2018, cuando ganó las elecciones contra todos los pronósticos adversos, sin ser hispana y sin hablar español, en una circunscripción condal que el 62% de los 110.000 ciudadanos inscritos para votar son de origen latino.

DIARIO LAS AMÉRICAS conversó con la aspirante a la reelección sobre sus planes y perspectivas acerca de la recuperación de la economía, la asignatura pendiente del transporte público, la vivienda asequible y acusaciones a su figura.

-Si es reelegida a la Comisión Miami-Dade, ¿cuál será su prioridad?

Vivienda asequible, transporte público, crecimiento económico, atención al aumento del nivel del mar y la recuperación de las pequeñas empresas, tras los daños de cierres por la pandemia del COVID-19. Eso es crucial: las pequeñas empresas representan el 80% de las firmas que operan en Miami-Dade y tenemos que asegurarnos de que ellos y quienes estén desempleados logren superar esta crisis. Y trabajamos para contar con un plan que solucione ese problema.

-El Distrito 5 es una circunscripción de contrastes. ¿Cómo se las arregla para prestar atención a las necesidades de todos los residentes?

Se trata de visitar las barriadas y escuchar. Me aseguro de visitar un vecindario diferente cada semana. Por ejemplo, viajo en transporte público, así que sé lo que es andar sin conducir un automóvil, y así noté que la gente en La Pequeña Habana no podía llegar a los sitios de prueba de COVID-19 porque la mayoría de ellos no tienen automóvil. Entonces, logré convencer al Gobierno condal de que estableciera sitios de prueba cercanos para ellos. Y lo mismo hicimos con la distribución de alimentos gratuitos por la pandemia.

-Usted sabe que estamos al borde de una gran crisis de viviendas asequibles. ¿Puede el Condado poner más terrenos públicos a disposición de los urbanizadores para construir apartamentos más económicos?

No solo en ciertos vecindarios sino en todos. Por ello, estamos implementando reglas más factibles en lugares como Brickell Avenue, al mismo tiempo que proporcionamos la construcción de instalaciones escolares, porque también necesitarían escuelas. Hacemos algo similar en el área de Miami River. Allí tenemos un sitio de 30 acres que solo tiene 800 unidades de vivienda asequibles. Y por eso estamos rediseñando los estatutos en ese lugar para poder construir más pisos y tener más de 2.000 unidades de vivienda asequible dentro de tres o cuatro años, al mismo tiempo que creamos parques, paseos por el río y un vecindario agradable. Y seguiremos haciendo algo similar en otras áreas, tan pronto tengamos un nuevo alcalde el próximo mes. Lo mismo aplicaría a otras construcciones, aunque necesitamos reducir aún más el tiempo de espera para obtener un permiso de edificación si queremos que incluyan viviendas asequibles. Necesitamos construir viviendas más asequibles en áreas como Brickell y cercanas a los medios de transporte, donde no necesitan un automóvil porque, al mismo tiempo, estaremos aliviando la congestión del tráfico en la ciudad.

-Sabe que el Distrito 5 tiene serios problemas con el tráfico que proviene de otros lugares y afecta la calidad de vida en lugares como Silver Bluff. El Condado planea reconstruir la avenida 22. ¿Es esa la solución?

Justo antes de ser comisionada, la Ciudad de Miami presentó un plan para cerrar básicamente un lado de la avenida 22. Pero el Condado no aprobó la propuesta por varias razones. Y debido a que esa avenida es tan ancha, es una invitación para que los conductores aceleren su paso por allí. Entonces, después de varios estudios, el Condado decidió reconstruir la avenida con dos carriles, con un jardín en el medio. Eso incluiría el rediseño de la intersección de la US-1 con la avenida, por donde muchos chóferes entran a la barriada. El plan ayudaría a reducir la velocidad y el paso de conductores por la zona. Si la Ciudad propone otro plan, que el Condado apruebe, sería validado si la mayoría de los vecinos estuvieran a favor.

-Hace dos años, cuando usted optó por el puesto de comisionada, mencionó que “la red de transporte público le ha fallado a los residentes de Miami-Dade” ¿Sigue fallando?

Creo que sí. Sin embargo, tenemos nuevos planes que ya hemos comenzado. Vamos avanzando, mientras seguimos negociando con varias firmas qué hacer. Ya estamos trabajando los corredores Norte, Sur y Noreste. Creo que estaremos avanzando con el rediseño en los próximos meses.

-¿Qué más se puede hacer? Hace 18 años nos prometieron más Metrorail. Hemos pagado medio centavo adicional de impuesto y no vemos que avance.

Nos estafaron. El proyecto de medio centavo fue sobre valorado. Luego salimos con otros planes y ahora ni siquiera tenemos el dinero del medio centavo. Debemos reconocer que Metrorail es uno de los medios de transporte más costosos, alrededor de 20 millones de dólares para construir cada milla. Hay otras tecnologías que son menos costosas y funcionan extremadamente bien, e incluso son menos ruidosas. La pregunta es qué podemos hacer para llevar a las personas del punto A al punto B. Por ejemplo, si tuviéramos un monorriel en la avenida 22, las cosas fueran más fáciles. Tenemos que seguir trabajando con los fondos federales, a medida que logramos que el sector privado se involucre más en la creación de proyectos, como el corredor noreste que estamos haciendo ahora, que conectará el centro de la ciudad con Midtown, Wynwood y Design District con Aventura.

-Hay voces que dicen que usted apoya a la izquierda ¿Qué opina sobre eso?

Vengo de una familia que ha luchado por la libertad. Mi bisabuelo luchó para liberar a este país del rey (de Gran Bretaña, en los años 1770) y mi abuelo, que vino de Europa, regresó a Europa 20 años después para luchar contra el fascismo. Mi padre, que pudo montar su propio negocio en este país, fue voluntario en la guerra de Vietnam para luchar contra el comunismo. Entonces, vengo de una familia que ama Estados Unidos y todas las oportunidades que brinda. Una familia que tiene experiencia empresarial, y yo tengo más experiencia laboral en el sector privado que probablemente el resto de los comisionados del Condado juntos. Entonces, la idea de que yo apoyo el socialismo es ridícula y un insulto para todos los veteranos de guerra de este país.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas