sábado 3  de  diciembre 2022
FLORIDA

Florida busca importar fármacos y presiona con una demanda

Tras años de inacción federal, Florida busca en los tribunales la aprobación de su programa de importación de medicamentos desde Canadá, que bajaría los costes.

Diario las Américas | CÉSAR MENÉNDEZ
Por CÉSAR MENÉNDEZ 10 de septiembre de 2022 - 10:02

MIAMI. - Floridaestá lista para entregar medicamentos recetados más baratos desde hace dos años, afirmó el gobernador Ron DeSantis al anunciar la demanda que interpondría a la Administración de Drogas y Alimentos de EEUU -FDA por su sigla en inglés- por demorar la aprobación de un programa de importación de fármacos desde Canadá.

Según sostuvo el gobernador DeSantis el pasado 31 de agosto en rueda de prensa en los almacenes refrigerados de Lakenland, Florida, “la falta de transparencia por parte de la administración del presidente Joe Biden durante el proceso de aprobación está afectando a los floridanos, que enfrentan grandes aumentos de precios en todos los ámbitos, debido a la inflación”.

La demanda

En junio de 2019, el gobernador DeSantis firmó una ley que encargaba a la Agencia de Florida para la Administración del Cuidado de la Salud - AHCA, en inglés- establecer y administrar el Programa de Importación de Fármacos desde Canadá, como parte de un esfuerzo para reducir los precios de los medicamentos recetados.

Según la demanda, los precios de medicamentos recetados en EEUU en algunos casos podrían superar un 294% los precios de los medicamentos que se venden en Canadá.

Por ley, FDA es la agencia federal que aprueba la importación de medicamentos. Por ello en agosto de 2019, Florida proporcionó un documento al Departamento de Salud y Servicios Humanos -HHS, en inglés- donde se detallaba el programa de importación ideado por el estado. HHA es un departamento a nivel ejecutivo cuya misión es mejorar la salud y el bienestar de los estadounidenses. En noviembre de 2020, aún bajo la administración del presidente Donald Trump, Florida presentó a FDA una solicitud formal de su programa de importación, donde se detallaba la logística, las empresas que servirían como importadora y distribuidora, la lista de medicamentos cubiertos, los procedimientos de los laboratorios, los costos anticipados de los fármacos y el etiquetado que tendrían en Florida.

La demanda plantea que Florida ha contestado a tiempo las varias aclaraciones solicitadas por FDA. “Sin embargo, FDA no ha proporcionado ninguna evidencia de cómo avanza el proceso de aprobación. Por consiguiente, Florida se encuentra en el mismo punto desde hace dos años”.

Programa

En su primera fase, el programa de Florida importaría medicamentos recetados para tratar dolencias como el VIH/SIDA, la diabetes, la hepatitis C y enfermedades mentales. El programa también ayudaría a los beneficiarios de Medicaid y pacientes de instalaciones administradas por el Departamento de Niños y Familias de Florida y personas discapacitadas atendidas por el Departamento de Salud de Florida.

El gobernador reconoció en la rueda de prensa que el programa de importación podría ahorrarles a los contribuyentes estatales hasta 150 millones de dólares.

La inacción cuesta dinero

Otra parte importante de la demanda es que Florida -como dispone la ley- ya tiene contratado a un comprador extranjero, un importador y un distribuidor nacional. Además, construyó una instalación refrigerada de distribución medicamentos en Lakeland, con más de 98.000 pies cuadrados. Precisamente, en ese enorme almacén vacío el gobernador anunció el inicio de la demanda.

“Florida ha pagado al importador y al distribuidor más de 24 millones de dólares y cada mes 1.2 millones, a pesar de que no se importa ni una sola pastilla recetada, ni se etiqueta, ni se ha distribuido nada. Todo este gasto -sin sentido- se debe únicamente a la inactividad de FDA”, apuntó la demanda.

La ley

Los movimientos realizados por Florida se amparan en varias leyes existentes. El 9 de julio de 2021, el presidente Joe Biden emitió la orden ejecutiva 14036, en la que ordena a la FDA trabajar con los estados que deseen importar medicamentos recetados. Algo que estaba en sintonía con lo que el propio Biden sostuviera cuando estaba en campaña, “que apoyaría la importación de medicamentos”.

Es bueno señalar que un año antes, el presidente Trump había firmado también una orden ejecutiva que permitía la importación legal y segura de medicamentos recetados desde Canadá y otros países. En aquel entonces, Trump dijo: “Por décadas nuestros ciudadanos han estado pagando los medicamentos recetados más caros de todo el mundo. Pero bajo mi administración nos oponemos a lobistas e intereses especiales, defendiéndonos contra la rigidez del sistema”. Algo que no pudo materializar.

Por su parte, la sección 804 de la Ley Federal de Alimentos y Medicamentos disponen la importación de ciertos medicamentos recetados desde Canadá para ahorrar en costos. Según esta ley es FDA quien debe aprobar la importación de cada producto. Dicha sección legal también establece todas las directrices de cómo realizar la importación para garantizar la seguridad del fármaco.

En su propia página web, FDA reconoce que “está trabajando con los estados para implementar una vía legal para importar ciertos medicamentos recetados desde Canadá, a fin de reducir los costos para el consumidor estadounidense”.

Inacción federal

Sin embargo, nada se mueve. Al gobernador le preocupa que “en los últimos meses, hubo un gran incremento de los precios tanto en los alimentos, en la energía, los servicios, la renta debido a la inflación. Ahora más que nunca deberíamos lograr un alivio en el costo de los medicamentos recetados”. DeSantis sospecha que parte de la demora se deba a la presión que ejerce la industria farmacéutica.

“La industria farmacéutica es poderosa en el Congreso. Ellos son capaces de anteponer su propio beneficio al interés del estadounidense promedio”, expresó el mandatario y observó, “los fármacos que se pueden importar de Canadá son los mismos que se compran aquí, lo que pasa que aquellos son de media 75% más barato. Debido a que el consumidor estadounidense soporta a la industria farmacéutica. Ellos [la industria farmacéutica] venden más barato en cualquier lugar fuera de EEUU y nosotros básicamente financiamos todos las investigaciones que los productores necesitan”.

Según DeSantis, aunque Biden dice estar dispuesto a permitir la importación, la realidad es que su administración no la está autorizando. De hacerlo, permitiría acceso a medicamentos más baratos.

“Después de 630 días de inacción, creemos que hemos esperado lo suficiente y Florida toma acción y demanda al FDA al considerar que la demora en la aprobación del programa de importación de Florida está violando la ley federal”.

Objetivo de la demora

Al explicar el objetivo de la demanda, el mandatario de Florida explicó: “Le estamos pidiendo a los jueces que pongan fin a esta demora y que aprueben el programa de Florida”

“Tenemos derecho de saber qué ha estado haciendo FDA en estos dos años. Queremos asegurarnos si FDA está anteponiendo los intereses políticos sobre el interés de los pacientes, los intereses de las grandes farmacéuticas sobre el interés de los floridanos y los contribuyentes. Eso es lo que queremos saber con esta demanda”, indicó DeSantis.

Florida no es el único estado que busca el permiso federal para importar medicamentos desde Canadá, también lo intentan Colorado, Maine, New Hampshire, Nuevo México y Vermont.

Farmacéuticas

En 2021, las farmacéuticas estadounidenses demandaron la ley que autoriza la importación alegando una supuesta falta de seguridad de los medicamentos. Un punto de vista que la propia administración de Biden dice que carece de fundamento.

“Estamos revisando la ley y las directrices para la importación, sin embargo, seguimos teniendo graves preocupaciones con la importación de medicamentos que expone a los estadounidenses innecesariamente a los peligros de los medicamentos falsificados o adulterados”, dijo a la publicación especializada en asuntos de salud KHN un portavoz de Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, un grupo comercial de la industria.

La realidad es que según una encuesta realizada por KFF Health Tracking Poll, el 75% de los demócratas apoyan la importación de fármacos recetados desde Canadá, también lo hace el 75% de los republicanos, y el 82% de los independientes. O sea, el 78% del total de los estadounidenses encuestados lo ve como algo positivo. Sin embargo, no acaba de suceder.

cmenendez@diariolasamericas.com

@menendezpryce

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar