Jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- La empresa eléctrica Florida Power & Light (FPL), que provee electricidad a más de la mitad del estado de la Florida, aseguró que la recuperación tras el paso del huracán Irma fue más efectiva y rápida que el proceso vivido hace 12 años, cuando el ciclón Wilma atravesó el sur de la península floridana.

“Sin dudas, el esfuerzo funcionó”, señaló el director de asuntos públicos de FPL, Mark Bubriski, a través de un comunicado.

Para entender la afirmación, habría que tener en cuenta que Wilma arrebató la electricidad a 3,2 millones de inmuebles y tomó a FPL cerca de 20 días para restaurar, mientras Irma hizo lo mismo a 4,4 millones y ocupó, según el reporte oficial, 10 días.

“Teniendo en cuenta la cantidad de inmuebles afectados, FPL estableció un récord, ante cualquier compañía eléctrica y desastre natural en el país”, comentó la representante Marie Bertot.

Sin embargo, las críticas y los desagravios perduran en la memoria de los miamenses. Para muchos fueron 10 largos días de espera, tendidos al calor de un verano que será inolvidable.

“Lo más importante es ser capaz de restaurar el servicio eléctrico lo más pronto posible”, señaló Bubriski.

Meses antes

Aún faltaban cinco meses para el inicio de la temporada ciclónica el 1 de junio, cuando la agencia estatal Division of Emergency Management informó que la Florida “no estaba bien preparada para afrontar un desastre de gran envergadura” como el huracán Irma, con sus vientos sostenidos de 150 millas o más por hora.

No obstante, el servicio eléctrico no figuraba entre las grandes preocupaciones de los estudiosos del Estado, tal vez porque los grandes proveedores de electricidad habrían invertido miles de millones de dólares para fortalecer de alguna manera la red de servicio.

Para sustentar esta tesis, el presidente de FPL, Eric Silagy, mencionó que la empresa ha invertido “unos 3.000 millones de dólares en los últimos 11 años” que asegura fueron destinados a establecer una red de servicio “más inteligente, fuerte y resistente a las tormentas”.

A esto añadimos el gravamen mensual, o “storm charge”, de $2.13 a cada usuario, para “recaudar fondos” que serían destinados a la prevención y la recuperación.

Es obvio que el gravamen no es suficiente para hacer frente a los daños y restablecer el fluido eléctrico a más de cuatro millones de viviendas y locales comerciales. Para ello también está el alza de tarifas que fue aprobada el pasado mes de noviembre por Florida Public Service Commission, como parte de un acuerdo que evitaría otro aumento en los próximos cuatro años.

Por otra parte, Bubriski aseguró que “la inversión y el trabajo arduo” condujeron a tener un plan de prevención y pronta recuperación, que a su vez tuvo la recaudación previa 400 millones de dólares y unos 411 dentro de los tres próximos años en concepto de tarifa por servicio.

Entretanto, el presidente de FPL recordó que la temporada ciclónica aún no ha terminado. “Irma, junto a los huracanes María y Harvey, son pruebas latentes de que debemos estar preparados para responder a cualquier eventualidad de la madre naturaleza”.

Críticas

No obstante, la compañía enfrenta una demanda judicial, por supuestos daños y pérdidas, a nombre de Octavio Fernández, que podría recibir la categoría de colectiva para permitir la suma de afectados por el corte de electricidad.

Por otra parte, varios municipios del condado Miami-Dade, entre los que se encuentran Miami y Coral Gables, analizan la probabilidad de presentar una reclamación similar conjunta.

De hecho, el alcalde de la ciudad de Miami, Tomás Regalado, señaló a la FPL como responsable de los problemas de cortes eléctricos en su municipio “por no realizar a tiempo las podas de árboles” que cayeron sobre el tendido eléctrico.

“Un mínimo de 1.500 árboles fueron arrancados de raíz, además de las ramas que también fueron partidas por el viento, que fue lo que provocó que el 95% de la ciudad de Miami quedara sin energía eléctrica”, declaró el edil a DIARIO LAS AMÉRICAS.

Ante estas críticas, FPL emitió un contundente comunicado: “No nos vamos a sentir aludidos por las declaraciones de políticos que tratan de culpar a alguien por el mal manejo de la siembra de árboles en sus jurisdicciones, tan cerca del tendido eléctrico”. Mientras tanto, el alcalde de Coral Gables, Raúl Valdés Fauli, confirmó a DIARIO LAS AMÉRICAS que el municipio continúa realizando el estudio anunciado “para decidir si presentamos una demanda” a la empresa eléctrica. “En un par de semanas tendremos el resultado final de la investigación”, anticipó el edil del municipio floridano, la llamada Ciudad Bonita, conocida además por sus frondosos árboles.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario