MIAMI.- La autoridad de Salud en la Florida examina las aguas de la costa del condado Miami-Dade en busca de las microalgas tóxicas que ocasionan la marea roja, luego de que hicieran lo mismo en Broward tras detectar la presencia de las mismas en Palm Beach.

Así lo confirmó departamento condal de Regulaciones y Recursos Económicos, que supervisa el proceso investigativo en Miami-Dade.

Entretanto, aguas de Haulover Beach y las playas cercanas a las calles 22 y 79 en Miami Beach han sido examinadas y muy pronto se conocerán los resultados.

De Deerfield Beach, en Broward, muestras de agua fueron llevadas al laboratorio luego de que varias personas reportaran afecciones respiratorias.

Las microalgas, que son producidas por la abundancia de nitrógeno en las aguas procedentes del Lago Okechobee, emanan sustancias tóxicas que atentan contra la vida de las especies marinas y pudiera causar irritación en la piel y afectaciones respiratorias en los humanos, así como picazón en la garganta.

No obstante, las autoridades anticipan que si la supuesta marea roja es descubierta en las aguas de Broward y Miami-Dade su presencia apenas duraría unos días, “ya que es algo típico del Golfo de México”, donde se percibe prácticamente todos los años.

Entretanto, la marea roja, con sus olores fétidos, aguas amarillentas y mortandad de peces, continúa ha ahuyentado a los turistas de la costa suroeste del Estado del Sol, donde se encuentran los balnearios de Naples, Marcos Island, Fort Myers y Clearwater, donde ha provocado millonarias pérdidas a hoteles, restaurantes y otros locales comerciales.

¿Peligros para los humanos y el medio ambiente?

Los avisos de la autoridad de Salud han estado relacionados con cierta dificultad respiratoria, que es una preocupación particular para las personas que sufren asma u otros problemas respiratorios.

No obstante, prácticamente todo aquel que se bañe en una playa afectada por la marea roja podría experimentar ojos llorosos, goteo nasal o garganta rasposa.

Incluso tan solo caminar por la arena podría ocasionarle estos padecimientos, ya que inhalamos la toxina que las olas emiten al llegar a la orilla.

Personas con la piel más sensible podrían tener mayores erupciones, que tendrían que tratar con pomadas medicadas.

¿Otras afectaciones?

Hasta el momento, no hay indicios de otras afecciones físicas al ser humano, aunque sí en animales pequeños, como peces, aves y mascotas, que pudieran incluso morir tras ingerir agua contaminada con este tipo de toxina.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas